• domingo 02 de octubre del 2022

Detenido por crear armas con una impresora tres dimensiones en su vivienda en Bermeo

img

Fabricaba además de esto explosivos y municiones en su vivienda y en un estacionamiento próximo

BILBAO, 17 Sep.

Un varón, de 51 años, fué detenido por la Guardia Civil tras desmantelar en Bermeo (Bizkaia) un taller furtivo para la fabricación de armas hogareñas, cartuchería metálica, artefactos y mezclas fulminantes a través de impresión tres dimensiones. En el sitio fueron intervenidas múltiples armas, entre ellas armas de guerra municionadas y listas para su empleo.

Asimismo, se ha intervenido tres fusiles de ataque, pistolas municionadas, una escopeta de cañones, cinco artefactos explosivos, prácticamente 200 iniciadores eléctricos, tres kilogramos de pólvora, mucho más de seis kilogramos de predecesores para hacer mezclas fulminantes, cerca de 400 cartuchos metálicos y 2 impresoras tres dimensiones, entre otros muchos. Varias de las armas tenían sus números de serie eliminados o carecían de ellos lo que prueba su procedencia ilegal.

Según informó el centro armado, la operación se inició en el mes de diciembre de 2021, en el momento en que se tuvo conocimiento, a través del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), de una transacción sospechosa de predecesores de explosivos mediante una interfaz de comercio on-line.

A pesar de las cuestiones de inseguridad adoptadas por el supuesto creador para eludir ser descubierto, se logró detectar a un sujeto de 51 años habitante en Bermeo (Bizkaia). Asimismo, se ha podido constatar de qué manera esta persona habría conseguido los predecesores para la fabricación de mezclas fulminantes, como la pólvora, con finalidades ignotas.

A medida que avanzó la investigación, asimismo se descubrió su posesión ilegal de múltiples armas (ciertas de ellas introducidas a través de contrabando desde el extranjero) y la fabricación de armas o sus elementos fundamentales a través de impresoras tres dimensiones.

Por tal fundamento se procedió al registro de la vivienda y del estacionamiento de esta persona, donde se intervinieron cinco pequeños artefactos explosivos improvisados ahora montados y dotados de sus propios sistemas de detonación eléctrica a distancia, tal como de 197 iniciadores eléctricos, en torno a 3 kilogramos de pólvora y 6,5 de predecesores y substancias químicas usadas para la fabricación casera de estos artefactos y mezclas fulminantes.

De entre estas armas, resaltan por su peligrosidad los tres fusiles de ataque, clasificados como armas de guerra, tanto por su calibre como por su aptitud de llevar a cabo fuego automático (ametrallador), con lo que su tenencia está completamente prohibida a los particulares. Además, se da la coyuntura de que tenía que ver con armas inicialmente inutilizadas (desactivadas) que el detenido había manipulado en su taller furtivo para reactivarlas, dejándolas nuevamente en condiciones de llevar a cabo fuego real.

También le fueron intervenidas otras 2 pistolas desmontadas y varios armazones, correderas, cañones semi-elaborados de fabricación artesanal, adaptadores para el acople de silenciadores y otras piezas y herramientas, que patentizaban que el detenido asimismo se dedicaba a la fabricación ilegal de armas a través de el ensamblaje de piezas de distintas orígenes.

Con esa finalidad tenía del mismo modo 2 impresoras tres dimensiones de última generación con las que había fabricado múltiples armazones de pistola, empuñaduras y otras piezas que, adjuntado con el resto de partes metálicas de armas intervenidas, irían destinadas al ensamblaje de armas terminadas. Para ello del mismo modo disponía de varios envases de resina para impresión tres dimensiones y de bobinas de filamentos PLA, que son la materia prima usada para su fabricación.

El detenido, que carecía de licencia de armas y por consiguiente se encontraba impedido para conseguir en un lugar autorizado las municiones que precisaba para las armas que fabricaba y tenía ilegalmente, asimismo se dedicaba a la fabricación casera de esta munición, para lo que tenía instalado un taller en un estacionamiento cerrado en los sótanos de un edificio próximo, donde tenía instalados bancos de trabajo con tres máquinas de recarga de cartuchería, cientos y cientos de vainas vacías, proyectiles, pistones (fulminantes) y pólvora para la fabricación casera de munición de los calibres 45 ACP, 6,35 milésimas de segundo., 9 mm parabellum, 44 magnum y 223 Remington, alguno de ellos clasificado como calibre de guerra.

Del registro efectuado en el estacionamiento se intervino cerca de 400 cartuchos ahora finalizados y cargados de los convocados calibres, preparados para ser utilizados. Dada la proporción de munición no se desecha que una parte de la que fabricaba la dedicara a su venta ilegal a terceras personas.

La operación fué creada por la Jefatura de Información (UCE 3) de la Guardia Civil con el acompañamiento del Grupo de Información de la Comandancia de Bizkaia, el Grupo de Desactivación de Explosivos (GEDEX) de Bizkaia y Gipuzkoa, el Grupo de Acción Rápida (GAR) y el Servicio Cinológico (perros detectores de armas y explosivos).

Más información

Detenido por crear armas con una impresora tres dimensiones en su vivienda en Bermeo