• sábado 24 de septiembre del 2022

Gobierno Vasco trabaja en un protocolo de actuación ordenada frente a las demandas por pinchazos a jóvenes

img

Artolazabal piensa que "es una exclusiva forma de crueldad contra las mujeres y no puede sospechar un retroceso en libertades ni una vuelta al temor"

BILBAO, 2 Ago.

El Gobierno Vasco trabaja en un protocolo de actuación ordenada
para llevar a cabo en frente de las demandas por pinchazos a jóvenes registradas a lo largo de los últimos días en Euskadi, que se levantan a 12. A lo largo de este lunes, el Ejecutivo festeja asambleas expertos con representantes de la Judicatura -Juzgados de Guardia eminentemente-, tal como de Salud, Seguridad y Justicia, a través del Instituto Vasco de Medicina Legal (IVML) con este propósito.

El Departamento de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales informó, en un aviso, que la intención es realizar un protocolo de actuación y unificar los pasos "a fin de que la contestación sea traje y también instantánea frente a un fenómeno que generó una destacable preocupación en la sociedad vasca".

Sin embargo, como comprueban los especialistas y ha podido confirmar este lunes la consejera Beatriz Artolazabal, no hay perseverancia de que en la docena de demandas que hoy en día inspecciona la Ertzaintza se haya inoculado substancia tóxica alguna.

Por el instante, se prosigue haciendo un trabajo en detectar las motivaciones que tengan la posibilidad de estar tras los pinchazos registrados, más allá de que se ha desligado de cualquier demanda de agresión sexual.

En este sentido, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, hizo un llamamiento a "la tranquilidad y la prudencia", al paso que ha culpado "sin paliativos" lo que ha descrito como "una exclusiva forma crueldad hacia las mujeres, que, en ningún caso puede constituir un retroceso" en sus libertades y "una vuelta al temor, que es la auténtica amenaza".

En este sentido se expresó ayer, en el momento en que logró pública la actualización de la Guía para impulsar procesos locales de prevención de la crueldad machista a lo largo de las fiestas, un archivo que las instituciones vascas (diputaciones, Eudel, los departamentos Salud, Seguridad y también Igualdad, Justicia y Políticas Sociales y Emakunde han considerado "preciso comprobar y adecuar, dada la creciente preocupación frente a los pinchazos y probables agresiones con sumisión química".

Artolazabal ha defendido "el derecho a ser libres y a entretenerse" como deseen. "Las fiestas, la calle y la noche asimismo son nuestras", ha añadido.

La consejera volvió a instar, tanto a mujeres como a hombres, a transformarse en "agentes activos" en la defensa de la igualdad. En caso de sentir un pinchazo, dijo que, primeramente, hay que llamar al 112.

"La víctima no debe quedarse sola. Si siente que su estado de conciencia se ve perturbado, ha de ser conducida a un hospital, aparte de interponer la pertinente demanda frente a la Ertzaintza al objeto de que se genere una investigación", ha concluido.