• jueves 2 de febrero del 2023

El exsecretario general de UGT Nicolás Redondo recibe el último adiós en el Cementerio Civil de La Almudena

img

Sánchez, Feijóo, Alfonso Guerra, Patxi López, Cándido Méndez y Martín Villa, entre aquéllos que han acudido a despedirle a la capilla candente

MADRID, 5 Ene.

El exsecretario general de UGT Nicolás Redondo Urbieta, fallecido ayer a los 95 años, fué sepultado este jueves en el Cementerio Civil de La Almudena. El cortejo fúnebre partió sobre las 12.00 horas desde la sede de UGT en Madrid, donde ayer se instaló su capilla candente.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha despedido al exsecretario general del sindicato Nicolás Redondo, y le ha recordado en su entierro como un hombre "congruente" que estuvo "con y para los trabajadores".

En su intervención en el Cementerio Civil de La Almudena, Álvarez ha repasado la trayectoria profesional, sindical y política de Redondo, desde sus torturas a lo largo de la dictadura a su trabajo por la unidad sindical.

"Nicolás nos deja una herencia que el día de hoy ahora forma una parte del día a día del quehacer del sindicalismo en España. Él es el padre de la autonomía sindical, se puede charlar bastante de autonomía sindical, de independencia sindical, se puede declarar en todos y cada uno de los estatutos de todas y cada una de las organizaciones... pero Nicolás Redondo logró algo mucho más: la practicó", ha subrayado el secretario general de UGT.

Álvarez ha abundado en la faceta sindical de Redondo, "el forjador" de una unidad sindical que se ejerce "prácticamente en única" en España.

"Trajo éxitos tan esenciales como la huelga general del 14 de diciembre de 1988, que cambió finalmente el sistema de desempeño de este país y que trajo muy importantes logros para los trabajadores", ha añadido.

También se ha referido a su tarea como diputado del PSOE y, nuevamente, a su "congruencia" como político. "No vaciló en votar 'no' en el Congreso de los Diputados, en dejar el acta de diputado en el momento en que pensaba que ese trabajo no era un trabajo que favoreciera los intereses de los trabajadores", dijo Álvarez, en referencia a la renuncia de Redondo en 1987 tras votar en oposición a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 1988.

A su capilla candente se aproximaron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, que iba acompañado del secretario de Política Municipal del PP, Pedro Rollán; el representante del Grupo Socialista en el Congreso, Patxi López; el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, o el secretario general de CCOO, Unai Sordo, entre otros muchos.

También ha acudido el vicepresidente madrileño, Enrique Ossorio y el exsecretario general de UGT, Cándido Méndez y Rodolfo Martín Villa, que fue vicepresidente del Gobierno con Leopoldo Calvo Sotelo y ocupó múltiples ministerios a lo largo de la Transición.

Entre las personalidades que visitaron la sede de asimismo estuvieron los exsecretarios en general de CC.OO. Ignacio Fernández Toxo y Antonio Gutiérrez, el exdiputado de la Asamblea de Madrid por el PSOE Ángel Gabilondo o el padre Ángel, entre otros muchos.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, asimismo asistió a la capilla candente para despedir a "entre las huellas escenciales de la UGT y del sindicalismo de este país".

"Fue valeroso. Siempre se atrevió a decir lo que creía y a pelear por aquellas cosas en las que creía. Ha sido congruente, de las realmente pocas personas que su congruencia le llevó a tomar resoluciones en los instantes claves de este país", ha dicho Álvarez a los medios.

Durante la tarde del miércoles asimismo se aproximó hasta la capilla candente el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, que elogió la tarea de Redondo en "en la forja de la unidad sindical en España", y se refirió a la "mítica huelga del 14 de diciembre de 1988" contra el Gobierno de Felipe González.

"Ha sido un líder en el sindicalismo español de la segunda mitad del siglo XX y un hombre del que yo resaltaría su colosal congruencia y su método propio", añadió.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, comentó en Twitter que Redondo dejaba "atrás una vida consagrada a la defensa de la gente trabajadoras, las libertades y la democracia".

Díaz se despidió en las redes de un "sindicalista increíble al que este país le va a estar siempre y en todo momento complacido".

Por su parte, la representante del Gobierno y ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, resaltó el deber del sindicalista y su generación, que hicieron "todo lo que es posible" a fin de que hoy día el día de hoy se logren gozar derechos y libertades.

El PSOE asimismo mandó su "aprecio" a familiares y allegados por el fallecimiento de un "socialista y hombre que dedicó su historia a la pelea por los derechos de los trabajadores y de la ciudadanía".

En exactamente la misma línea, el candidato socialista a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, se refirió a Nicolás Redondo como un "referente de la defensa de los derechos y la dignidad de los trabajadores" del país.

También el exdiputado socialista por Madrid y letrado de UGT, Manuel de la Rocha, lamentó la desaparición de quien fuera secretario general de UGT y "enorme dirigente obrero, defensor de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, referente del socialismo español".

Los hombres de negocios españoles asimismo manifestaron sus condolencias por la desaparición del exsecretario general de UGT, una "persona clave en la Transición, la modernización de los sindicatos y el impulso al Diálogo Social", que contribuyó a crear "un país democrático, abierto y moderno".

El secretario general de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, coincidió en que Redondo "asistió a impulsar un Diálogo Social que es primordial para la seguridad y prosperidad" de España.

El histórico líder sindicalista de UGT, fallecido la pasada noche a los 95 años, fue secretario general del sindicato entre 1976 y 1994. Nacido en Baracaldo, Vizcaya, en 1927, fue un histórico sindicalista y político español.

Su padre, Nicolás Redondo Blanco, trabajador de los Altos Hornos, ahora era componente del PSOE y de UGT en 1915, y tras la Guerra Civil lo condenaron a muerte, pero le conmutaron la pena por 30 años de prisión, de los que cumplió seis en El Puerto de Santa María (Cádiz).

A los diez años, en 1937, fue evacuado adjuntado con otros pequeños vascos en el buque 'La Habana' y llevado a Burdeos (Francia), donde le recogió una familia minera de Herault de origen español, con la que convivió hasta 1940. Reclamado por su familia al término de la Guerra Civil Española, en 1940 regresó al país. En 1942, asistió a la Naval de Sestao en calidad de aprendiz de oficial ajustador.

Este obrero metalúrgico se inscribió al PSOE y a UGT en 1945. Así arrancó una biografía sindical de muy largo paseo, que alcanzó la primera línea pública en 1976. Fue detenido y procesado por el régimen de Francisco Franco en varias oportunidades (hasta seis ocasiones) gracias a sus ocupaciones políticas y sindicales. Fue desterrado a Las Hurdes en 1967.

El 18 de abril de 1976 fue escogido secretario general de la UGT en el 30 Congreso de la central sindical socialista. Dos años antes había renunciado a dirigir el PSOE en el congreso de Suresnes. Fue escogido diputado del PSOE por Vizcaya en 1977, 1979, 1982 y 1986. En 1987 renunció a su escaño tras votar en oposición a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 1988. Convocó al lado de CC.OO. la huelga general del 14 de diciembre de 1988 y 2 huelgas en general mucho más en el mes de junio de 1992 y enero de 1994.

El diez de abril de 1994, en el momento en que su hijo Nicolás Redondo Terreros lideraba el PSE-EE, en el 36 Congreso, dejó paso a Cándido Méndez como secretario general de la UGT y se retiró de toda actividad política y sindical.

Más información

El exsecretario general de UGT Nicolás Redondo recibe el último adiós en el Cementerio Civil de La Almudena