• domingo 2 de abril del 2023

Pablo Ibar espera conseguir, en la visión de apelación de este martes, que se revoque la cadena perpetua y haya nuevo juicio

img

Su letrado alegará "polución" en la prueba primordial, la remera con la que se cubrió el asesino donde se halló ADN de Ibar

BILBAO, 27 Feb.

Pablo Ibar, sobrino del mítico boxeador vasco José Manuel Ibar 'Urtain', espera poder, en la visión que se festejará este martes en la Corte de Apelaciones de Florida, que se revoque su condena a cadena perpetua de 2019 y se repita el juicio para lograr probar su "inocencia" en el triple delito de junio de 1994 Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno y de las bailarinas Sharon Anderson y Marie Rogers.

Su letrado, Joe Nascimento, alegará "polución" en la custodia de la prueba primordial del caso, la remera con el que entre los autores se cubrió la cara, y donde se dieron a conocer trazas genéticas del acusado en valores pequeñísimos. En el previo juicio, un analista aseguró que la remera con ADN de Ibar llegó en una bolsa con el precinto abierto.

La Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo ha señalado, en un aviso, que Pablo Ibar encara "una etapa vital en la pelea que sostiene por probar su inocencia". Mañana el Tribunal del Cuarto Distrito de la Corte de Apelaciones, con origen en la localidad de West Palm Beach, en el Estado de Florida (EE.UU.), va a ser ámbito de la visión de apelación donde el preso de origen español, que pasó prácticamente 20 años en el corredor de la desaparición, pedirá la revocación de la condena a cadena perpetua que cumple hoy en día y la celebración de un nuevo juicio "con todas y cada una la garantías".

Ibar está hoy en día sentenciado a mantenerse recluido para toda la vida, una vez que en 2019 fuera proclamado culpable de un triple asesinato, cuya autoría siempre y en todo momento ha negado. "Confío en que, tras comprobar las pruebas tal como los inconvenientes y las resoluciones del tribunal que le juzgó entre 2018 y 2019, los jueces van a estar en concordancia en que Pablo no recibió un juicio justo", asegura el letrado del recluso, Joe Nascimento.

La apelación empezará a las 14.00 horas, hora local en Florida (20.00 horas en España), y se desarrollará a través de videoconferencia, una práctica poco a poco más popularizada en Norteamérica gracias a la pandemia, con lo que ni el letrado de Ibar ni el gerente de la Fiscalía van a estar presentes en la sede judicial.

El acto procesal, sin embargo, se retransmitirá mediante la web oficial del propio Tribunal de Apelaciones. Nascimento dispondrá solo de diez minutos para mostrar las causas que le llevan a soliciar que su defendido sea juzgado nuevamente. La sesión se prevé que empieze con la exposición inicial del letrado. Posteriormente, intervendrá el fiscal asignado, y concluirá con una última intervención reservada a la defensa.

Joe Nascimento tiene pensado mostrar 12 fundamentos por los que piensa que el juicio de Pablo Ibar festejado entre 2018 y 2019 fue "injusto". La Sala la constituyen la juez Melanie G. May, y los jueces Cory J. Ciklin y Jeffrey T. Kuntz, que tuvieron que comprobar 20.000 páginas de transcripciones. Solo el escrito del letrado tiene mucho más de cien folios.

La vida de una "minúscula" exhibe de ADN correspondiente a Pablo Ibar en una remera que fue hallada en el ámbito de los hechos y que era portada por entre los autores del delito, va a centrar en decisión correcta el alegato del letrado. La opinión de esta prueba forma exactamente uno de las causas clave que esgrime en su artículo de apelación, ha asegurado la Asociación Pablo Ibar-Juicio Justo.

Esta exhibe biológica fue incorporada a la causa de forma inesperada solo unos meses antes del comienzo del último juicio. Hasta ese momento, todos y cada uno de los análisis realizados habían dado negativo en relación a restos vinculados a Ibar. Las trazas genéticas del acusado encontradas eran, además de esto, de valores pequeños que, según la defensa y peritos, solo podían ser producto de una polución accidental a lo largo de la custodia de pruebas.

Joe Nascimento espera que en la visión pregunten por el ADN, por el hecho de que va a estar "dispuesto para mostrarles de qué forma en seis zonas diferentes de la remera hace aparición el ADN de un hombre, y ese hombre no es Pablo Ibar".
También, la defensa desea probar a los jueces que el hombre que hace aparición en el vídeo que grabó el delito "y se estregó la remera por la cara múltiples ocasiones, la tocó en reiteradas ocasiones, se limpió la boca y charló en la remera a lo largo de múltiples minutos", con lo que había saliva en la prenda que no correspondía con la de su cliente.

Nascimento mantiene asimismo como causa para la revocación de la sentencia la actuación del magistrado Dennis Bailey, quien dirigió el último desarrollo en el que Ibar fue culpado a cadena perpetua, y que cree que "vulneró derechos constitucionales del acusado".

Por todo ello, confía en que los jueces del Tribunal de Apelaciones, una vez hayan examinado todas y cada una de las pruebas, tal como "los inconvenientes y las resoluciones del tribunal que le juzgó entre 2018 y 2019, van a estar en concordancia en que Pablo no recibió un juicio justo", y que este debe tener "garantizado constitucionalmente un juicio justo", que se le daría "por medio de la anulación del veredicto y de la sentencia".

Ibar fué movido últimamente desde el centro carcelario de Okeechobee (Florida), donde continuaba desde el momento en que le fue conmutada la pena capital por la de perpetua, a otra instalación privada, donde lleva a cabo distintas ocupaciones y ha iniciado un curso de soldador.

Los tres jueces del Tribunal de West Palm Beach tienen que detallar si a Pablo Ibar le asiste el derecho a "una exclusiva ocasión", como sucedió en 2016, en el momento en que el Tribunal Supremo de Florida dejó sin efecto la pena capital que entonces pesaba sobre él y ordenó la celebración de un nuevo juicio, al deducir que las pruebas contra el acusado eran "enclenques".

En aquella ocasión, el Supremo de Florida censuró "la mala práctica" del letrado que defendió al acusado y concluyó que no existían "pruebas físicas" que conectasen a Ibar con el triple asesinato que se le imputa. Una vez concluya la apelación de este martes, se va a abrir un intérvalo de tiempo de deliberación entre los integrantes del tribunal.

Esta etapa se puede alargar múltiples meses e inclusive no se desecha que el fallo tarde en conocerse un año. En el en el caso de que la apelación no prospere en esta instancia, la defensa asistirá al Tribunal Supremo de Florida.

Pablo Ibar fue proclamado culpable del triple delito que en el mes de junio de 1994 terminó con las vidas de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno y dueño del chalet donde se cometieron los delitos, y de las jóvenes Sharon Anderson y Marie Rogers.

Los tres fueron asesinados por 2 individuos que penetraron en la vivienda. La secuencia de los hechos fue grabada por una cámara de vídeo ubicada en el salón de la vivienda, que, en un instante preciso, capta la cara de un joven con aspectos latinos que la Policía identificó con Pablo Ibar.

Sin embargo, en el último juicio festejado en 2018-2019 quedó acreditado, aun por peritos de la acusación, que este vídeo no tenía la calidad de imagen bastante para efectuar ninguna identificación.

Más información

Pablo Ibar espera conseguir, en la visión de apelación de este martes, que se revoque la cadena perpetua y haya nuevo juicio