• viernes 07 de octubre del 2022

Confebask solicita al Gobierno central que sea "sensible" a las pretensiones de las compañías y no las "culpabilice"

img

Arechaga no desecha novedosas paradas de compañías si prosigue subiendo la energía por el hecho de que los úmbrales de la rentabilidad "tienen un límite"

BILBAO, 4 Sep.

El directivo general de Confebask, Eduardo Arechaga, ha pedido al Gobierno central "sensibilidad" a las pretensiones de las compañías y que no las "culpabilice" de unas situaciones que no han generado. Por ello, piensa que la "prudencia y la rigurosidad" en la toma de resoluciones, tanto institucionales como sindicales y empresariales, ha de ser "la tónica que marque los próximos meses".

En una entrevista a la Cadena Ser, Eduardo Arechaga aseguró que ven "con determinada preocupación" el próximo otoño por el hecho de que se ve "una progresiva desaceleración" de la actividad económica y asimismo de la actividad empresarial, más que nada, asimismo "con una progresiva reducción de márgenes al tiempo que la seguridad "se está resistiendo".

Según indicó, la inflación es, en estos instantes, lo que acarrea "una mayor preocupación" por el hecho de que "cuesta doblegarla". Arechaga ha añadido que, si bien agosto no tiende a ser un mes "boyante" desde la perspectiva del empleo, se comprueba que "la desaceleración en el ámbito económico se está trasladando al ámbito del mercado de trabajo".

Por ello, piensa que la "prudencia y la rigurosidad" en la toma de resoluciones, tanto institucionales como sindicales y empresariales, ha de ser "la tónica que marque los próximos meses".

El responsable de Confebask ha recordado ciertas sugerencias que realizaron los hombres de negocios para el Plan de contingencia de Euskadi y que dió a entender nuestra consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, y que tienen relación en ciertos caso con necesidades al ámbito del Estado siendo de su rivalidad.

Se trata, según explicó, de medidas para promover y fomentar el ahorro energético como incitar a las industrias electrointensivas y gasintensivas a nivel económico, "en el momento en que deban achicar, si deben achicar sus consumos".

Además, ha añadido que desean fomentar "medidas eficientes" para las pequeñas y medianas empresas de cara al ahorro energético y "que tienen la posibilidad de ir desde iluminarias, calderas o cosas como muy específicas y muy en un corto plazo".

Según ha subrayado, el ahorro energético debe "concernir a todos" y, desde la perspectiva del avance económico pero asimismo del empleo y popular, hay que eludir que los países de centro de Europa deban recortar o racionar su energía "por el hecho de que eso empeoraría la coyuntura económica".

Ante la asamblea de este lunes entre los ámbitos industriales, de comercio y turismo con la ministra de Industria, Reyes Maroto, espera que el Gobierno sea "sensible a las pretensiones empresariales" lo que sería "un apunte muy positivo y afirmaría que reciente" en estos instantes de "indecisión económica".

"Ahora entendemos que el año próximo tendremos que abonar el mecanismo intergeneracional de las pensiones por el hecho de que afirmaron que lo pagabamos nosostros y asimismo se apunta a que van a subir las bases de cotización y el 75% lo pagamos nosotros", ha advertido.

Por ello, aparte de reclamar al Gobierno sensibilidad empresarial, le ha pedido que "no culpabilice a las compañías de unas situaciones que no están provocando".

"Ese es el punto de inicio que se requiere para progresar la situación y, desde eso, no hay duda de que poseemos unas industrias muy importantes en la economía de españa pero asimismo en la economía vasca que son intensivas de una energía que está exorbitante en los costes y lo mismo que nos preocupan unos usuarios mucho más desfavorecidos, contamos unos campos y unas compañías mucho más desfavorecidas y, si deseamos sostener en lo mucho más viable la actividad empresarial, el tejido empresarial y el empleo, va a haber que respaldar y va a haber que oír", ha asegurado.

Ante el aviso de compañías como Arcelor o Michelin de efectuar ciertas paradas, Arechaga ha manifestado que, si los costos de la energía "prosiguen subiendo al ritmo que suben, no cabe duda de que los umbrales de la rentabilidad tienen un límite y la consecuencias parciales que se hacen al mercado asimismo tienen su límite", con lo que no descartaría paradas de otras compañías, más que nada, en campos muy intensivos en energía tanto eléctrica como gas como cementeras, papel, acero o cogeneración.

En relación a la negociación colectiva, Arechaga ha recordado que están sentados en las negociaciones de "múltiples" convenios y han firmado 11 en lo que va de año.

En esta época, están en 18 mesas de negociación y ha asegurado que, si las solicitudes son "razonables", "se tienen la posibilidad de acordar" pero, si las metas sindicales están "distanciadas de una situación económica y ponen bajo riesgo la viabilidad empresarial y asimismo del empleo -que es como pasa en los últimos un par de meses- es bien difícil acordar".

"Yo pienso que todo el planeta es siendo consciente de que vivimos un instante increíble y también hipotecar las compañías con estos escenarios de inflación con sinceridad es inviable pues primero no hay cuentas desenlaces que lo soporten y después que el mercado tampoco te lo paga. Al final hay que comprender que los sueldos los paga al cliente, no lo escoge el empresario", ha añadido.

Por lo tanto, ha solicitado "racionalidad, sentido del acuerdo no de la confrontación" y utilizar unos aumentos afines a los que se fueron pactando en esos convenios a los que se llegaron a pactos.

Más información

Confebask solicita al Gobierno central que sea "sensible" a las pretensiones de las compañías y no las "culpabilice"