Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

El Museo Bellas Artes de Bilbao exhibirá 200 obras donadas por la galería Windsor.

 El Museo Bellas Artes de Bilbao exhibirá 200 obras donadas por la galería Windsor.

El museo Bellas Artes de Bilbao ha añadido a su colección alrededor de 200 obras de 150 artistas provenientes de la histórica galería bilbaína Windsor, activa entre 1971 y 2017. Estas creaciones son parte de la colección personal de Roberto Sáenz de Gorbea, destacando el arte vasco de las décadas de 1980 y 1990.

El anuncio se realizó en una comparecencia en el museo, con la presencia de Roberto Sáenz de Gorbea, el director del museo Miguel Zugaza, la conservadora de Arte Moderno y Contemporáneo Miriam Alzuri y el alcalde de Bilbao Juan Mari Aburto.

Además de las obras de arte, la donación incluye un importante fondo documental acumulado durante casi cinco décadas por la galería Windsor, tanto en la etapa de Miguel Sáenz como con Roberto al frente desde 1981.

Zugaza destacó la importancia artística de Windsor en el País Vasco durante casi medio siglo, resaltando la orientación contemporánea y conexión con la escena artística vasca que Roberto Sáenz de Gorbea impuso desde su llegada en 1981.

La donación comprende pinturas, esculturas y obras sobre papel de cerca de 150 artistas, con planes de organizar una exposición a partir de este legado artístico en el futuro.

Los materiales se incorporarán a la Biblioteca y Archivo del museo, enriqueciendo el estudio del arte vasco contemporáneo. Sáenz de Gorbea anunció que esta es solo la primera parte de futuras donaciones para ampliar la visión del arte vasco de esa época.

Recordó que la parte económica fue la más difícil de mantener a lo largo de los años, teniendo que vender algunas obras para seguir adelante. A pesar del cierre de la galería hace siete años, sigue interesado en el panorama artístico vasco actual.

La selección donada incluye obras de diversos artistas vascos, así como de creadores más recientes que se incorporaron a la escena artística vasca en la década de 1990. También se destacaron las relaciones de Windsor con otras galerías del Estado.

La galería Windsor tuvo un papel destacado en el arte vasco, siendo punto de encuentro para coleccionistas y aficionados. La orientación contemporánea que Roberto Sáenz de Gorbea implementó desde 1981 marcó un antes y un después en la galería.

El catálogo de artistas representados por Sáenz de Gorbea incluyó nombres relevantes tanto vascos como españoles. Su contribución al arte vasco quedará ahora resguardada en el museo Bellas Artes de Bilbao para futuras generaciones.