• domingo 25 de septiembre del 2022

Ocho mujeres expertos se tienen dentro, por primer vez desde el instante en que se creó en 1989, en la Unidad Canina de la Ertzaintza

img

BILBAO, 11 Jul.

Ocho mujeres expertos se han que viene dentro, por vez primera desde el momento en que se creó en 1989, en la Unidad Canina de la Ertzaintza. En total, a lo largo de este mes de julio se han incorporado a esta unidad 17 agentes, con sus que corresponden perros policía, tras la finalización del curso de especialización en guía canina, según informó el Departamento vasco de Seguridad.

La Unidad Canina de la Ertzaintza, que está apuntada por la Comisaria Miren Zamakola, cuenta, en estos instantes, con 40 agentes y sus que corresponden perros expertos en seguridad, explosivos, drogas, salve y acelerantes del fuego. En el último curso, recién finalizado, se han formado 17 nuevos agentes en la especialidad de guía canino: seis en la sección de explosivos, cinco en drogas, 4 en salve y 2 en seguridad.

Según ha señalado el Departamento de Seguridad, por vez primera desde su creación, se han incorporado a este aparato de élite de la Ertzaintza ocho mujeres, transformándose de esta manera en las primeras agentes guía que pertenecen a la Unidad Canina de la Ertzaintza desde sus comienzos.

"Ertzanora" se creó en 1989 con la incorporación de los primeros 4 agentes guía y sus propios perros de la Ertzaintza en la especialidad de seguridad. Los 4 ertzainas fueron formados por la Policía Alemana en Stuttgart. Después, en el año 1991, se formaron otros 4 en la especialidad de explosivos. Más tarde, en 1993, se formaron otros 2 en la especialidad de drogas y 2 mucho más, con la Gendarmería francesa, en la especialidad de salve.

A partir de entonces, con las distintas partes caninas ahora afianzadas, la capacitación de los recientes agentes guías y sus canes se efectúa con personal propio del área de instrucción de la Ertzaintza. Además, en estos instantes, la Unidad Canina de la Ertzaintza empezó a conformar a agentes de las entidades caninas de otros cuerpos policiales, así como Policía Municipal de Bilbao, Mossos d'Esquadra o Policía Foral de Navarra.

Respecto al adiestramiento de los perros policía, de forma progresiva, se fué diversificando el campo de trabajo, actualizándolo a las novedosas realidades y pretensiones derivadas de las indagaciones y actuaciones policiales, apuntaron desde Seguridad.

En esta época, los perros expertos en explosivos están entrenados en advertir explosivos usados por los conjuntos yihadistas. Los que salvan tienen la capacidad de buscar y advertir restos biológicos y cadáveres sumergidos y los expertos en drogas están adiestrados para admitir novedosas substancias estupefacientes de síntesis y substancias de corte que se introducen en el mercado no regulado.

El Departamento de Seguridad ha señalado que, a lo largo del año 2020, arrancó la especialidad de detección de acelerantes del fuego como acompañamiento de los equipos de inspecciones oculares, la Policía Científica, y Sección de Medio Ambiente, en la investigación de incendios estructurales, de automóviles y forestales de carácter intencionado, etcétera. Ese mismo año 2020, se amplió el adiestramiento de las especialidades de sustancia y explosivos para la búsqueda y ubicación de armas.

La incorporación de los 17 nuevos agentes guía deja a la Unidad Canina de la Ertzaintza ofrecer una contestación "mucho más eficiente a las solicitudes del resto de entidades de la Ertzaintza", tal como de las policías locales y de los centros penitenciarios con los que trabajan hoy en día, "mejorando los adiestramientos, ampliando los niveles lo que deja un incremento de su calidad de trabajo que se ve reflejado en el número de actuaciones en las que forman parte".

Concretamente, en el año 2021, fueron 1.238 las actuaciones en las que intervino la Unidad Canina: 636 al cargo de la especialidad de explosivos, 306 de la especialidad de drogas, 143 de la de seguridad, 136 de salve y 17 de detección de acelerantes del fuego. En el área de drogas, se aprehendieron unos 5 kilos de diferentes substancias estupefacientes, con un valor en el mercado negro de sobra de cien.000 euros.