• jueves 9 de febrero del 2023

Osakidetza anima a proseguir las pautas para impedir la bronquiolitis, que "regresa tras 2 años apartada" por la pandemia

img

BILBAO, 17 Oct.

Osakidetza ha instado a continuar las pautas para impedir la bronquiolitis aguda, un virus que "regresa tras un par de años apartada" por la covid-19. Entre ellas, la higiene de manos, eludir sitios cerrados frecuentados o intentar que los bebés no estén en contacto con personas con síntomas respiratorios "son claves para impedir su transmisión".

La bronquiolitis aguda es una infección respiratoria que perjudica a pequeños menores de un par de años. Inicialmente actúa con síntomas afines al del catarro, como mocos, tos o fiebre, y tras unos días tienen la posibilidad de mostrarse otros síntomas como adversidades en el momento de respirar, pitidos o fatiga que perjudica en la toma de leche, conforme han recordado desde Osakidetza.

Habitualmente se da con apariencia de epidemia entre los meses de octubre y marzo, con un pico máximo de incidencia entre noviembre y diciembre. Sin embargo, a lo largo de los 2 últimos años, gracias a las medidas adoptadas para eludir la propagación de la covid-19, han disminuido las situaciones de bronquiolitis aguda y han mostrándose, además de esto, fuera de los meses comunes de la patología.

Teniendo presente datos provenientes del hemisferio sur, donde termina de terminar el invierno, se estima que la epidemia de bronquiolitis del actual año "va a suceder en su estación frecuente y con una intensidad y también encontronazo afines a los de los años precedentes a la pandemia", apuntaron desde el Servicio vasco de Salud.

Por este fundamento, Osakidetza ha iniciado su campaña de información, prevención y conveniente régimen de la bronquiolitis. En ella, sugiere proseguir extremando las medidas para impedir contagios, que "son exactamente las mismas usadas para eludir la transmisión de otros virus respiratorios", como la covid-19.

La bronquiolitis, explicó, es mucho más grave en los pequeños menores de seis meses de edad y la fuente primordial de contagio son los pequeños mayores, frecuentemente hermanos. Por este fundamento, el lavado recurrente de manos, eludir comunicar espacios cerrados muy frecuentados, la ventilación de interiores, abstenerse de llevar a los hijos a la guardería o a la escuela en el momento en que se está enfermo, o eludir visitas a recién nacidos por la parte de personas con síntomatología respiratoria como catarros, tos o mucosidad nasales, "importan para eludir contagios".

Durante una epidemia frecuente de bronquiolitis sufren esta patología en Euskadi 25 de cada mil menores de 2 años por cada mes que dura la epidemia, y se atienden unas 4.500 consultas por bronquiolitis en Atención Primaria y 2.500 capítulos de emergencias hospitalarias, con 450 hospitalizaciones.

Actualmente no existe medicación eficiente para el régimen de esta patología, pero sí hay libres guías de práctica clínica con sugerencias uniformes sobre el diagnóstico y el régimen. En este sentido, todos y cada uno de los centros de Osakidetza, tanto de Atención Primaria como centros de salud, tienen desplegada "una ruta asistencial que reúne las actuaciones que se tienen que hacer en un menor con bronquilitis, con la intención de asegurar una asistencia homogénea desde el primer instante".

Además, el Servicio vasco de Salud contribuye información a los familiares mediante material escrito y audiovisual sobre la patología y su manejo.

En función de los datos aportados por Osakidetza, el avance de esta ruta asistencial permitió reducir en mucho más de un 75% la utilización de medicamentos insignificantes para el régimen de la bronquiolitis, con lo que se mantuvieron "cantidades bajísimas de utilización de medicamentos", bajo el diez%, y también aumentar el saber de las familias sobre la patología y su régimen.

Más información

Osakidetza anima a proseguir las pautas para impedir la bronquiolitis, que "regresa tras 2 años apartada" por la pandemia