• miércoles 07 de diciembre del 2022

Los trabajadores de Mercedes Vitoria protagonizan una movilización "sin precedentes" en los últimos 20 años

img

Una cantidad enorme de obreros se expresan en defensa de sus condiciones laborales en una día de huelga apoyada por el 95% de la plantilla

VITORIA, 22 Jun.

Los sindicatos de la planta de Mercedes-Benz en Vitoria-Gasteiz han protagonizado este miércoles una día de movilizaciones "sin precedentes" en los últimos veinte años, con una manifestación donde participaron múltiples cientos de trabajadores y con una huelga apoyada por el 95% de la plantilla que paró la producción de la factoría, según las estimaciones de los sindicatos.

Las manifestaciones, que proseguirán desarrollándose durante toda la día y en las próximas semanas, se enmarcan en el enfrentamiento que sostiene la dirección de la compañía y los representantes sindicales por la negociación del nuevo convenio, de cuyo resultado podría depender que se confirme por último la inversión de 1.200 millones de euros que proyecta la internacional para la factoría vitoriana.

Aunque la huelga y la manifestación de este miércoles tiene el respaldo de todos y cada uno de los pertenecientes del comité de compañía, la situación de los sindicatos está dividida entre CCOO y UGT --prestos a admitir un cierto aumento de la elasticidad en las condiciones de la plantilla--; y ELA, LAB y ESK, que rechazan cualquier "cesión" en temas de elasticidad y rebajas salariales.

De esa forma, la manifestación que esta mañana ha paseo el exterior de la factoría de Mercedes Benz ha contado con pancartas distinguidas e inclusive se ha producido alguna discusión en relación a las situaciones que debían ocupar unos y otros sindicatos en la marcha. En todo caso, la manifestación --cercada de un extenso dispositivo de la Ertzaintza-- se ha creado sin accidentes.

Además de esta marcha, en la día de este miércoles se festeja una huelga que, según las cantidades aportadas por los sindicatos, tuvo un rastreo del 95% en los talleres de la planta, lo que ha obligado a parar la producción.

En afirmaciones a los medios antes del comienzo de la manifestación, el presidente del comité de compañía, Igor Guevara (ELA), ha denunciado que la negociación del nuevo convenio se alarga ahora "mucho más de un año y medio", ya que hasta la actualidad "la compañía se tomó a broma" este desarrollo.

"Hasta el momento en que no hizo la dirección un planteo de la inversión, no comenzó verdaderamente la negociación", ha manifestado Guevara, quien ha denunciado que entre los puntos "mucho más atroces" de lo que expone la compañía es "el incremento de la elasticidad". "Nos desean meter un sexto turno a la noche que es obvio que la plantilla no desea", ha advertido.

Guevara ha señalado que, si bien hay otras caracteristicas "esenciales" en la negociación, ELA, LAB y ESK centran sus solicitudes de este miércoles en la demanda de ese aumento de la elasticidad laboral que quiere detallar la dirección.

En todo caso, ha lamentado que la compañía asimismo esté proponiendo "la congelación salarial de todos y cada uno de los pluses a lo largo de toda la vigencia del convenio". "Dan unas pagas, pero no son consolidables; lo que provoca que, en el final de este convenio, de media los trabajadores perdamos unos 6.000 euros", explicó.

El presidente del comité ha lamentado que la compañía se haya estado dedicando hasta la actualidad a "emplear a los políticos para ir en contra" de la posición que sostiene los trabajadores "en defensa" de sus condiciones laborales.

Además, ha criticado que a través del escrito remitido este pasado martes a la plantilla, la dirección acuse a los sindicatos de promover el "enfrentamiento". "Charlan de que no desean enfrentamiento, pero el enfrentamiento lo trae nuestra compañía en el momento en que quiere acrecentar la elasticidad, incidir en nuestra conciliación laboral, bajarnos los sueldos y acrecentar la elasticidad", ha manifestado.

Guevara ha subrayado que las movilizaciones de la plantilla no deben interpretarse como una actitud de "conflictividad", sino de lo que se habla es de probar a la dirección que los trabajadores "están hasta los mismísimos de la elasticidad; de que hasta el jueves no sepan si trabajan el sábado; de que hay un calendario que es papel mojado en el instante que lo publican, y de que en el final no entendemos verdaderamente en el momento en que debemos trabajar".

El máximo gerente del comité ha lamentado la presión" que se ejercita desde determinados ámbitos institucionales a fin de que la plantilla admita las proposiciones de la compañía con la intención de allanar el sendero a las inversiones en la planta vitoriana.

"A la clase política y a la ciudadanía les afirmaría que se pongan en nuestro sitio. No nos están diciendo: 'venimos a invertir', y todos y cada uno de los aplaudimos; sino nos están diciendo: 'venimos a invertir y deseamos recortar nuestros derechos comprados a lo largo de años'", aseguró Guevara.

En este sentido, indicó que la compañía asimismo desea "eliminar los fondos sociales para contribuir a los trabajadores en determinados instantes". "Estoy convencido de que desde Alemania esto no lo saben. "Una inversión de 1.200 millones no puede depender de que los trabajadores tengamos o no ayudas sociales", ha añadido.

Guevara ha recordado que ajeno de la "fuerte inversión" que baraja Mercedes para su factoría de Vitoria-Gasteiz, asimismo existe, "detrás" de esta planta, "un considerable respaldo institucional en ayudas de europa, del Gobierno Vasco, y de capacitación". "Por ahí tienen la posibilidad de respaldar las instituciones; pero de ahí a que nos comenten que debemos ceder en sueldos y elasticidad, va un trecho", ha manifestado.

Ante esta situación se ha felicitado por el acompañamiento de la plantilla a esta día de movilizaciones, de la que aseguró que no posee "precedentes" en los últimos 20 años, desde el momento en que en 2003 el fuerte enfrentamiento por la negociación del convenio de la época llevó a la compañía a amenazar con mover su producción de Vitoria a otra planta.

Por su parte, Roberto Pastor (CCOO) se mostró partidario de "administrar" la sexta noche del turno de elasticidad que expone ingresar la dirección.

En este sentido, apostó por buscar "una salida" frente a la oportunidad de que con el presente sistema de elasticidad "no se logren cubrir" ciertas pretensiones de producción que se derivarían de la inversión de 1.200 millones de euros, ya que esta se destinaría a llevar a cabo "múltiples modelos de trabajo y múltiples interfaces de automóviles".

"Si la administración de la sexta noche la debemos proponer y administrar, lo debemos realizar en el marco de un convenio; por el hecho de que la plantilla se siente identificada con ese acuerdo y con esa novedosa elasticidad", aseguró.

Pastor, sin embargo, ha reconocido que la conciliación de la vida laboral y personal "es bien difícil en el momento en que el jueves te tienen la posibilidad de mudar el momento de trabajo". "La elasticidad de hoy fué a los extremos. Por esa línea no estaremos; debemos administrar nosotros asimismo la elasticidad, y que el trabajador tenga clara su conciliación laboral en lo que deba trabajar", ha añadido.

Respecto a las diferencias que sostienen los sindicatos a este respecto, ha reconocido que "la elasticidad siempre y en todo momento es polémica", si bien ha asegurado que en el campo de la automoción "es rigurosamente precisa".

"De instante contamos elasticidad mucho más que bastante para cubrir las producciones recientes; pero de cara a adjudicaciones y nuevos modelos, y a duplicar la fabrica con esa colosal inversión, si la internacional precisa la seguridad de que se generen esos turismos, debemos buscar la fórmula, pero una fórmula que no condicione la conciliación familiar de los trabajadores", aseguró.

Pastor ha señalado la "relevancia" de que, cuando menos en esta manifestación, hayan participado todos y cada uno de los sindicatos de la factoría vitoriana. "La dirección debe tomar nota de esta movilización", aseguró, tras lo que ha manifestado que desde 2003 "no se observa" una queja de esta intensidad.

Más información

Los trabajadores de Mercedes Vitoria protagonizan una movilización "sin precedentes" en los últimos 20 años