• jueves 2 de febrero del 2023

Azpiazu piensa que 2023 será "un óptimo año" y que el desarrollo en torno al 2% dejará producir "todavía mucho más empleo"

img

Asegurado que el presupuesto de Euskadi para 2023 que este 1 de enero entra en acción "da cobertura bastante a las pretensiones recientes"

BILBAO, 1 Ene.

El asesor de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, piensa que 2023 será "un óptimo año" y ha señalado que el desarrollo de la economía sosprechado en torno al 2% dejará producir "todavía mucho más empleo". Asimismo, ha asegurado que el presupuesto de Euskadi para 2023 que este 1 de enero entra en acción "da cobertura bastante a las pretensiones recientes".

En una entrevista a Radio Bilbao, obtenida por Europa Press, Azpiazu apostó por "ver con optimismo" por año 2023, y, "si bien tienen la posibilidad de venir inconvenientes, la situación es dudosa y el planeta está revuelto", ha considerado que "asimismo tenemos la posibilidad de ofrecerle la posibilidad al nuevo año de que las cosas vayan".

Tras insistir en que 2023 "va a ir bien, si bien no tan bien como el año pasado que fue realmente bien, con un desarrollo de la economía mayor al 4% y con una creación de empleo esencial", el asesor indicó que este año sugieren un desarrollo inferior, en torno al 2,1%, si bien "deberemos comprobar esa previsión". En todo caso, dijo, "la modificación que hagamos va a ser parcialmente pequeña" y "vamos a medrar, por consiguiente, en torno al 2% en 2023, y eso nos irá a aceptar producir todavía empleo".

Azpiazu, que ha reconocido que les hubiese dado gusto que fuera "un desarrollo mayor, con mayor creación de empleo", ha remarcado que "todavía es un desarrollo positivo" y ha señalado que la inflación "va remitiendo, a dios gracias, cuando menos en Euskadi, y es un apunte positivo".

"Aguardamos que prosiga remitiendo con las medidas adoptadas por el Banco Central y las instituciones", ha confiando, para indicar que "existe quien ahora ubica en 2024 la inflación en torno al 2% o 3% y en torno al 4% o 5% este año 2023". En todo caso, ha subrayado, "va remitiendo y no será una inflación persistente como en los años 80, que duró un montón de tiempo, sino será una inflación que en poco sí que creció con determinada intensidad y en este momento va a remitir".

Por otro lado, Azpiazu ha señalado que este 1 de enero entre en vigor la tercera deflactación, que "se aprecia" pues si bien abonar "menos de impuestos es una asistencia parcialmente poco esencial, asimismo es una asistencia", a la que se agregan otro grupo de ayudas que, de la misma el año pasado, asimismo se marchan a adoptar en 2023. "Todo va a ser útil para compensar, más que nada las rentas, de la esos colectivos mucho más atacables o necesitados", ha subrayado.

En cuanto a las partidas que se marchan a asignar a proyectos de contingencia contra la crisis, Azpiazu ha señalado que no tienen los datos de recaudación terminantes de 2022, si bien estiman un incremento de recaudación para el grupo de año del 7,2%, pero "es previsible" que al cerrar el cómputo del año se sea "un tanto mucho más prominente esa previsión bueno y nos dé un tanto mucho más de margen desde la perspectiva de los elementos".

Azpiazu ha señalado que el presupuesto de Euskadi para 2023, que entra el día de hoy en vigor, contempla "un montón de actuaciones en materias distintas, desde ayudas al bono energético hasta ayudas de urgencia popular", todas y cada una "pensadas por esta situación particular de ralentización económica y de situación de indecisión por la guerra de Ucrania".

El hecho de haber tenido mucho más elementos de lo en un inicio pensado, ha señalado, "nos irá a ofrecer un margen agregada si deseamos más adelante asimismo llevar a cabo otras actuaciones y otras medidas", si bien, según ha asegurado, "por ahora, el presupuesto da cobertura bastante a las pretensiones recientes". No obstante, ha reconocido que, "en este contexto de cambio, probablemente halla cambios, pero disponemos elementos para realizar en frente de esos a esos cambios".

En cuanto al bulto de medidas para realizar en frente de la inflación aprobadas por el Gobierno central, dijo que, "por norma general están bien", en tanto que son "medidas compensatorias principalmente para esos que tienen rentas mucho más bajas y tienen un inconveniente mayor por dado que haya inflación".

Tras apreciar "de forma positiva" que el Gobierno de Pedro Sánchez haya apostado por proseguir financiando con un 30% del gasto las ayudas del 50% en el transporte en Euskadi, dijo que el resto de medidas, como las ayudas de 200 euros o la reducción del IVA a los modelos alimentarios básicos, le agradan.

"Todo lo mencionado va a perjudicar a la inflación en sentido positivo y va a dejar que los ciudadanos que son mucho más atacables por la inflación logre sobrepasar esa puerta de inseguridad o tener alguna sencillez para la cesta de compra o para o para lo que sea preciso", aseguró, para reiterar que, generalmente, esas medidas "son primordiales".

En relación a la revisión fiscal que va a abordar las tres diputaciones forales y el Gobierno Vasco, indicó que "todavía es un deber esencial" del Ejecutivo vasco que el sistema debe tener "una suficiencia para financiar las políticas públicas, más que nada en temas de salud, educación o política sociales".

"Y eso necesita una financiación bastante y, para eso, requerimos hacerle una revisión al sistema al sistema tributario, que debe continuar siendo un sistema equitativo, mediante un sistema progresivo de manera que paguen ciertamente mucho más los que mucho más tienen", mantuvo, para seguir que se examinarán las deducciones y van a tratar de valorar su encontronazo".

"Vamos a hacer una revisión seriamente de esa cuestión, pero no hay prisa, pues los elementos de 2022 fueron suficientes y, dadas las previsiones, aguardamos asimismo que los elementos sean suficientes en el 2023, con lo que, en ese sentido, no contamos una urgencia ni una necesidad de tener ahora elementos auxiliares", ha manifestado.

También se ha referido al acuerdo de la Comisión Mixta del Concierto Económico sobre el Impuesto de las Grandes Fortunas en Euskadi para argumentar que todavía no tienen idea cuánto se marcha a recaudar, si bien sí dijo que perjudica a realmente pocas personas, "cerca de 200", y indicó que, sobre este impuesto, en Euskadi "van a tomar las resoluciones los partidos y las instituciones". En cuanto a los impuestos a la banca y energéticas, ha calculado que la recaudación para Euskadi rondará los 400 millones entre 2023 y 2024.

Sobre los fondos de europa, Azpiazu dijo que, "ciertamente llegan, pero no al ritmo que deberían llegar" y son "deficientes". Además, dijo que no se ponen en marcha los PERTES, con lo que tienen la sensación de que, "logrando tener un montón de dinero europeo, no se está administrando de la mejor forma para esos elementos lleguen a los ciudadanos y a las compañías y sirvan para encender la actividad económica".

Entre los proyectos de su departamento de cara a 2023, Azpiazu ha señalado que trabajan en la reestructuración del Instituto Vasco de Finanzas, que se trasladará en el mes de junio a la Bolsa de Bilbao. También ha adelantado que, en el marco del Finkatuz, el Gobierno Vasco trabaja con alguna compañía "bajo riesgo de que logren irse" de Euskadi, "a fin de que no ocurra como con Gamesa", tal como que prosiguen haciendo un trabajo en el Cluster Financiero del País Vasco, que "puede ser útil para impulsar la actividad económica".

Por otro lado, el Ejecutivo vasco trabaja en el anteproyecto regulador del régimen de subvenciones, una cuestión que regula "como instrumentar las subvenciones y qué condiciones deben cumplir". En esta línea, ha asegurado que el Gobierno "controla las subvenciones" y que el receptor cumpla con los requisitos establecidos, puesto que lo opuesto sería "una compromiso bastante bien difícil de comprender".

Más información

Azpiazu piensa que 2023 será "un óptimo año" y que el desarrollo en torno al 2% dejará producir "todavía mucho más empleo"