• viernes 07 de octubre del 2022

Aprobadas las directivas presupuestarias para diseñar unas Cuentas 2023 "fuertes, sólidas" y que traccionen la economía

img

Gobierno vasco examinará en el último trimestre de 2022 el ámbito macroeconómico con el que se realizarán los prespuestos vascos

VITORIA, 14 Jun.

El Gobierno Vasco ha aprobado este martes las directivas presupuestarias que guiarán el diseño del presupuesto de 2023, que debe ser útil para "afianzar la reactivación económica y enfrentar los desafíos futuros", de forma que se apuesta por diseñar unos Presupuestos "fuertes, solidos y capaces de traccionar la economía y el confort, desde la compromiso y rigor". El Ejecutivo examinará en el último trimestre de 2022 el ámbito macroeconómico con el que se realizarán las Cuentas.

En la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno, el asesor de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, explicó las directivas del Presupuesto, que el Gobierno vasco planteará bajo el prisma de sostener "una política presupuestaria tractora y responsable". El Consejo de Gobierno del 25 de octubre aprobará el emprendimiento de Presupuestos.

En su intervención, Azpiazu ha subrayado que el ámbito público proseguirá actuando como "motor de la inversión y el desarrollo en un largo plazo", para crear una Euskadi "mucho más ecológica, digital y volcada en la gente, con el eje transversal de la visión de género".

Según ha subrayado, los Presupuestos de 2023 se enmarcan en el propósito de reforzar la restauración de la crisis causada por la pandemia sanitaria y amortiguar las secuelas derivadas de la invasión rusa de Ucrania.

Estas directivas se han aprobado en un ámbito económico en el que la economía vasca medró en 2021 un 5,6% y mantuvo ese "dinamismo" en el primer período de tres meses de 2022, para el que se ha estimado un aumento interanual del 5,7%. El asesor ha adelantado que la información relativa al segundo período de tres meses no hace meditar que el ritmo de desarrollo se esté "frenando de manera acusada", con lo que adelanta que la tasa final va a ser "elevada".

Específicamente, se cree un desarrollo del PIB en 2022 mucho más moderado que el de 2021 y sigue en el 4,5%, con una tasa de paro que se ubicaría en el 9,5%, al paso que para 2023 el desarrollo estimado es del 4,1% con una cota de desempleo que desciende al 9,1%.

Sin embargo, Azpiazu ha adelantado que, en el momento en que dispongan de datos macroeconómicos terminantes del segundo período de tres meses de 2022 y una actualización de los primordiales indicadores socioecónomicos, se efectuará, en el último trimestre de 2022, una revisión del ámbito macroeconómico que va a ser el que se tenga presente para la elaboración definiva de las Cuentas.

Entre las apuestas de los capitales, van a estar la de apresurar la implantación de las tecnologías clave como la conectividad 5G, el trabajo por una educación "inclusiva, equitativa y de calidad" o impulsar la atención principal y remarcar la plantilla estructural de Osakidetza, aparte de incidir en el empleo y la protección popular.

También, Azpiazu ha señalado el "deber sólido" del Gobierno vasco por la seguridad presupuestaria. Según ha apuntado, en los instantes de desarrollo económico, el Gobierno debe esforzarse "en sostener saneadas las cuentas públicas" y apuesta por juntar los aumentos de gasto público corriente a la senda de desarrollo potencial de la economía y al desarrollo estructural de los capital públicos.

"No es recomendable usar los aumentos de capital públicos, ni el potencial de endeudamiento que tienen naturaleza coyuntural y están unidos al desarrollo de la economía, para aumentar el gasto público corriente de carácter estructural", indicó Azpiazu que ha rechazado que los elementos que "alteran" las cantidades de ingreso público y que tienen "fundamentos usuarios" sean la base de cálculo para aumentar el gasto público.

(Va a haber ampliación)

Más información

Aprobadas las directivas presupuestarias para diseñar unas Cuentas 2023 "fuertes, sólidas" y que traccionen la economía