Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Estafador recopila más de 55.000 euros en páginas webs fraudulentas, dejando a 233 víctimas perjudicadas.

Estafador recopila más de 55.000 euros en páginas webs fraudulentas, dejando a 233 víctimas perjudicadas.

Un hombre acusado de estafar más de 55.000 euros mediante páginas webs fraudulentas ha sido detenido en Alicante. Se le atribuye suplantar la identidad de 61 personas y siete empresas. Hasta ahora, se ha identificado a 233 víctimas en diferentes partes del país. La operación, conocida como Zenigata, continúa abierta y el arrestado ha sido ingresado en prisión provisional.

La investigación comenzó en enero del año pasado después de que se recibiera la denuncia de una persona en Bizkaia que compró una consola de videojuegos por Internet pero nunca recibió el producto. La operación ha sido desarrollada por el Equipo @ y EDITE de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de Bizkaia, con la colaboración de la USECIC de la Comandancia de la Guardia Civil de Alicante. El caso está dirigido por el Juzgado de Instrucción nº 6 de Bilbao.

El detenido, que llevaba más de una década huido de la justicia, enfrenta cargos por estafa, usurpación del estado civil, blanqueo de capitales y contra la propiedad industrial. Durante las investigaciones, se descubrió que utilizaba cuentas bancarias a nombre de terceras personas sin su consentimiento y recibía pagos a través de una conocida aplicación de pago telefónico. En su domicilio y trastero en Alicante, se encontraron numerosos objetos relacionados con las estafas, incluyendo teléfonos móviles, cámaras de vigilancia, discos duros y dinero en efectivo.

La Guardia Civil ha logrado identificar a 233 víctimas en todo el país, y se espera que se identifiquen más tras la difusión de la operación. Además, se descubrió que el detenido suplantaba la identidad de las personas y empresas afectadas, utilizando su imagen corporativa y desviando las búsquedas en Internet hacia las páginas fraudulentas. Según las autoridades, se estima que las estafas generaron alrededor de 55.000 euros durante el periodo analizado, pero es probable que la cantidad total sea mucho mayor.

El arrestado tiene una larga trayectoria en la comisión de estos delitos y llevaba una década viviendo únicamente de los beneficios obtenidos de sus estafas. Tomaba numerosas precauciones para evitar ser localizado, como no tener servicios a su nombre, no aparecer en el padrón municipal y transportar los teléfonos móviles en bolsas inhibidoras.

Desde la Guardia Civil, se anima a los ciudadanos a tener precaución al realizar compras por Internet y a denunciar cualquier estafa, incluso si el importe es bajo. La cibercriminalidad ha aumentado de forma significativa en los últimos años y se ha convertido en un desafío para las autoridades. En respuesta a esta situación, la Guardia Civil ha fortalecido sus capacidades y cuenta con personal especializado en el combate de estos delitos.