Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Gran multitud participa en el emotivo Via Crucis Viviente de Balmaseda en Viernes Santo

Gran multitud participa en el emotivo Via Crucis Viviente de Balmaseda en Viernes Santo

La localidad vizcaína de Balmaseda ha recibido a miles de visitantes este Viernes Santo para presenciar su tradicional Via Crucis Viviente, donde los vecinos representan de manera fiel y dramática la pasión y muerte de Jesucristo al aire libre.

Tras la representación de la Última Cena el Jueves Santo por la noche, esta mañana se ha llevado a cabo el juicio ante Poncio Pilato y posteriormente el Via Crucis Viviente, bajo la amenaza de lluvia que finalmente solo apareció al final de la representación en forma de 'xirimiri' cuando Jesús era crucificado.

Los organizadores destacan que Balmaseda es la ciudad más antigua de Bizkaia y que conserva vestigios de su pasado monumental y tradiciones seculares que evidencian su extensa historia.

La representación del Via Crucis Viviente es una tradición que los habitantes de Balmaseda proclaman con orgullo y a la cual cada año se entrega un numeroso grupo de personas que participan en su organización y representación.

Esta representación es una fiel y dramática reflexión de la Pasión y Muerte de Jesucristo, donde los personajes principales se renuevan anualmente y actúan de forma desinteresada, incluyendo la dirección artística y técnica.

La Pasión de Balmaseda comenzó en la Plaza de San Severino el Jueves Santo y continuó en el Campo de las Monjas con tres partes diferenciadas: el juicio de Pilatos, el Via Crucis por el casco histórico y la crucifixión.

Además de la Pasión Viviente, los vecinos de Balmaseda mantienen la tradición de procesiones de pasos durante la Semana Santa, donde los romanos y penitentes encapuchados, descalzos y cargados con cruces participan.

En la Procesión del Entierro de este viernes, se unirán personajes del Via Crucis Viviente y la guardia romana escoltará en silencio sepulcral los pasos del Cristo del Cementerio y la Dolorosa hasta el cementerio.