• domingo 25 de septiembre del 2022

La planificación hidrológica 2022-27 del Gobierno Vasco contempla 900 millones de inversiones por las gestiones

img

El primer Plan Especial de Sequías tiene dentro un sistema de indicadores para el diagnóstico de la situación y medidas de administración

SAN SEBASTIÁN, 3 Ago.

La planificación hidrológica 2022-27 del Gobierno Vasco aprobada el pasado martes, contempla inversiones por el grupo de gestiones de 900 millones de euros, de los que unos 600 se corresponden con inversiones de las instituciones vascas.

La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, dió cuenta este miércoles, en la EDAR de la ciudad guipuzcoana de Aduna, de los recientes instrumentos de administración del agua para el periodo de tiempo 2022-2027 entre aquéllos que resaltan tres proyectos: el hidrológico, el de de administración de crecidas de agua y el primer plan particular de sequías de Euskadi, aprobados por el Consejo de Gobierno del Ejecutivo vasco el pasado martes.

Según ha señalado hablamos de instrumentos "estratégicos singularmente indispensables frente al viable tensionamiento de todo cuanto hace referencia al agua frente a los probables niveles de cambio climático".

Tapia ha recordado que "hace pocos meses" Euskadi ha afrontado "múltiples capítulos esenciales de crecidas de agua, los mucho más intensos de las últimas décadas" y en este momento "comienza a alcanzar en nuestro ambiente alguna preocupación por la sequía, que asimismo está comenzando a afectarnos en esos sistemas de abastecimiento con escasa o nula regulación, como es la situacion de Urdaibai, donde ahora se comenzó a utilizar el Plan Especial de Sequías".

"Estos fenómenos extremos, recurrentes, y que tienen la posibilidad de ser agravados por el cambio climático, recuerdan la necesidad de tener una correcta planificación hídrica administración del agua, que deje lograr la seguridad hídrica y la garantía del abastecimiento, guiadas por criterios de sostenibilidad y empleo eficiente del agua; prosperar la resiliencia frente crecidas de agua y sequías; y hallar el buen estado de las aguas", ha subrayado.

La consejera ha señalado que el Plan hidrológico del Gobierno Vasco "es el archivo central de la planificación hídrica" y tiene como propósito "hallar el buen estado de las aguas, según con los objetivos marcados por la Unión Europea en la Directiva Marco del Agua 2000/60/CE; lograr la seguridad hídrica y garantía del abastecimiento, guiadas por criterios de sostenibilidad y empleo eficiente del agua; y prosperar la resiliencia frente fenómenos extremos".

"El plan en este momento aprobado tiene dentro una renovada y actualizada normativa de app para la administración del agua y la previsión de inversiones de las diferentes gestiones eficientes (Gobierno Vasco, Diputaciones forales, entes administradores de abastecimiento y saneamiento y la Administración General del Estado principalmente) con relación a los convocados objetivos para el intérvalo de tiempo 2022-2027", ha apuntado.

En este contexto, ha mencionado ciertas inversiones dentro "para prosperar la calidad del agua en ciertas masas de agua que aún no alcanzan los estándares de Europa y prosperar los sistemas de saneamiento y depuración de aguas residuales, completando el déficit de infraestructuras que ya están".

Entre ellas ha señalado las inversiones en el saneamiento del Alto Nervión, que tienen dentro la construcción de las EDAR de Basaurbe (Laudio) y Markijana (Amurrio) y de su sistema de recolectores, con un precio de 73 millones de euros). Las inversiones en novedades en las depuradoras de Donostialdea, con la construcción de una exclusiva EDAR en Loiola, de 55 millones, que logre tratar aguas industriales y que la administración vasca intenta ejecutarla vía confía del Estado.

También las inversiones en Bilbao Metropolitano, con distintas actuaciones para la renovación y optimización de la EDAR de Galindo en Sestao, la construcción de la estación de régimen de desbordamientos de Lamiako en Leioa y del tanque de tormentas en Zuazo-Galindo, con un importe grupo de 270 millones de euros.

Tapia asimismo se ha referido a la adecuación de la EDAR de Atalerreka, con un precio de seis millones, en Txingudi tal como a las distintas inversiones en recolectores de Muxika-Gernika (12,3 millones), Ermua-Mallabia (3,4 millones) en Bizkaia; en las localidades guipuzcoanas de Oikia-Aizarnazabal (6,4 millones), Mijoa (3,1 millones), Elgeta (tres millones), Pasaia (4,8 millones) y Mendaro (diez,4 millones); y en las alavesas de Artziniega (6 millones) y Aramaio (1,7 millones).

Por otro lado, se destinarán inversiones a la restauración de ríos, humedales y estuarios; control de especies invasoras; y optimización de los ecosistemas acuáticos, "con particular énfasis en las ubicaciones de mayor relevancia ambiental ligadas al agua, tal como lo son varios de los espacios de la Red Natura 2000", ha señalado Tapia.

A ello ha añadido que se prevén "esenciales inversiones orientadas a garantizar la garantía de abastecimiento en ciertos sistemas", como la de 30 millones para la optimización del abastecimiento de Urdaibai; la del mismo importe en las ubicaciones de Lea-Artibai; otra de 43 millones en Encartaciones y otra de 292 millones en Bilbao Metropolitano.

En Gipuzkoa se edificará una conducción opción alternativa al Canal Bajo de Añarbe y su rehabilitación, con un precio de 39,1 millones. El Canal Bajo, que conduce los caudales de abastecimiento desde la Presa de Añarbe hasta la ETAP de Petritegi en Astigarraga, precisa de reparaciones urgentes que solo tienen la posibilidad de ejecutarse con el canal fuera de servicio.

Tapia ha recordado que para esto es requisito crear una conducción opción alternativa que deje el suministro de agua mientras que se rehabilita el canal.

En Álava se contempla la optimización del abastecimiento en diferentes localidades alavesas, como Laudio, Amurrio, Okondo, Barambio, Ziorraga, Sobron y Zuia. Por otro lado, el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación lleva a cabo "los criterios, preferencias y actuaciones en temas de prevención de crecidas de agua y la programación temporal de las inversiones a efectuar en temas de resiliencia en frente de crecidas de agua para el intérvalo de tiempo 2022-2027", explicó Tapia.

También ha señalado, como novedad, que "se integran mecanismos para conciliar mejor el urbanismo, o el medio urbano, con el medio acuático". Entre las inversiones programadas están las actuaciones de protección en frente de crecidas de agua en veinta localidades como la alavesa de Laudio (río Nerbioi y arroyo San Juan con importe 5,2 millones); y las vizcaínas de Abadiño-Durango (río Ibaizabal y Sarria con importe 4 millones), Aranguren (río Cadagua con importe 7 millones), Galindo (río Galindo con importe 12,1 millones), Alonsotegi (arroyo Azordoiaga con importe 8 millones), Mungia (río Butroe con importe 6,4 millones) y Sodupe (Gúeñes, río Cadagua con importe 1,7 millones).

En Gipuzkoa se invertirá en Azpeitia (ríos Ibaieder y Errezil con importe 3,1 millones), Beasain-Ordizia (río Oria con importe 4,2 millones), Tolosa (ríos Oria y Zaldibia con importe 4,2 millones), Andoain (regata Ziako con importe diez millones) y Ergobia (río Urumea con importe 7,3 millones).

Tapia asimismo ha subrayado "las inversiones en la optimización de los sistemas de predicción y alarma hidrometeorológica, primordiales para reducir el encontronazo de las crecidas de agua; las actuaciones para progresar la planificación institucional de contestación a urgencias de crecidas de agua; y las medidas de ordenación de usos en zonas inundables, fundamentales para no aumentar el peligro de inundación".

Por su parte, el Plan Especial de Sequías es el primer plan de este género aprobado por el Gobierno Vasco, que "dejará la administración de los acontecimientos de sequía".

Tapia ha detallado que "tiene dentro un sistema de indicadores para el diagnóstico de la situación y establece las medidas de administración que, de manera escalonada, va a ser exacto adoptar por la parte de los administradores de los abastecimientos dependiendo de la gravedad del ámbito, con el objetivo de reducir sus impactos ambientales, económicos y sociales".