• domingo 25 de septiembre del 2022

Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria suma mucho más de 70.000 firmas por la revalorización de pensiones con el IPC real

img

Reinician este lunes sus movilizaciones en Bilbao y en la situacion de Vitoria y San Sebastián lo van a hacer el día 12

BILBAO, 5 Sep.

El Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria ha recogido ahora, en la calle y por medio de internet, desde el mes pasado de abril mucho más de 70.000 firmas a favor de la revalorización de pensiones con el IPC real y pensiones mínimas de 1.080 euros, que se sumarán a las conseguidas por el resto de interfaces de pensionistas de todo el Estado, que el próximo 15 de octubre se manifestarán frente al Congreso de los Diputados en Madrid.

Los pensionistas vascos han reanudado este lunes sus comunes concentraciones en Bilbao, al paso que en la situacion de Vitoria y San Sebastián lo van a hacer el día 12.

En la concentración de este lunes en las escalinatas del Ayuntamiento bilbaíno, la representante del colectivo Andrea Uña explicó que el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria asistirá a Madrid a la manifestación del próximo 15 de octubre y el primer día de la semana 17 se entregarán las firmas agarradas en todo el Estado en el Congreso de los Diputados.

Las tres demandas primordiales de los pensionistas, según ha recordado, son la revalorización de las pensiones con el IPC real, una pensión de 1.080 euros y que no se privaticen las pensiones.

Tras rememorar que, según la Carta Social Europea, "nadie puede vivir bajo los 1.080 euros por el hecho de que estaría en el umbral de la pobreza", indicó que el 15 de enero de 2018 los pensionistas vascos han comenzado sus movilizaciones demandando ese mínimo de 1.080 euros, una cantidad, ha considerado, que "va a ser preciso comprobar", si bien "el mensaje que nos encontramos dando en este momento a la sociedad es que nadie puede vivir con menos de 1.080 y es lo que iremos a reivindicar en Madrid y en todos y cada uno de los sitios".

Andrea Uña, que ha considerado bien todas y cada una de las medidas que adopte el Gobierno contra la "inflación bestial" de hoy, ha advertido que "es imposible dejar que suba la luz el 300% y el valor de los alimentos se duplique y que no se asista a quienes viven bajo los 1.080 euros y a pensionistas que cobran 400, 500 o 600 euros".

Asimismo, ha asegurado, "los pensionistas nos encontramos hartos de que se nos culpe de que no hay dinero, tal y como si las pensiones fuesen un gasto, en el momento en que son un derecho". "No disponemos la culpa de que estemos en un país rico y la riqueza se reparta como se reparte. Estamos hartos de que se lleven las ganancias los ricos y nosotros debamos estar siempre y en todo momento recortando pensiones y sueldos", ha manifestado.

Desde el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria han denunciado que "empieza un nuevo curso y con él toda clase de amenazas y catástrofes mientras que los oligopolios de la energía y enormes bancos baten récords de provecho".

"Mientras que ellos se enriquecen subiendo los costos, trabajadores y pensionistas pagamos sus provecho con la pérdida de nuestro poder de compra y el empeoramiento de nuestras condiciones de vida y trabajo", han censurado, para lamentar que "todo sirve para continuar acrecentando el dispar reparto de la riqueza".

También han criticado que "se prosigue insistiendo en el déficit de las pensiones, si bien quedó probado que dicho déficit solo son costos indignos pagados por el sistema público de pensiones", tal como que se afirme que las pensiones son "altísimas, en el momento en que el 52% de exactamente las mismas no alcanzan los 1.000 euros y las mujeres pensionistas tienen de media una pensión un 30% inferior a la de los hombres".

"Las pensiones no son altas, cada vez son más esmirriadas gracias a las reformas de los recortes. Los sueldos, para cada vez mayor número de personas, son deficientes para desarrollar un emprendimiento de vida digno y autónomo. Nos desean mentir de nuevo pretendiendo culpabilizarnos de un inconveniente que nosotras y nosotros no hemos generado y no lo vamos a aceptar", han advertido.

Por todo ello, han correcto que el próximo 15 de octubre los pensionistas se movilizarán frente al Congreso en Madrid para realizar distribución de las firmas agarradas a lo largo del verano y en el mes de noviembre van a trabajar con el grupo de organizaciones sociales y sindicales para ofrecer una contestación "masiva y contundente".