• jueves 9 de febrero del 2023

Fiscalía solicita penas de entre 14 y 34 años de prisión para los acusados en el juicio por abusos de menores en Álava

img

Los hechos se generaron en el año 2016 y dañaron a siete menores de edad, 2 de ellos tutelados por la Diputación en el centro Sansoheta

VITORIA, 3 Oct.

La Fiscalía ha pedido para los seis acusados en la situacion de abuso y corrupción de menores en Álava, penas de prisión de entre 14 y 34 años y seis meses por delitos de corrupción de menores, abuso sexual, exhibición de pornografía frente menores y delitos contra la salud pública.

La Audiencia Provincial de Álava ha acogido este lunes la última sesión del juicio por estos sucesos, que se generaron en el año 2016 y que dañaron a siete menores de edad, 2 de ellos tutelados por la Diputación Foral en el centro de Sansoheta (Álava).

El juicio empezó la semana anterior con diez acusados por delitos de corrupción de menores, abuso sexual, exhibición de pornografía frente menores y delitos contra la salud pública. Durante la semana anterior, 4 de los acusados reconocieron los hechos y alcanzaron un convenio con las acusaciones, por el que van a ser condenados a penas que de entre uno y 13 años de prisión.

Los otros seis acusados han continuado siendo juzgados en tanto que sostienen que ignoraban que la gente a las que pagaban por sexo y con las que contactaban mediante una página de mayores, eran menores. Las defensas han insistido en la día de este lunes en que los acusados no conocían que eran menores, lo que piensan que les exonera de los delitos. Además, defienden como mitigantes dilaciones incorrectas y reparación del daño.

La Fiscalía ha pedido penas para los seis acusados de entre 14 años y 34 años y seis meses, al tiempo que la acusación habitual ejercida por la Asociación Clara Campoamor ha pedido condenas de entre 30 años y seis meses, y de 47 años y 3 meses.

En la presentación de las conclusiones, la fiscal aseguró que los acusados compartieron con los menores contenido sexual y encuentros sexuales en lugar de dinero, y no confirmaron que fuesen mayores de edad. "Absolutamente nadie tomó la mucho más mínima precaución y la mucho más mínima precaución es soliciar el DNI", ha subrayado antes de garantizar que su apariencia físico era de unos "críos".

Además, ha señalado entre las fotografías de los menores encontrada en varios de los teléfonos de los acusados para apuntar que es "irrealizable" que se considere que esa fotografía sea correcto a un joven de 18 años.

También ha señalado que en las diálogos de teléfono y por correo de los acusados con las víctimas el contenido era sexual, sobre prácticas sexuales y de los costos a abonar por ellas con "reales regateos".

La día empezó con la declaración como testigo de un ertzaina que examinó el contenido de los teléfonos móviles inteligentes de acusados y víctimas, tal como de los psicólogos y trabajadores sociales que realizaron los reportes periciales tras estar con las víctimas.

Los especialistas fueron preguntados por la situación de 2 de los menores. En su intervención a cuestiones de la fiscalía y defensa, han señalado la situación de puerta de inseguridad de uno, que "no tenía aptitud para medir las secuelas de sus actos por su edad" -15 años--, y que los realizó para "hallar dinero".

No obstante, han correcto que en la situacion de otro de los menores, el propósito de sus prácticas era "examinar su sexualidad a través de las comunidades", sin saber la "situación de asimetría con los acusados".

Además, si bien en un inicio declaró que no tenía "sensación de ser violentado", en el momento en que su ambiente le advirtió de que no era una conducta "normalizada", le logró ser siendo consciente de que "no eran relaciones de igual a igual", y de los peligros que se encontraba tomando con exactamente las mismas. Por ello, desarrolló sentimientos de responsabilidad por la influencia de sus actos en sus progenitores

Asimismo, han señalado que "los dos pensaban que eran capaces de poner límites sobre la gente que les están hiriendo", puesto que frente a la "relación asimétrica" que sostenían con la gente que les pagaban por sostener relaciones íntimas, consideraban "tener el control" por el hecho de que recibían dinero, conseguían un beneficio económico.

(Va a haber ampliación)

Más información

Fiscalía solicita penas de entre 14 y 34 años de prisión para los acusados en el juicio por abusos de menores en Álava