• jueves 2 de febrero del 2023

Bilbao aprueba sus capitales para 2023, con 663,5 millones que van a aceptar "una aceptable administración frente viable desafíos"

img

Los tres conjuntos de la oposición rechazan las cuentas y critican que el Gobierno "ignore" todas y cada una de las reclamaciones ciudadanas y de sindicatos

BILBAO, 28 Dic.

El Ayuntamiento de Bilbao ha aprobado este miércoles, de forma determinante, sus capitales para 2023, con una cuantía de 663,5 millones, el mucho más alto de la historia del Consistorio bilbaíno, con 117 millones para inversión, lo que va a aceptar "adelantarnos con buena administración a probables desafíos o incertidumbres que logren sobrevenir", según ha señalado el alcalde, Juan María Aburto.

Tras la aprobación, de forma inicial, de las cuentas el pasado 28 de noviembre -con el rechazo de las enmiendas a la integridad y la incorporación de 36 enmiendas parciales de la oposición de 1,3 millones de euros-, el pleno ha sometido a votación este miércoles, en sesión excepcional, las reclamaciones presentadas por la Federación de Asociaciones Vecinales de Bilbao Hiritarrok y el sindicato LAB, que fueron desechadas con el rechazo de los 2 conjuntos del Gobierno.

Posteriormente, se ha votado la aprobación determinante de los capitales, que van a entrar en vigor el próximo 1 de enero, con el voto opuesto de los tres conjuntos de la oposición y el acompañamiento de los partidos pertenecientes del Gobierno local, PNV y PSE-EE.

Entre las reclamaciones de las asociaciones vecinales presentadas al presupuesto municipal de 2023 estaban hacer una Mesa Participativa para remarcar la Atención Primaria de los distritos, bidegorris interconectados y seguros o nuevos puntos BilbaoBizi en Masustegui, Monte Caramelo y Altamira, mucho más acompañamiento a las fiestas populares de los distritos y al comercio local, prosperar las infraestructuras de las academias públicas o activar una "Casa de la Mujeres".

También se han desechado las alegaciones presentadas por el sindicato LAB, que solicitaba la implantación de las medidas primordiales para desarrollar el pacto de Políticas Sociales, impulsar la normalización del euskera en la Administración Publica, la administración directa del teléfono 010 y la incorporación de cláusulas en los pliegos de contrataciones del Ayuntamiento y de las compañías municipales para asegurar unas estupendas condiciones laborales.

Desde los conjuntos de la oposición, la representante de EH Bildu, Jone Goirizelaia, ha lamentado que, "un año mucho más, el Gobierno municipal acaba el año rechazando todas las aportaciones que tienen como propósito progresar el presupuesto, y que a esta altura se convirtieron en reivindicaciones prácticamente históricas". "Y rechazando estas alegaciones, se repudia progresar la situación de los distritos y los bilbaínos, remarcar los derechos laborales y prosperar los servicios públicos", ha advertido.

Goirizelaia ha censurado que se pierde "la posibilidad de prosperar el presupuesto municipal, gracias a la carencia de talante aparato de gobierno, con el razonamiento". "De nuevo, la ciudadanía contribuye y participa y desde el aparato de Gobierno rechazan cualquier clase de optimización que no esté obtenida en su Plan de Orden", ha reprochado a PNV y PSE, para añadir que el "poco deber" del gobierno municipal con los distritos "queda mucho más que en prueba en este emprendimiento de cuentas".

La representante de Elkarrekin Podemos-IU, Ana Viñals, ha censurado al grupo de Gobierno la aprobación de unos capitales "a solas" y también "ignorado, un año mucho más", las proposiciones de la oposición y de los vecinos. "Nada nuevo en relación a su aptitud de negociación y asimilación de proposiciones ajenas a sus partidos", ha lamentado, para estimar que "no hay los capitales buenos o pésimos, fuertes o enclenques, sino más bien resoluciones políticas en inversión pública".

En ese sentido, ha considerado que la subida "solo del 5%" de los capitales municipales en relación a 2022 "no es ni fuerte ni verdadera", ha acusado al grupo de gobierno de "confundir de manera frecuente austeridad y rigor presupuestario con inmovilismo y conservadurismo político" y ha advertido de que "la fiscalidad es el pilar que mantiene el ejercicio presupuestario".

La representante del PP, Raquel González, ha lamentado que no se haya aprobado ni solo una de las alegaciones vecinales presentadas, a las que mostró el acompañamiento de los populares, al paso que ha rechazado las planteadas por LAB.

Tras asegurar que el presupuesto de 2023 "trae a los bilbaínos el tener que aguardar su turno de nuevo", a eso que ha sumado las partidas presupuestarias de 2022 que "no se han materializado", González ha advertido de que el próximo es un año electoral "en el que sus promesas y paseos por los distritos que todavía están esperando". "Va a haber promesas novedosas, pero la mayor parte se van a repetir, como arreglar el viaducto de Rekalde, la llegada de la Línea 4 o las eternas rampas y elevadores de Zurbaranbarri", ha reprochado.

Raquel González ha rechazado los capitales del aparato de gobierno "diseñados en los despachos y cuadrados matemáticamente, pero sin dosis de situación". La representante habitual ha criticado unas cuentas "fundamentadas en la subida de tasas y también impuestos, más allá de que se hable de congelación".

La concejal de Hacienda, Marta Ajuria, ha apuntado que las actuaciones planteadas por las asociaciones de vecinos "tienen su instante en el trámite de elaboración de las cuentas y es en el presupuesto participativo".

Según dijo, este presupuesto para 2023, "aparte de ayudar a enfrentar los desafíos y proyectos que como localidad disponemos por enfrente", tiene como propósito "impulsar el avance económico de Bilbao, atender a la gente y campos mucho más atacables, proseguir con la inversión pública para prosperar la calidad de vida de la gente y los distritos de Bilbao, y adelantarnos, con una aceptable administración de los elementos, a probables desafíos y también incertidumbres".

El presupuesto para 2023, ha añadido, tiene como finalidad "la gente, los distritos, impulsar las inversiones, la actividad económica, la localidad, asegurar los servicios públicos y la atención a esos colectivos mucho más atacables".

La representante del PSE-EE, Yolanda Díez, ha defendido que, en estos momentos de "absoluta indecisión", los capitales para 2023 "es lo mucho más tangible y seguro y la herramienta que nos irá a aceptar tener certeza el año próximo".

Unas cuentas, ha señalado, que tienen como propósito "consolidar la restauración económica de Bilbao, resguardar a los bilbaínos en frente de la crisis, asegurar el estado de confort en la Villa y también impulsar una transformación para crear una localidad mucho más sostenible y competitiva, donde se ponga el acento en la gente".

Para cerrar el enfrentamiento y tras aprobarse el presupuesto para 2023, el alcalde, Juan Mari Aburto, dijo que, más allá de que semeja que los conjuntos municipales están "en situaciones muy distanciadas, la verdad es que en mucho más del 90% del presupuesto todos y cada uno de los concejales y conjuntos políticos nos encontramos". "Hay un consenso fundamental, es considerablemente más lo que nos une que lo poco que nos divide", ha asegurado.

Aburto ha señalado que el presupuesto es "la maquinaria que deja que ande la localidad y, más que nada, que lo lleve a cabo bien". "Son 663,5 millones, con un aumento del 4,8%, y de nuevo son las cuentas mucho más altas de la historia del Consistorio bilbaíno, con deuda cero de nuevo", ha señalado.

El alcalde ha asegurado que este presupuesto para el año próximo "nos irá a aceptar adelantarnos con buena administración a probables desafíos o incertidumbres que logren sobrevenir". Tras remarcar que es "un presupuesto fuerte, valeroso, verdadera, inclusivo y asimismo es sostenible", dijo que es asimismo "atrayente, viendo al futuro y teniendo siempre y en todo momento en el centro a la gente, con proyectos de calado para la ciudadanía y para nuestros distritos, de tal forma que todas y cada una de las áreas tendrán elementos suficientes para llevar adelante sus distintas acciones".

Más información

Bilbao aprueba sus capitales para 2023, con 663,5 millones que van a aceptar "una aceptable administración frente viable desafíos"