• domingo 25 de septiembre del 2022

Orange y MásMóvil acuerdan una fusión de 18.600 millones de euros para juntar sus operaciones en España

img

MADRID, 23 Jul.

Orange y MásMóvil, conjunto al que forma parte Euskaltel, han comunicado este sábado un convenio para juntar sus operaciones en España, formando una 'joint venture' valorada en 18.600 millones de euros, conforme han informado las dos entidades en un aviso.

En preciso, la entidad final tendría la manera de una 'joint venture' dominada por Orange y Lorca JVCo, matriz británica de MásMóvil, al 50%, con igualdad de derechos de gobernanza. La opinión de la entidad conjunta es de 18.600 millones de euros, 7.800 millones de euros para Orange España y diez.900 millones de euros para MásMóvil.

En capital, la novedosa compañía alcanzaría los 7.300 millones de euros de facturación y un beneficio bárbaro de explotación configurado de en torno a 2.200 millones de euros.

La operación está sosten a la aprobación de las autoridades de rivalidad, tal como de otras autoridades pertinentes, y se estima que se cierre en la segunda mitad del año 2023, como muy tarde.

El comunicado de las dos entidades resalta que la compañía conjunta, que uniría negocios complementarios como los de MásMóvil y Orange, daría rincón a esenciales eficiencias, lo que "dejaría a la entidad combinada apresurar las inversiones en FTTH y 5G, que van a ser buenas para los usuarios españoles".

El acuerdo entre las partes incluye un derecho a encender una Oferta Pública de Venta (OPV) bajo determinadas condiciones acordadas para las dos partes tras un intérvalo de tiempo definido y, en tal ámbito, Orange tiene la opción de toma de control de la entidad combinada al precio de esa Oferta Pública de Venta (OPV).

Las 'due dilligences', que se han venido haciendo desde el mes pasado de marzo, han lanzado un potencial de sinergias mayor a los 450 millones de euros cada un año, desde el cuarto año tras el cierre de la operación.

Además, la transacción está soportada por un bulto de deuda de 6.600 millones de euros sin recurso al accionista, que financiará, entre otras muchas cosas, un pago de 5.850 millones de euros a los inversionistas del Grupo Orange y MásMóvil.

En este sentido, esta distribución a los inversionistas va a ser asimétrica, en tanto que transporta tácita el reequilibrio del valor familiar en pos de Orange para reflejar los niveles diferentes de endeudamiento de ámbas compañías separadamente. Este bulto de deuda se compone primordialmente de deuda bancaria, proporcionada por un 'pool' de bancos. La deuda que existe de MásMóvil se sostendrá en la novedosa compañía.

El asesor encargado de Orange, Christel Heydemann, piensa que la creación de esta novedosa compañía es "de primordial relevancia para el Grupo Orange, el mercado español de telecomunicaciones y para nuestros clientes del servicio".

Por su parte, el asesor encargado de MásMóvil, Meinrad Spenger, ha señalado que adjuntado con Orange planean conformar "un operador fuerte con un modelo de negocio sostenible y la aptitud de invertir en infraestructuras, tecnología y talento en todo el mundo". "Adelantamos que esta operación promoverá la rivalidad, la digitalización y la innovación en el mercado español", ha añadido.

Esta operación asimismo va a marcar al operador vasco Euskaltel, correspondiente al conjunto MásMovil, que cerró su compra el mes pasado de agosto de 2021. Alrededor del 98% de los inversionistas de Euskaltel asistieron a la oferta pública de adquisición (OPA) de MásMóvil, que lanzó una oferta de sobra de 1.965 millones de euros por el cien% de la compañía, con origen en Derio (Bizkaia).

Meses después, el CEO de MásMóvil y Euskaltel, Meinrad Spenger, especificaba varios de los proyectos para el operador vasco como unas inversiones de 350 millones en tres años en el País Vasco para la modernización de la red de Euskaltel a fibra óptica, nuevos despliegues de la novedosa red FTTH "mucho más rápida" del Estado y en desplegar la tecnología 5G.

Además, se adelantaba que el operador iba a prestar a sus clientes del servicio nuevos servicios como energía cien% verde, servicios financieros, seguros y servicios digitales para la vivienda, entre otros muchos. Dentro de esa diversificación del negocio, el pasado 11 de julio Euskaltel comenzaba la comercialización de Alarmak, un servicio nuevo de seguridad integral para hogares, shoppings y casas unifamiliares, que es el primer servicio que la compañía pone en el mercado extraño al negocio de las telecomunicaciones.

Una de las primordiales renuencias desde ciertos ámbitos como el sindical o el político a la OPA de MásMóvil debía ver con el arraigo de Euskaltel, y en la operación se garantizó a través de compromisos temporales sostener, tanto la sede popular como la marca y el empleo a lo largo de cinco años.

Estos temas asimismo fueron fundamento de preocupación desde el comité de compañía de Euskaltel, en el momento en que se anunció que Orange y MásMóvil empezaban un intérvalo de tiempo de negociación en única para conjuntar sus negocios en España.

En ese instante, ahora se adelantó desde el comité que esa viable fusión podría perjudicar al empleo, desde el convencimiento de que esta clase de operaciones siempre y en todo momento acarrea "medidas traumáticas".

El Gobierno vasco, en boca de su consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, asimismo se pronunció en su instante sobre las probables secuelas de esta fusión entre Orange y MásMóvil, y se mostró persuadida de que, caso de que prosperase, Euskaltel no desaparecería, "sino más bien todo lo opuesto".

Desde el Ejecutivo asimismo se señalaba que MásMóvil les había trasmitido que en ningún caso se modificarían las condiciones en las que se causó la operación con el operador vasco.

Este mismo viernes asimismo era novedad Euskaltel, tras conocerse que el Grupo MásMovil había vendido por cerca de 580 millones parte de la red de ingreso del operador vasco -la capilar- a un consorcio de inversores vascos, específicamente, un 51%.

Ese consorcio, llamado Bidasoa Aggregator, está participado,
entre otros muchos, por Asúa Inversiones, Beraunberri, Inveready y Onchena. La operación no incluye los activos de red de fibra troncales ni de transmisión que siguen siendo propiedad en su integridad del Grupo MásMóvil/Euskaltel.

El Grupo MásMóvil conseguirá un total de cerca de 580 millones por
la venta de cien% de EKT Cable, de los que 500 millones se destinarán a repagar deuda y nuestra Euskaltel reinvertirá una sección para conseguir una participación minoritaria del 49%.

El primordial propósito de la transacción es exactamente anular un crédito puente de 500 millones de euros que MásMóvil suscribió para culminar la adquisición de Euskaltel el pasado verano.