• martes 16 de agosto del 2022

Mucho más de media parta de los vascos ha presenciado comentarios negativos sobre personas LGTBI y un 13,5% agresiones físicas

img

La sociedad de Euskadi se afirma, no obstante, "muy abierta" hacia la variedad sexual y de género

BILBAO, 28 Jun.

La sociedad vasca se expone en la mayoría de los casos "muy abierta" hacia la variedad sexual y de género y, en verdad, un 86,3% de los ciudadanos es conveniente a que las instituciones aseguren la igualdad de ocasiones de la gente LGTBI. Sin embargo, mucho más del 50% afirma haber presenciado comentarios negativos o mofas sobre alguien por su orientación sexual o de género y un 13,5% haber tenido conocimiento de agresiones físicas.

Estos son varios de los datos recogidos en el informe 'Neurtu 2021. Barómetro sobre la variedad en la CAE: Percepciones y reacciones hacia la variedad sexual y de género', efectuado por Ikuspegi y que fué anunciado este martes en Bilbao por la directiva de Derechos Humanos, Víctimas y Diversidad del Gobierno Vasco, Monika Hernando, el vicerrector del Campus de Bizkaia de la UPV/EHU, Gorka Moreno, la directiva de Ikuspegi, Julia Shershneva, y la estudiosa de Ikuspegi Lía González.

El informe se ha elaborado en función de una exhibe de 1.200 investigaciones a personas habitantes en Euskadi mayores de 18 años, efectuadas entre el 16 de junio y 15 de julio de 2021, y aborda 2 bloques, uno sobre variedad por norma general y el otro centrado la variedad sexual y de género y el colectivo LGTBI.

En la presentación del estudio, Hernando ha señalado que en Euskadi la situación del colectivo LGTBI ha evolucionado "favorablemente" en los últimos años, pero "todavía queda bastante por llevar a cabo". En este sentido, explicó que los datos logrados en estas investigaciones reflejan que la sociedad vasca se expone "en la mayoría de los casos abierta y a favor" de la variedad sexual y de género y la no discriminación del colectivo LGTBI, "más que nada en los puntos normativos y formales".

De hecho, el índice vasco de apertura hacia la variedad sexual y de género se ubica en 75,77 puntos sobre cien, "un valor que refleja la situación en la mayoría de los casos abierta, condescendiente y también inclusiva de la sociedad vasca", ha valorado la directiva de Derechos Humanos, Víctimas y Diversidad del Gobierno Vasco.

No obstante, ha precisado que se avisan "tendencias que reflejan que, si bien dominando precisamente los posicionamientos convenientes, el nivel de aceptación y expresión de tranquilidad es mucho más mesurado en el momento en que debe ver con realidades intersexuales y trans que en el momento en que se vincula con personas gais, lesbianas o bisexuales".

Además, ha recordado que "las cantidades de accidentes de odio en Euskadi se están acrecentando en los últimos años y, alén del análisis de si es pues se demanda mucho más o se registra mejor, su importancia popular es cada vez mayor".

Entre los primordiales datos del estudio que han detallado ámbas representantes de Ikuspegi, se refleja que el 86,3% de la población vasca se expone en pos de que las instituciones aseguren la igualdad de ocasiones de la gente LGTBI. El porcentaje de aceptación del derecho al matrimonio de lesbianas y gais es aún mucho más alto en tanto que sube al 92,6% y, de igual forma, sobrepasa el 80% el nivel de aceptación relativo al derecho de la gente LGTBI a conformar familias con descendencia a través de adopción u otras vías legalmente reguladas.

El nivel de aceptación en relación a comunicar espacio de trabajo con personas LGTBI ronda el 95%, más allá de que es en el ámbito laboral donde la sociedad vasca siente una mayor discriminación hacia el colectivo. En preciso, un 48,6% de la gente encuestadas cree que la gente LGTBI tienen adversidades añadidas en la búsqueda de empleo.

Además, en torno al 60% de la población admite que el colectivo LGTBI padece invisibilidad y restricciones en el momento de expresar libremente su identidad.

El 91,4% de los encuestados considera positivo que se respete la identidad de género propia al recibir atención por la parte de la Administración Pública y, en esta línea, un 82,2% admite que la documentación oficial integre mucho más opciones de género que las habituales "hombre" y "mujer". Por otro lado, el 86,8% de la población se expone en pos de que el sistema sanitario público cubra el derecho a la reasignación de sexo.

Sin embargo, estos datos de apertura y aceptación formal mayoritaria hacia la variedad sexual y de género contrastan con las cantidades de discriminación que la sociedad vasca piensa que padece el colectivo LGTBI. De hecho, mucho más del 50% de la población vasca encuestada afirma haber escuchado o presenciado comentarios negativos o comentarios sobre alguien gracias a su orientación sexual o identidad sexual o de género, tal como mofas, gracietas, rechistes, imitaciones o movimientos ofensivos.

El 42,5% de la población afirma también haber escuchado insultos como "maricón", "bollera" o "travelo", un 17,9% manifiesta haber tenido conocimiento de amenazas, un 13,5% de agresiones físicas y un 22% afirma haber popular ocasiones en las que se ignora, no se deja formar parte o se aísla a un individuo o conjunto.

Al respecto, el vicerrector de la UPV/EHU ha incidido en la relevancia de procurar como sociedad "achicar al límite" esas ocasiones de discriminación que son "inadmisibles". De este modo, ha apelado a que, "de la misma en otros ámbitos conseguimos achicar los espacios de impunidad mucho, en este ámbito LGTBI debemos llevar a cabo una apuesta asimismo por reducirlos y ni un chiste es aceptable".

Por otro lado, el informe proporciona, también, una aproximación hacia las reacciones y percepciones de la población vasca hacia la variedad y discriminación generalmente. Según explicó Julia Shershneva, el 73,9% de los ciudadanos encuestados elige vivir en una sociedad diversa.

En lo referido a las especificaciones personales, la discriminación percibida como mucho más popularizada es la que perjudica al pueblo gitano, tal es así que un 65,8% de la gente encuestadas asegura que está muy o bastante popularizada.

Le prosiguen la discriminación relativa al origen étnico, que un 50,6% siente como muy o bastante popularizada, la relativa a personas transexuales o transgénero, con un 47,4%, y la que menciona al color de piel, con un 46,3%.

En otro orden de cosas, el estudio refleja que un 73,8% de la población vasca asegura no comprender cuáles son sus derechos de ser víctima de discriminación, en oposición al 23% que sí asegura conocerlos.

El estudio se ha anunciado coincidiendo con la celebración este 28 de junio del Día del Orgullo LGTBI, una día, en expresiones de Monika Hernando, para "reivindicar el derecho a la convivencia desde la variedad afectivo, sexual y de género", admitir "la pelea de bastante gente" para hallar derechos para este colectivo y asegurar que no hay que "bajar la guarda frente a los últimos hechos de LGTBIfobia, tal como frente ciertas ideas políticas contrarias a la variedad sexual y de género".

En relación a la reivindicación del Observatorio Vasco LGTBI de una ley integral vasca LGTBI , la directiva ha señalado que Euskadi tiene una ley de derechos de la gente trans desde 2012, con la que fue "vanguardista", y más tarde la rehabilitó en 2019, en el momento en que se incorporó "la autodeterminación de género". "Y en este momento se trabaja en una modificación para agrandar derechos", explicó.

Además, ha recordado que en el Plan Normativo del Gobierno Vasco se recopila el deber de tener una ley integral vasca de igualdad de trato y no discriminación, que "vamos a trabajar en conjunto con los colectivos sociales y los distintos departamentos y también instituciones del país".