• martes 27 de septiembre del 2022

Condenan a 28 años de prisión al fotógrafo 'Kote' Cabezudo por violación, abusos, pornografía infantil y estafa a modelos

img

Al sobrepasar la suma de las penas de cárcel los límites legales, el máximo de cumplimiento efectivo no va a poder sobrepasar de 20 años

SAN SEBASTIÁN, 27 Jun.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Gipuzkoa ha
culpado al fotógrafo easonense, José Juan Cabezudo, popular como 'Kote', a 28 años y un par de meses de prisión como creador de delito de violación, otro de abusos sexuales, seis de pornografía infantil y 2 de estafa a ciertas modelos. El juicio oral se festejó entre los días 7 de marzo y 13 de abril del presente año.

No obstante, la resolución apunta que, al sobrepasar la suma de las
penas de cárcel los límites legales que establece el producto 76 del Código Penal, el máximo de cumplimiento efectivo no va a poder sobrepasar de 20 años y afirma extinguidas las penas impuestas que superen de ese máximo. Además, se le condena a indemnizar a las víctimas en un total de 116.000 euros y le exculpa de otros 217 delitos que asimismo le imputaron las acusaciones.

La sentencia de 340 folios, dictada por las magistradas María José Barbarin y Ana Isabel Moreno y por el magistrado ponente, Augusto Maeso, examina, individualizadamente y en grupo, las pruebas que ya están de todas las víctimas en lo que se refiere a los delitos de pornografía infantil, con el objetivo de saber la edad de las víctimas en los diferentes instantes en los que fueron retratadas por Cabezudo y si el contenido de las imágenes que tomó de ellas ha de ser considerado pornográfico.

Para la determinación de la edad, se ha analizado las afirmaciones de las partes, los contratos que suscribieron y elementos como denominación de los ficheros donde el acusado preservaba las imágenes, metadatos de exactamente las mismas y de los ficheros donde estaban, y audios de las grabaciones videográficas efectuadas por el acusado, situadas por un tiempo por
prueba pericial practicada por la Ertzaintza.

En cuanto al carácter pornográfico o no de las imágenes, la sentencia aplica el término legal -a nivel internacional recibido- que considera como tal "todo material que represente de forma visual a un menor participando en una conducta sexualmente explícita, real o simulada, aparte de cualquier imagen de las partes íntimas de un menor con fines eminentemente sexuales".

Así, los jueces han encontrado este género de material con relación a seis de las afirmadas víctimas y han considerado que el delito de elaboración de este material "está prescrito con relación a cinco de ellas, y no con relación a la sexta", con lo que condenan al acusado por un único delito de elaboración de pornografía infantil.

Por otro lado, han estimado acreditado que el acusado "propagó en sus páginas, ese material pertinente a 4 de las
otras víctimas", con lo que le condenan por 4 delitos de difusión de pornografía infantil, delito no prescrito. En relación a otra de las víctimas, declaran demostrado que "el acusado tuvo ese material con el objetivo de comunicarlo", con lo que le condenan asimismo por otro delito de posesión para la difusión de pornografía infantil, delito tampoco prescrito.

En cuanto a quienes eran mayores de edad en el momento en que posaron para Cabezudo, la sentencia desecha declarar demostrado que fuesen engañadas o conminadas por éste. También examina los pactos suscritos por las partes, en los que las modelos cedieron al acusado sus derechos de imagen y le autorizaron para la publicación de las imágenes que consiguiera de ellas en sus páginas, en lugar de un precio que el acusado les abonó por cada sesión de posado.

Realiza un análisis asimismo las imágenes que el acusado captó de ellas y desecha que las tomara "de forma subrepticia, sin saberlo las modelos". Por el opuesto, valora que las imágenes señalan que las modelos "eran siendo conscientes de estar siendo grabadas" y valora asimismo que las modelos "han comenzado a ser retratadas por el acusado en el momento en que de esta forma lo desearon, habitualmente siguieron acudiendo al mismo fin, aun a lo largo de años y dejaron de ser retratadas en el momento en que asimismo libremente lo eligieron".

Por todo ello, no se piensan acreditados hechos constitutivos de delitos de estafa -en el instante de captación de las imágenes-, ni de delitos contra la privacidad. Sin embargo, en la sentencia sí se cree que el en este momento culpado cometió 2 delitos de estafa en un instante posterior, puesto que "2 de las modelos recompraron, al cabo del tiempo, al acusado sus derechos de imagen, en lugar de que este retirara las imágenes de ellas de sus webs y también intentara que se retirasen asimismo de otras webs que las habían tomado de páginas del acusado".

En la sentencia se recopila que estas 2 modelos pagaron el valor convenido al acusado, este retiró las imágenes de sus webs, pero "nada logró a fin de que se retirasen de otras, algo que no tuvo intención de realizar en ningún instante".

En cuanto a los delitos contra la independencia sexual, la resolución judicial señala que el acusado cometió uno de violación y otro de abuso sexual, con relación a 2 víctimas distintas, las dos mayores de edad en el instante de los hechos.

La sentencia enseña en los dos casos que "una cosa es asistir
de manera voluntaria a una investigación de un fotógrafo a fin de que éste tome
fotografías con significación sexual, siendo retribuida por este motivo, y otra bien diferente, permitir que en el lapso de semejantes sesiones el fotógrafo realice cuantas acciones quiera sobre el cuerpo de la mujer".

En este sentido, se apunta que "las dos modelos enseñaron su oposición al acusado en relación a prácticas específicas, pero este no respetó su independencia sexual y las efectuó sin el permiso de ellas".

Por último, la sentencia rechaza, por considerarlas "infundadas", las peticiones de la acusación especial para inferir testimonio al Juzgado de Guardia por la actuación en juicio de un perito de la defensa y de entregar al letrado licencia para enseñar demanda por injurias contra una testigo que declaró en el juicio.

Más información

Condenan a 28 años de prisión al fotógrafo 'Kote' Cabezudo por violación, abusos, pornografía infantil y estafa a modelos