Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

El Guggenheim se prepara para un cambio de dirección en un momento óptimo y con una salud envidiable, según Vidarte.

El Guggenheim se prepara para un cambio de dirección en un momento óptimo y con una salud envidiable, según Vidarte.

El tan esperado proceso de selección para el próximo director del Museo Guggenheim Bilbao se abrirá el 3 de junio, con la expectativa de contar con una candidatura listo para el mes de octubre.

BILBAO, 21 de mayo.

Juan Ignacio Vidarte, el director general del Museo Guggenheim Bilbao, ha afirmado que el museo se encuentra en un momento oportuno para afrontar el relevo en su dirección, después de casi tres décadas, gracias a su "salud extraordinaria". El proceso de selección será impulsado el 3 de junio con la ayuda de una empresa internacional especializada, con la meta de tener un candidato definido para octubre.

Vidarte anunció su intención de finalizar sus responsabilidades como director general este año durante la reunión del Patronato en Bilbao el pasado lunes. Con esta decisión, pone fin a una trayectoria de 32 años desde que en 1992 asumió el cargo de director del Consorcio encargado de establecer el Museo Guggenheim Bilbao, convirtiéndose en 1996 en su primer y único director general hasta la fecha.

El director del Guggenheim explicó detalladamente su decisión en una conferencia realizada este martes en el propio museo, revelando que la tomó de forma racional a pesar de que, emocionalmente, sentía la necesidad de continuar.

Aunque había estado reflexionando sobre este cambio desde el 20º aniversario del Guggenheim Bilbao en 2017, la decisión se vio afectada por la complicada situación generada por la pandemia de COVID-19 y la salida de Richard Armstrong como director de la Fundación en Nueva York.

Por último, Vidarte ha confirmado que el proceso de transición en la dirección se realizará en un momento oportuno en el que el museo goza de una "salud extraordinaria", con un número récord de visitantes el año anterior (1.324.000) y un 2024 que ha comenzado de manera prometedora.

"Estos cambios son completamente normales en la vida de cualquier institución en crecimiento, y es preferible realizarlos cuando la situación es favorable", comentó Juan Ignacio Vidarte, asumiendo la responsabilidad de facilitar la "transición hacia una nueva etapa" en el museo.

El director general del Guggenheim presentará su decisión al Patronato de la Fundación Guggenheim en Nueva York el próximo 30 de mayo, dando inicio al proceso de selección a partir del 3 de junio. El Patronato ha designado un comité de selección para el proceso, el cual contará con el apoyo de una empresa internacional con sede en Berlín, especializada en seleccionar equipos directivos en el ámbito cultural y museístico.

Se estima que, idealmente, para mediados de octubre se haya seleccionado un candidato que pueda ser presentado al Patronato para su aprobación, según adelantó Vidarte.

Una vez concluido el proceso, Vidarte continuará ligado al museo como director emérito, con funciones no ejecutivas pero participación en el Patronato, y mantendrá sus actuales responsabilidades como director de Estrategia en la Fundación Guggenheim.

El director general del Guggenheim expresó su profundo agradecimiento por el apoyo recibido de todos los sectores del museo, destacando la importancia de la colaboración público-privada y el equipo profesional que conforma sus pilares.

Vidarte se despide satisfecho de lo logrado de manera conjunta en el museo, al cual llegó como un "outsider" y se convirtió, con el tiempo, en el director más veterano de los museos estatales.

Entre los logros artísticos, Vidarte resaltó la decisión audaz de encargar la obra 'Materia del tiempo' de Richard Serra, que significó un avance cualitativo para el museo. Aunque se va con la "espinita clavada" de no haber logrado exponer el 'Guernica' de manera temporal en el marco de la inauguración del museo.

En cuanto al perfil del futuro director, Vidarte considera que deberá poseer un alto nivel de cualificación y experiencia profesional, así como encontrarse en una etapa de su carrera lo suficientemente larga como para desarrollar un proyecto a largo plazo en el museo.

Además, deberá tener afinidad con los valores institucionales y familiaridad con el contexto y la arquitectura del museo, ya que el Guggenheim es un embajador de la ciudad y el país en el mundo.

A pesar de que el conocimiento del euskera es importante, no será un requisito excluyente para la selección del nuevo director, y el proyecto de ampliación a Urdaibai no condicionará la elección.

En relación al proyecto de ampliación, Vidarte recordó que es estratégico para el museo pero aún no se ha obtenido el consenso institucional necesario para llevarlo a cabo.