• viernes 07 de octubre del 2022

Convocantes del homenaje a gudaris y milicianos en Artxanda solicitan exhumar a todos y cada uno de los sepultados en cunetas y montes

img

El Lehendakari y familiares de los combatientes asisten al acto festejado un año mucho más en la estatua Aterpe 1936 'La huella'

BILBAO, 19 Jun.

Las entidades convocantes del acto de homenaje de forma anual a gudaris y milicianos en el monte Artxanda de Bilbao pidieron a las autoridades retomar "los sacrificios en la ubicación y exhumación de los sepultados en cunetas y montes".

"Esto asimismo es memoria, recobrar los restos, su memoria, las historias particulares, proporcionarles digna sepultura y más que nada, proseguirlas, estudiar de ellas, tomas su testigo en la defensa de la democracia", han defendido.

El homenaje tuvo rincón al lado de la estatua Aterpe 1936 'La huella', ubicada en el monte Artxanda, y al mismo ha asistido una amplia y extensa representación del Gobierno Vasco, tal como decenas y decenas de familiares de los combatientes que fallecieron en la defensa de la región, en el primer mes del verano de 1937, y cuyos restos tienen la posibilidad de hallarse entre los exhumados últimamente en el cementerio de Begoña.

La cita ha contado de esta forma con la asistencia del lehendakari, Iñigo Urkullu, al lado del vicelehendakari primero, Josu Erkoreka, y la vicelehendakari segunda, Idoia Mendia, aparte de los consejeros Olatz Garamendi, Iñaki Arriola, Gotzone Sagardui, y Beatriz Artolazabal.

También estuvieron presentes el encargado del Gobierno, Denis Itxaso, la directiva de Gogora, Aintzane Ezenarro; el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, la presidenta de las Juntas de Bizkaia, Ana Otadui, y parlamentarios de EAJ-PNV, PSE-EE, EH Bildu y Elkarrekin-Podemos, al lado de representantes de estas formaciones.

Los ayudantes participaron en una visita dirigida a la trinchera próxima, últimamente restaurada por el Ayuntamiento de Bilbao, de antemano al homenaje que, un año mucho más, estuvo impulsado por las fundaciones Elai-Alai, Sabino Arana, Eusko Lurra, Ramón Rubial, Manu Robles-Arangiz Institutua, Investigaciones Marxistas y Estudios Libertarios Luis Arrieta; los sindicatos ELA-STV, UGT y CNT y los partidos EAJ-PNV, PSE-EE, EAE-ANV y PCE-EPK.

En un manifiesto grupo, las entidades convocantes han señalado que la estatua Aterpe 1936 'La huella' es símbolo de "la identidad democrática" y "la indeleble marca de todos los que lucharon por la democracia, por las libertades sociales y políticas". "Perdieron sí, varios la vida y todos su independencia, pero no fracasaron pues fracaso es rendición y en ningún instante de la guerra y la dictadura se dejó de batallar", han rememorado.

Asimismo, han recordado las manifestaciones y la pelea antifranquista posterior a la Guerra Civil, "etapas de una misma pelea" por la parte de quienes ansiaban "una sociedad vasca democrática".

"Aquella generación fue derrotada pero no fracasó por el hecho de que nuestra generación tomó el relevo de sus pretensiones democráticas y a nosotros nos corresponde sostener vivas sus esperanzas", han afirmado.

Por ello, han apostado por "agarrar el testigo y lograr que la llama no se extinga, sosteniendo vivo el espíritu democrático que hace 85 años luchó en Artxanda y en otros sitios de Euskadi".

Del mismo modo, se han dirigido asimismo a las familias de gudaris y milicianos ciertos cuyos restos todavía prosiguen desaparecidos y lucharon en las inmediaciones de Artxanda defendiendo Bilbao hace en este momento 85 años. "Llamamos a las autoridades a fin de que retomen los sacrificios en la ubicación y exhumación de los sepultados en cunetas, montes y demás sitios a fin de que se les logre ofrecer un digno rincón de homenaje y memoria, al unísono que se cumple un acto de justicia con ellos y sus familias", han solicitado.

Así, han apostado por "recobrar los restos, su memoria, las historias particulares, proporcionarles afirme sepultura y más que nada, proseguirlas, estudiar de ellas, tomas su testigo en la defensa de la democracia". "Que su huella deje una marca indeleble en nosotros", han finalizado.

También tomaron la palabra 2 familiares de combatientes que fallecieron hace 85 años en la defensa de la región ,cuyo indicio se había perdido hasta el momento en que se encontraron sus chapas identificativas en la fosa común descubierta en el cementerio de Begoña.

Fernanda Lahera, hija de Fernando Lahera Urrutia, y Begoña Guerra Crespo, sobrina nieta de Ramón Crespo, los dos milicianos del batallón 'Jean Jaures' afiliado al sindicato UGT, han complacido la tarea creada en este sentido por el centro Gogora. Tras una ofrenda floral, el acto ha finalizado con un aurresku.

Más información

Convocantes del homenaje a gudaris y milicianos en Artxanda solicitan exhumar a todos y cada uno de los sepultados en cunetas y montes