• viernes 07 de octubre del 2022

Los hogares vascos vuelven a ser fatalistas sobre la evolución social y económica, según una investigación de Laboral Kutxa

img

El "deterioro" de las esperanzas les transporta a "reconsiderar y redimensionar" sus tácticas de gasto y también inversión

BILBAO, 17 Jun.

Los hogares vascos se detallan fatalistas en relación a la evolución social y económica en el año próximo puesto que "la inflación y las secuelas del conflicto armado han deteriorado" sus esperanzas, con lo que van a "reconsiderar y redimensionar" sus tácticas de gasto y también inversión, según el informe sobre la 'Seguridad de los usuarios vascos' pertinente al segundo período de tres meses del año elaborado por Laboral Kutxa.

El estudio, efectuado en función de las investigaciones efectuadas a 800 personas entre el 9 y el 20 de mayo, refleja que este segundo semestre "asegura la vuelta al pesimismo por la parte de los hogares vascos en armonía con un ámbito en el que predomina la indecisión, la revisión a la baja de los pronósticos de desarrollo económico y un repunte inflacionista sin precedentes desde los años ochenta".

En este marco, los vascos se detallan fatalistas respecto de la evolución social y económica general en los próximos 12 meses (con una puntuación de -7 en el momento en que en el primer período de tres meses era de 8), de la misma lo son en el Estado (-25) y en la UE-27 (-22).

Según comentan desde Laboral Kutxa, "el año 2022 ahora venía marcado por el repunte de los costos (en especial de los modelos energéticos), que se aguza con el conflicto armado, situación que no semeja que vaya a resolverse a corto plazo". Los hogares de europa distribuyen esta situación y, "consecuentemente, exactamente el mismo pesimismo".

Por lo relacionado a los hogares vascos, son fatalistas en relación de la evolución de la economía general (-20) y del hogar (-17), "de forma directa impactada por un repunte en los costos que recorta su aptitud de gasto", precisa el informe. Sin embargo, todavía son optimistas sobre la evolución del desempleo ( 8) y su aptitud de ahorro ( 1).

Las esperanzas son "precisamente fatalistas" en relación de la evolución de los costes (-52) que, en este segundo período de tres meses de 2022 registra "entre los peores datos", recuerdan los causantes del informe.

El estudio apunta que "estas esperanzas se alinean con los datos registrados por la Comunidad Autónoma Vasca, con "un número histórica" en el mes de mayo en la afiliación a la Seguridad Social (986.436 personas afiliadas, lo que piensa 23.222 que en el mes de mayo de 2021), que prosigue disminuyendo las cantidades de paro registrado (113.352 personas, 9.266 menos que en el mes de mayo de 2021).

No obstante, añade, se asegura que el desarrollo económico del primer período de tres meses había sido "algo mucho más enclenque" del pensado ( 1% en tasa intertrimestral según el Eustat) y se afianza "la escalada de la inflación subyacente", que roza el 5% (según el progreso de mayo).

En este contexto, los hogares vascos empeoran la opinión actualmente de hoy para la realización de enormes compras (-35), con lo que las esperanzas de realización de estas enormes compras "se estropean un tanto" (-7). Además, se "desgasta" la expectativa de compra de vivienda y de vehículo.

El estudio apunta que, "en verdad, el desarrollo del consumo de los hogares vascos ahora ralentizaba su mejora ( 3,1% en el primer período de tres meses de 2022 según Eustat) y, finalmente, la matriculación de automóviles nuevos sostiene su perfil de pérdida (-11,3% en tasa interanual en el juntado enero-mayo)".

Por el opuesto, la compraventa de casas prosigue recuperándose ( 16,6% en el primer mes del año-marzo), "superándose los escenarios prepandemia y cerca de los desenlaces de 2007 (del primer y segundo trimestres)".

Como conclusión, el estudio apunta que "la inflación y las secuelas del conflicto armado han deteriorado las esperanzas de los hogares vascos, muy sensibles a los pronósticos que vienen disminuyendo la restauración adelantada para 2022 tras un par de años complejos".

Según señala, "la confirmación de una trayectoria inflacionista que semeja que se marcha a prolongar y que se prolonga a un panel creciente de recursos y servicios (efecto "bucle") es compartida y estropea poderosamente la seguridad de los hogares vascos y de europa".

Por ello, apunta, los hogares van a "reconsiderar y dimensionar sus tácticas de gasto y también inversión, según su fondo de ahorro y la previsible subida de géneros de interés". "Eso sí, todo ello, calibrando sus resoluciones frente a una temporada estival "normalizada" tras 2 veranos de limitaciones", precisa.

Más información

Los hogares vascos vuelven a ser fatalistas sobre la evolución social y económica, según una investigación de Laboral Kutxa