Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Euskadi descubre 41 municipios en situación de tensión de alquiler, 24 de ellos completamente afectados.

Euskadi descubre 41 municipios en situación de tensión de alquiler, 24 de ellos completamente afectados.

El Gobierno Vasco ha revelado que el 54% de la población vasca, alrededor de 1,2 millones de personas, vive en un mercado residencial que podría estar bajo tensión. Según un informe elaborado por el Observatorio Vasco de la Vivienda, se han identificado 41 municipios de los 251 existentes en la región que podrían declararse zonas tensionadas en relación con el alquiler.

El viceconsejero de Vivienda, Pedro Jauregui, y el director de Planificación y Procesos Operativos de Vivienda, Mario Yoldi, han anunciado el proceso que se seguirá para solicitar dicha declaración. El Departamento de Vivienda ya ha enviado a todos los ayuntamientos con distritos susceptibles una guía para solicitar la declaración y el protocolo para iniciar el expediente.

Jauregi ha resaltado que la declaración de zona tensionada no es obligatoria, sino una opción para aquellos municipios que así lo deseen. La norma no impone, habilita, y requiere una petición formal por parte del Ayuntamiento interesado.

El informe del Observatorio de la Vivienda se basa en dos criterios definidos por la Ley de Vivienda 12/2023 aprobada por el Gobierno Central: un incremento del precio superior al IPC más tres puntos entre 2017 y 2022 (17% en Euskadi) y que la carga media de los gastos de la vivienda supere el 30% de la renta media de los hogares.

La declaración se realizará a petición de los ayuntamientos y requerirá una memoria justificativa con datos objetivos que demuestren un riesgo especial de escasez de viviendas. Para ello, se deberán incluir indicadores de precios de alquiler y venta, su evolución, y los indicadores de renta disponible en los hogares, entre otros.

Asimismo, se deberá presentar un plan de acción a tres años que busque corregir los desequilibrios en el mercado de la vivienda. Este plan incluirá colaboración entre administraciones y el sector privado para estimular la oferta de viviendas asequibles, ayudas específicas o medidas de financiación para contener o reducir los precios de alquiler o venta, y incentivos fiscales.

Una vez declaradas como zonas tensionadas, estas áreas conservarán su estatus durante tres años, prorrogables anualmente, siempre y cuando las circunstancias que motivaron la declaración persistan y se demuestren las acciones implementadas para mejorar la situación.

En cuanto a los requisitos para los afectados, se establecen diferentes medidas según su perfil. Los arrendatarios que finalizan su contrato tendrán la posibilidad de una prórroga extraordinaria anual en los mismos términos y condiciones del contrato anterior, con un máximo de tres prórrogas.

Para nuevas personas arrendatarias, se limitará el precio del alquiler a la renta del contrato anterior, con una cláusula de actualización anual que permitirá ciertos incrementos adicionales según lo establecido por ley.

Los arrendatarios de una vivienda que no ha sido alquilada en los últimos cinco años no podrán exceder el límite máximo aplicable según los índices de precios de referencia.

Finalmente, para los llamados grandes tenedores, si la memoria lo justifica, se reducirá el número de viviendas que poseen antes de que se les aplique el límite máximo según los índices de precios de referencia.

Según el análisis del Observatorio, ninguno de los tres principales distritos de las capitales vascas se vería afectado en su totalidad por la declaración. Sin embargo, gran parte de los distritos de Bilbao y San Sebastián, así como la mayoría de la zona metropolitana de estas ciudades, podrían ser declarados como zonas tensionadas.

En Gipuzkoa, 15 de los 20 municipios que recibirían la declaración de zona tensionada lo harían debido a la alta renta media de alquiler en la región. Entre ellos se encuentran Donostia e Irun, así como Azkoitia, Arrasate, Tolosa, Zarautz, y otros.

Por otro lado, en Bizkaia, 19 municipios podrían solicitar la declaración, de los cuales ocho podrían hacerlo en su totalidad. Entre estos municipios se encuentran Barakaldo, Basauri, Berango, Etxebarri, Santurtzi, Sestao, Sondika y Urduliz.

En ambos territorios, varios municipios han presentado solicitudes en forma de mociones aprobadas para acogerse a la declaración de zonas tensionadas.