• miércoles 07 de diciembre del 2022

Euskadi implanta el Expediente Judicial Electrónico en lo Contencioso y lo Popular, y el desarrollo acabará en 2023

img

El plan de sedes judiciales se extenderá hasta 2030 y también incluye la apertura del nuevo Palacio de Justicia del edificio Mapfre en 2025

BILBAO, 5 Oct.

Euskadi ha implementado ahora el Expediente Judicial Electrónico en toda la Jurisdicción Contencioso-administrativa y el viernes próximo se extenderá al orden Popular. Este desarrollo, que dejará remover completamente el papel en los procesos, acabará en 2023, en el momento en que su implantación va a ser "total".

Así lo explicó la consejera de Justicia, Beatriz Artolazabal, a lo largo de la presentación en Bilbao a los agentes judiciales y sociales del Plan Estratégico de la Justicia en la Comunidad Autónoma 2022-2028, que contempla, por ejemplo actuaciones, un plan de sedes judiciales hasta 2030 y también incluye la puesta en marcha en 2025 del nuevo Palacio de Justicia del edificio Mapfre.

La sede del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha acogido este miércoles por la mañana la día llamada "Una Justicia con todos y para todos: nuestra justicia", que ha reunido a distintas agentes del ámbito judicial, a quienes la consejera ha anunciado el Plan Estratégico de Justicia, al lado del presidente del Tribunal Vasco, Iñaki Subijana, la Fiscal Superior del País Vasco, Carmen Adán, y de la Secretaria del TSJPV, Blanca Rosa Barbero.

"Este plan establece nuestra plan de actuación para los próximos años de lo que van a ser los primordiales desafíos y actuaciones del Gobierno Vasco en el ámbito de la Justicia", explicó la consejera al comienzo de su
intervención.

Un centenar de personas ha asistido a la día en representación de los distintos ámbitos judiciales y sociales como la Judicatura, la Fiscalía, la Abogacía, el Instituto Vasco de Medicina Forense, el Servicio de Atención a la Víctima y el área sindical, entre otros muchos.

Beatriz Artolazabal ha señalado que, con este Plan --que incorporará con una inversión de 1.500 millones de euros y afectará a las de 3.000 expertos-- se da contestación al deber 97 del programa del Gobierno Vasco para esta legislatura.

En este sentido, ha señalado que este emprendimiento estratégico de Justicia establecerá los factores "para crear una Justicia mucho más ágil, eficiente y digitalizada, centrada en la gente". Además, ha subrayado que entre las primordiales líneas es el Plan de Sedes Judiciales que tiene como propósito "tener inmuebles judiciales, instalaciones y elementos materiales que den contestación a las pretensiones del servicio y respondan a su función, siendo seguros, alcanzables, sostenibles, funcionales y agradables".

En esta línea, Artolazabal se ha referido al emprendimiento 'Mucho más espacios', en el que su Departamento transporta tiempo haciendo un trabajo, y cuyo mayor exponente fué la adquisición del edificio popular como sede de Mapfre, en Bilbao. "Tras saber sus usos futuros en el conjunto de trabajo desarrollado, últimamente hemos adjudicado la redacción del emprendimiento de proyectos, que nos entregarán a fines de año", ha añadido.

En principio, su intención es que las proyectos se liciten y adjudiquen adelantado 2023 y que la ejecución esté terminada y el edificio se logre ocupar finalizando 2025. El Plan de Sedes Judiciales asimismo contempla un calendario de actuaciones en las edificaciones judiciales hasta 2030.

"Planificaremos actuaciones a través de ejecución de proyectos novedosas, reformas o rehabilitaciones, atendiendo al nuevo marco normativo que provocará ciertos cambios organizativos y de actividad", anunció la consejera, quien asimismo ha citado el emprendimiento a fin de que todos las edificaciones de Justicia "sean sostenibles energéticamente".

Artolazabal puso en valor que el Plan Estratégico de Justicia 2022-2028 obtuvo un extenso consenso. "Partiendo de una situación bien difícil, con un marco competencial complejo, con múltiples actores competenciales, puedo asegurar que la elaboración de este plan fué una experiencia que ha sumado y prosigue sumando", explicó.

Para ello, se ha cooperado con Judicatura, la Fiscalía, el Instituto Vasco de Medicina Legal, personas correspondientes a los cuerpos de Gestión, Tramitación y Auxilio y diferentes equipos de la Viceconsejería de Justicia.

Además, según ha manifestado, se realizaron sesiones presenciales con representantes de la Abogacía, jura y graduados y graduadas sociales, y investigaciones de contraste con representantes de la ciudadanía, víctimas, asociaciones y institutos representativos de los distintos operadores jurídicos, y de representantes institucionales, sociales y
otros agentes importantes del sistema de Justicia.

La consejera ha destacado que entre las líneas estratégicas del Plan de Justicia transporta el título de 'Sumando por la Justicia', por el hecho de que se precisa "prosperar los mecanismos con los que las distintas gestiones y operadores jurídicos ayudan y complementan sacrificios para prosperar la prestación del servicio".

Algunos de los proyectos mucho más importantes son la optimización de la articulación institucional, dinamización de la relación entre los agentes judiciales, y la estructuración y puesta en marcha de
conjuntos de trabajo con distintas ámbitos como Educación, Seguridad, Políticas Sociales o víctimas, entre otros muchos.

En lo relacionado al reto digital, Beatriz Artolazabal ha asegurado que se prosigue haciendo un trabajo en la implantación del Expediente Judicial Electrónico en el nuevo servicio Avantius, "entre las piedras angulares para el buen desempeño presente y futuro de la Justicia vasca".

En este sentido, informó de que este ahora está implementado en toda la jurisdicción Contencioso-Administrativa y que el próximo
viernes se extenderá al orden Popular. La implantación total está sosprechada para marzo de 2023.

"Entendemos que en todo el desarrollo se generarán incidencias y disfunciones similares con un cambio tan profundo y con la precisa coexistencia temporal con el sistema previo. En este instante crítico, desea solicitaros vuestra entendimiento y una esfuerzo agregada de acompañamiento y asistencia", dijo a los presentes.

Por su parte, Iñaki Subijana ha centrado su intervención en 2 líneas del plan: una, la que debe ver "con una Justicia comprensible, que sea rápida y predecible"; y seguidamente, la de la Justicia restaurativa.

A su juicio, esto pide "un cambio cultural y formativo". "Hay que hacer ahora la civilización de que se logren solucionar los enfrentamientos de diferente forma", aseguró. También ha señalado que es un modele de justicia aplicable a todos y cada uno de los órdenes jurídicos, si bien en un comienzo se haya creado en la jurisdicción Penal y en ciertos elementos en el orden familiar.

Carmen Adán apostó por el trabajo de equipos multidisciplinares en la Administración, más que nada para la atención a los mucho más atacables. Además, ha letrado por "tender puentes" entre todas y cada una la gente y colectivos implicados en el momento de ofrecer el servicio público. "No somos islas", ha asegurado.

La Fiscal Superior asimismo puso en acento en promover la participación de la ciudadanía si se quiere que esta considere que la Administración de Justicia "tiene un valor público", aparte de impulsar la transparencia y la coordinación.

Asimismo, ha aceptado que la justicia digital y la puesta en marcha de otras reglas contempladas en el Plan Estratégico "darán inconvenientes", pero hay que afrontarlos y "tienen que ser útil para seguir y prosperar".

Tras acabar la presentación, el acercamiento ha proseguido con una charla de José Ramón Chaves, magistrado experto en lo Contencioso-Administrativo. Posteriormente, se ha festejado una mesa redonda moderada por la viceconsejera de Justicia, Ana Agirre, donde participaron Antón María Echevarrieta, presidente del Consejo Vasco de la Abogacía; Pablo Bustamante, presidente del Consejo Vasco de Procuradores, y Guillermo Gumb, presidente del Consejo Vasco de Graduados Sociales.

Más información

Euskadi implanta el Expediente Judicial Electrónico en lo Contencioso y lo Popular, y el desarrollo acabará en 2023