• domingo 02 de octubre del 2022

Comité Metro Bilbao piensa que las medidas recientes contra agresiones a usados no dan fruto y solicita resoluciones urgentes

img

Se ha concentrado en la estación de Gobelas (Getxo), donde el pasado viernes fue agredida una supervisora, la segunda en menos de un mes

BILBAO, diez Ago.

El comité de compañía de Metro Bilbao ha pedido a la dirección "resoluciones urgentes" a los insultos, amenazas y agresiones que padece la plantilla del suburbano pues las medidas adoptadas hasta la actualidad "no dan el fruto esperado". En una concentración en la estación de Gobelas, donde el 5 de agosto fue agredida una supervisora, han demandado a la compañía su implicación "indudable" en defensa de la plantilla.

Representantes del comité y compañeros de la agredida se han concentrado frente a la estación de metro de la ciudad vizcaína, donde sucedió el hecho, para protestar por esta segunda agresión en menos de un mes a entre los trabajadores del suburbano vizcaíno, tras la ocurrida el día 17 de julio en la estación de Urduliz.

Tras una pancarta donde podía leerse "No a los insultos, amenazas y agresiones", el comité ha remarcado que no van a dejar que este género de actuaciones queden "impunes" y requieren a Metro Bilbao "las medidas oportunas para asegurar la seguridad de la plantilla y del resto de clientes".

En un aviso grupo, la plantilla de Metro Bilbao, a través del Comité de Empresa y de los encargados de prevención, han trasmitido, primeramente, su "preocupación" frente a los insultos, amenazas y agresiones que, por la parte de "una minoría" de la clientela, recibieron estas últimas datas múltiples compañeros.

Tras denunciar este "largo currículo de agresiones recibidas", hicieron un llamamiento a la Dirección a "buscar resoluciones urgentes frente este arduo problema" y a que tome "cartas en el tema, no deje al personal solo frente a la justicia y lleve a cabo todo cuanto esté en su mano para perseguir esta clase de reacciones y hechos".

En este sentido, le han demandado que se implique "de forma indudable en este tema" en tanto que estiman que están frente "un inconveniente estructural y no coyuntural" y piden a la dirección que "colabore activamente en la demanda pública de estas agresiones".

"De nada sirve acompañar al Comité de Empresa en esta concentración, si con todos y cada uno de los medios que disponen se ocupan de silenciar los asaltos en vez ayudar en su visualización", han añadido los representantes sindicales a lo largo de la concentración.

En este punto, el comité traslada a la plantilla que, como las medidas adoptadas por la dirección no dan el fruto esperado, les solicitan "tranquilidad y experiencia" y les recomiendan que, en sepa de elementos, se autoprotejan. "Nos agradaría que esta lacra de insultos, amenazas y agresiones terminara pero observamos que no hay opción alternativa real por la parte de la compañía", han criticado.

En su escrito, el comité comprueba que, desde su visión, "es una prueba que la crispación en la sociedad ha incrementado" y son siendo conscientes de que esta frustración se refleja en el metro pero "los insultos, amenazas y agresiones no son aceptables, jamás".

Por todo ello, solicitan a la Dirección "una actuación y un deber público mucho más estable" a fin de que esta clase de actuaciones "no se vuelvan a reiterar, tome las medidas oportunas a fin de que esto no ocurra y que no se deje sin protección al personal que trabaja en las estaciones".

Igualmente han recordado que el plantel que trabaja en la línea de Metro está para "reportar y asistir" a los clientes de Metro, con lo que comprenden que el insulto, la amenaza y las agresiones "no son la solución" y suplican que "entre todas y cada una y todos" se constituya "un estable sendero de respecto y colaboración".

En su comunicado, la plantilla hace asimismo un llamamiento a la sociedad a fin de que muestre "colaboración y respeto" hacia los trabajadores, así como hace "el 99%" de los individuos del metro pues, agregan, "el insulto, la amenaza y las agresiones no son la solución".

Más información

Comité Metro Bilbao piensa que las medidas recientes contra agresiones a usados no dan fruto y solicita resoluciones urgentes