• sábado 24 de septiembre del 2022

Euskadi expone un incremento "masivo" del autoconsumo de renovables en la industria y la interrumpibilidad de suministro

img

El Gobierno Vasco afirma que los objetivos de ahorro energético de la UE necesitan de medidas "radicales"

VITORIA, 12 Ago.

El Gobierno Vasco se ha fijado la meta de impulsar un aumento "masivo" del autoconsumo de energías renovables en la industria y de detallar un mecanismo de 'interrumpibilidad' --una medida que pedirá al Ejecutivo central siendo una cuestión de rivalidad estatal-- para intentar ofrecer contestación al "increíble reto" que expone la "radical" reducción en el consumo de gas que pide la Unión Europea frente los presentes inconvenientes de suministro.

Estas medidas se recogen en el boceto del 'Plan de Contingencia Energética' de Euskadi anunciado este viernes por la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia.

En un primer avance de este 'Plan de Contingencia Energética' dado a saber el pasado 29 de julio, el Gobierno Vasco argüía la necesidad de esta clase de medidas en que, "más allá de que es verdad que en Euskadi no se prevén restricciones de suministro de gas de cara al próximo otoño/invierno, sí se comprueba que esta situación nos irá a impactar, como poco, en el aumento del coste de este recurso, tal como en el aumento del precio de la energía por norma general".

En este contexto, desde el Gobierno Vasco ahora se advirtió entonces de que la "alarma energética" planteada por los inconvenientes de suministro y de encarecimiento del gas en la Unión Europea "nos pide contribuir el día de hoy a la reducción del consumo de gas y de energía, a fin de accionar a tiempo para reducir tensionamientos en el otoño/invierno".

La presentación del avance sobre el plan energético de Euskadi, que proponía sugerencias sin carácter obligación, se causó solamente un par de días antes que el Gobierno central aprobase, el 1 de agosto, un primer bulto de medidas de ahorro y eficacia energética.

Las medidas aprobadas por el Ejecutivo español, que en un caso así sí son de carácter obligación y afectan a todo el Estado, tienen dentro la obligatoriedad de limitar a 27 grados la utilización del aire acondicionado en verano, tal como de fijar en un máximo de 19 grados la calefacción en invierno, en ciertos inmuebles públicos, espacios comerciales, infraestructuras de transporte, o locales culturales y hoteles.

(Va a haber ampliación)