• domingo 25 de septiembre del 2022

Estudian en Gipuzkoa una red que asistía a extranjeros a aprobar el teorético de tráfico por entre 2.000 y 4.000 euros

img

A través de gadgets electrónicos ocultos en prendas, los examinados recibían las respuestas desde el exterior de las salas

SAN SEBASTIÁN, 31 Ago.

La Policía Nacional de San Sebastián inspecciona a una red estructurada encargada de contribuir a aprobar los exámenes teóricos de conducción a ciudadanos extranjeros a los que cobraban entre 2.000 y 4.000 euros. Los examinados empleaban gadgets electrónicos ocultos en prendas, donde recibían las respuestas facilitadas por un integrante de la organización que estaba fuera del rincón de las pruebas.

A través de un aviso, la Delegación de Gobierno del País Vasco informó de que los examinados, habitualmente, carecían del nivel de conocimiento de español preciso para lograr responder las cuestiones que conforman las pruebas que dan ingreso a los convocados privilegios.

Las pesquisas brindaron comienzo hace múltiples meses en el momento en que, tanto gobernantes de la Jefatura Provincial de Tráfico de Gipuzkoa, como mediante controles completados por agentes de la Policía Nacional en las sedes de examen, se advirtió "un aumento importante" en el número de solicitantes que hacían empleo engañoso de gadgets electrónicos para sobrepasar las pruebas teóricas de conducción.

Por ello, se estableció un operativo que permitió saber que dicho gadgets (teléfonos móviles inteligentes, cámaras, altífonos intra auriculares o antenas) eran adheridos o cosidos al interior de prendas de ropa que una organización facilitaba a los solicitantes, siendo de esta manera disimulados de tal manera que, prácticamente, "los hacía indetectables por los examinadores" han explicado. Así, por medio de estos plataformas, terceras personas, que estaban en el exterior, les facilitaban las respuestas correctas.

La investigación asimismo permitió entender que, solo en Gipuzkoa, el número de determinados intentando de efectuar sus exámenes de forma fraudulenta superó la docena en los tres últimos meses.

También se ha podido saber que, en lugar de estos servicios, esta organización cobraba entre 2.000 y 4.000 euros, lo que "da iniciativa de los ilegales provecho generados y del peligro que supone esta práctica para la seguridad vial", al hacer más simple la conducción de automóviles a personas sin los entendimientos teóricos precisos para un manejo seguro en la vía pública.

La operación, que continúa abierta, ha permitido hasta el día de hoy la detención de un primer integrante de la organización, un ciudadano pakistaní solicitado de dar los medios profesionales y gadgets móviles inteligentes a 4 ciudadanos extranjeros presentados a examen, tal como de su traslado hasta Gipuzkoa, puesto que procedían de otras provincias.

En cuanto a las responsabilidades de los clientes, la Dirección General de Tráfico prevé multas de hasta 500 euros y la prohibición de presentarse nuevamente a las pruebas en un periodo de tiempo de seis meses.