Altas expectativas de empleo entre los jóvenes vascos: el 72% confía en encontrar trabajo para el 2024 y el 80% cree que será acorde a su formación

Altas expectativas de empleo entre los jóvenes vascos: el 72% confía en encontrar trabajo para el 2024 y el 80% cree que será acorde a su formación

El Informe Aurrera Begira 2023 constata que la valoración de la realidad mejora y la confianza en el futuro crece 5 puntos en comparación con 2022.

BILBAO, 25 Ene. - La undécima edición del informe Aurrera Begira sobre la situación y expectativas de la juventud vasca revela que el 72% de los jóvenes desempleados en Euskadi consideran "probable" encontrar un empleo durante 2024, mientras que el 80% de los estudiantes vascos confían en encontrar un empleo acorde a su formación una vez finalizados sus estudios, lo cual marca el porcentaje más alto en las 11 ediciones del informe.

Estos resultados son parte de las conclusiones recogidas en el undécimo informe Aurrera Begira, elaborado por el Observatorio Vasco de la Juventud. Los resultados se presentaron en una comparecencia liderada por el secretario general de Transición Social y Agenda 2030, Jonan Fernandez, y la directora de Juventud, Miren Saratxaga.

"Aurrera Begira" es una encuesta estructurada en base a 10 indicadores que evalúan aspectos como la satisfacción personal, el empleo, la emigración, la emancipación y la confianza en el futuro de la juventud vasca.

Además, según datos del PRA, el Observatorio destaca que el desempleo juvenil, en el rango de 16 a 29 años, ha alcanzado su nivel más bajo desde 2008, situándose en un 10,8% al cierre de 2023. La tasa de ocupación en la misma franja de edad y período es la más alta desde 2009, llegando al 44,5%.

Jonan Fernandez resumió la situación señalando que "la juventud vasca está mejorando su valoración de la realidad, aumentando su confianza en el futuro y cambiando la tendencia pesimista que surgió durante la pandemia".

Los resultados del informe Aurrera Begira 2023 muestran una recuperación en general en comparación con el año anterior. Aunque aún no se han alcanzado los valores anteriores a la pandemia, todos los indicadores (9) mejoran a excepción de uno, que se mantiene en relación con 2022.

En resumen, se mejora la valoración del presente, la satisfacción personal, las expectativas de empleo, la emancipación y la confianza en el futuro. Solo el índice de maternidad y paternidad postergada mantiene los mismos resultados, es decir, el porcentaje de jóvenes que creen que no podrán tener hijos en el momento deseado.

Fernandez destacó que nueve de los indicadores muestran una mejora, lo que representa un cambio positivo respecto a los años anteriores. Además, el décimo indicador se mantiene sin retroceso, algo que no había ocurrido antes, ni siquiera durante la pandemia.

La edición de 2023 se basó en una encuesta en línea realizada del 11 al 15 de diciembre, en la que participaron 6,737 personas de entre 15 y 29 años, de las cuales 1,113 residían en Álava, 3,224 en Bizkaia, 2,054 en Gipuzkoa y 334 fuera de Euskadi.

La valoración del presente en 2023 se situó en 65 puntos sobre 100, lo cual representa un aumento de 3 puntos en comparación con 2022. Esta mejora se refleja en las tres áreas que componen este indicador: la situación personal, la de la juventud en general y la de Euskadi. Los jóvenes de 15 a 19 años son quienes valoran más positivamente el momento actual.

El índice de satisfacción personal aumenta 1 punto en comparación con el año anterior, alcanzando los 71 puntos sobre 100. Dentro de las once áreas que componen este indicador, los jóvenes muestran mayor satisfacción en ámbitos como la familia, las amistades y los estudios.

Por el contrario, aspectos como el dinero disponible, el trabajo y las expectativas laborales, y las relaciones sentimentales y sexuales son los ámbitos en los que los jóvenes vascos muestran menos satisfacción personal.

En general, aunque hay una alta satisfacción en la mayoría de las áreas, cuando se relaciona la satisfacción con la importancia otorgada a cada una de ellas, se puede observar que hay aspectos en los que la satisfacción se encuentra por debajo de la importancia asignada.

A partir de esta relación, se calcula un índice de balance de aspectos vitales que revela que, en 2023, al igual que en años anteriores, el dinero disponible mensualmente es el aspecto con mayor diferencia entre satisfacción e importancia.

El siguiente aspecto con mayor diferencia entre satisfacción e importancia es la salud mental, que se ha incluido por primera vez en este estudio y se ha diferenciado de la salud física. Por último, la situación laboral o las expectativas de empleo, que antes ocupaban la segunda posición, han mejorado respecto a años anteriores y ahora se encuentran en tercer lugar. En todos estos aspectos, a medida que aumenta la edad y también entre las mujeres, el balance es más negativo.

En el ámbito laboral, destaca una notable disminución en la percepción del riesgo de pérdida o precarización del empleo en el plazo de un año. Este indicador ha perdido 6 puntos en comparación con 2022. Como en años anteriores, las mujeres tienden a tener una percepción más negativa en este aspecto que los hombres.

Por otro lado, el 72% de los jóvenes desempleados cree que es probable encontrar empleo durante este año 2024, mientras que el 80% de los estudiantes confían en encontrar un empleo acorde a su formación una vez finalizados sus estudios. Estos porcentajes representan los valores más altos en toda la serie del informe.

La expectativa de una emigración forzosa, que mide el porcentaje de jóvenes que creen que se verán obligados a trabajar en el extranjero sin desearlo, ha disminuido 1 punto en comparación con 2022, situándose en un 9%. Este valor se ha mantenido bastante estable en los últimos años. En cuanto a la expectativa de una emancipación truncada, ha mejorado en 2023 en comparación con 2022 y ha disminuido 2 puntos, llegando al 43%.

Específicamente, el grupo de edad con el mayor porcentaje de jóvenes que creen que no podrán emanciparse en el plazo de un año a pesar de desearlo es el de 20 a 24 años (52%). En el grupo de 25 a 29 años, la expectativa de una emancipación truncada ha disminuido al 35%.

El porcentaje de jóvenes que creen que su deseo de tener hijos se verá postergado se mantiene en el mismo valor que en el año anterior, 26%, lo cual es el más alto en toda la serie. Este es el único indicador que no mejora los resultados del estudio de 2022.

Por último, el índice de confianza en el futuro muestra una mejora significativa de 5 puntos en comparación con el año anterior, alcanzando los 59 puntos sobre 100. Ha habido un aumento en el porcentaje de jóvenes que creen que la situación mejorará en los

Categoría

País Vasco