Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Movimientos progreso en defensa de la sanidad pública instan a la gente a protestar el sábado en contra de su privatización

Movimientos progreso en defensa de la sanidad pública instan a la gente a protestar el sábado en contra de su privatización

Las tres capitales vascas serán escenario de movilizaciones convocadas por la coordinadora de plataformas en defensa de la Sanidad Pública 'OPA Herri Plataformak'. Estas manifestaciones tienen como objetivo denunciar la falta de soluciones a los problemas de la Osakidetza, el servicio de Salud de la región. Según la coordinadora, los poderes públicos no están dispuestos o no son capaces de resolver los problemas que se han acentuado en Osakidetza desde el comienzo de la pandemia.

Este miércoles, representantes de la coordinadora instalaron una carpa informativa en Bilbao, donde repartieron folletos para dar a conocer sus demandas y convocar a la ciudadanía a manifestarse el 11 de noviembre. Las manifestaciones se llevarán a cabo en las tres capitales vascas: Vitoria-Gasteiz, San Sebastián y Bilbao. La coordinadora busca denunciar la privatización del servicio de salud y reiterar su exigencia de que Osakidetza siga siendo un servicio público.

Las manifestaciones contarán con actividades culturales que se llevarán a cabo en puntos céntricos de las tres capitales, entre las 11 de la mañana y las 7 de la tarde. Estas actividades serán organizadas por agentes sociales y culturales de los 74 colectivos que han firmado el manifiesto elaborado por la coordinadora. En dicho manifiesto se defiende un servicio de salud "público, universal, gratuito y de calidad" que priorice a los sectores más vulnerables.

Según el representante de la coordinadora, Txiki Castaños, estas manifestaciones buscan denunciar la privatización de Osakidetza en favor de la sanidad privada. Castaños destaca que incluso en áreas donde supuestamente no existen problemas de contratación, como la limpieza, los conductores de ambulancias y la hostelería, se han privatizado en la mayoría de los hospitales. Además, subraya que los problemas en Osakidetza se han agravado durante la pandemia y los responsables políticos vascos no han sido capaces o no han querido encontrar soluciones.

La coordinadora exige que la sanidad pública sea universal, es decir, que ofrezca servicio a todos independientemente de su condición social o económica. Castaños afirma que es responsabilidad de los poderes públicos implementar medidas para garantizar este derecho fundamental. Sin embargo, lamenta que el Gobierno Vasco esté desviando intervenciones y atención a la red privada, favoreciendo así a aquellos que pueden pagar un seguro de salud.

El manifiesto y la convocatoria de la coordinadora cuentan con la adhesión de más de 70 colectivos, incluyendo la mayoría sindical vasca, así como grupos ecologistas, feministas y de asociacionismo vecinal. Castaños considera que esta respuesta demuestra que la sensibilidad y los problemas existen, a pesar de afirmaciones de los responsables públicos, como el lehendakari Urkullu, que señalan que estas manifestaciones son una maniobra política. Desde la perspectiva de la coordinadora, estas afirmaciones son un intento de manipular y tergiversar la opinión pública.

Según el manifiesto de la coordinadora, la situación actual de Osakidetza es resultado de una planificación y gestión política irresponsable y negativa por parte de los responsables políticos. Esta situación se ha visto agravada por la aprobación de la Ley 15/97, que permitió la entrada de entidades privadas en la asistencia sanitaria. Las plataformas denuncian la política de recortes en la sanidad pública, que ha provocado un aumento desmesurado de las listas de espera para acceder a especialistas y someterse a intervenciones quirúrgicas.

Por todo ello, la coordinadora advierte que no tolerará una disminución de las listas de espera a costa de la privatización de los servicios sanitarios, ya sea a través de derivaciones a clínicas privadas, conciertos o peonadas. La salud no debe ser un bien de mercado, sino un derecho universal. Entre sus demandas, la coordinadora exige la paralización y reversión de todas las privatizaciones realizadas hasta la fecha, así como una mejora en la gestión de los recursos públicos y la incompatibilidad médica.