• jueves 2 de febrero del 2023

PNV piensa que no era instante de una reforma fiscal y PSE advierte que solo deflactar "no impide perder poder de compra"

img

EH Bildu y E-Podemos solicitan una reforma fiscal, mientras que PP Cs protege una rebaja impositiva y Vox afirma que se da "limosna" a los ciudadanos

BILBAO, 15 Oct.

El PNV ha defendido la herramienta de una exclusiva deflactación en el IRPF en tanto que "no era instante para una reforma fiscal", al paso que el PSE-EE, su colega en el Gobierno Vasco, ha advertido de que "la medida de deflactar no soluciona por sí misma el fondo de la cuestión ni impide que la multitud prosiga perdiendo poder de compra".

Por su parte, EH Bildu y Elkarrekin Podemos han solicitado una reforma fiscal, mientras que PP Cs ha defendido una rebaja impositiva y Vox ha señalado que el Gobierno Vasco da a los ciudadanos "limosna"

En un enfrentamiento en Radio Euskadi, recogido por Europa Press, los parlamentarios vascos se han referido a la resolución de las instituciones vascas de hacer una exclusiva deflactación del 2% en el IRPF para el año próximo y prorrogar la deducción de 200 euros para las bases imponibles inferiores a 30.000 euros.

La medida, acordada este viernes por el Gobierno Vasco, las diputaciones forales y la Asociación de Municipios Vascos-Eudel en el seno del Consejo Vasco de Finanzas Públicas, contó con las críticas del PSE, colega del PNV en el Ejecutivo.

En este sentido, la parlamentaria del PNV Leixuri Arrizabalaga aseguró que la deflactación "no es la única medida iniciativa ni la última que se marcha a ofrecer".

Tras avisar que se sale de la pandemia de la covid-19 y se prosigue en medio de una invasión de Ucrania, "con la inflación por las nubes y altos costos energéticos", ha valorado que en Euskadi se están adoptando medidas "desde hace ya tiempo desde el ámbito popular, económico y fiscal" para afrontar la coyuntura.

"Esta situación no solo perjudica a Euskadi. A pesar de esto, nos encontramos resistiendo bien por el hecho de que contábamos con cuentas saneadas, solvencia económica para llevar a cabo en frente de la situación y somos además de esto un país con dimensión bastante para tomar resoluciones", ha señalado.

En este contexto, ha considerado que en este momento "no era instante para una reforma fiscal, pero sí para tomar resoluciones como es la deflactación" que comprende es "correcta".

Por otro lado, ha considerado que "no hay contradicción" entre lo planteado por PNV y por el PSE. "Proponemos lo mismo. Que no es instante para la reforma fiscal pero si para tomar resoluciones y medidas. Quien afirma que la deflactación no es progresiva lo que no posee es altura de miras", expresó.

Por último, ha valorado que la economía vasca está "medrando" y ha asegurado que los próximos Presupuestos vascos van a ser "soluciones, sólidos y capaces de contemplar toda las pretensiones". "Es instante de tener altura de miras y convenir", ha solicitado al resto de conjuntos.

Por su parte, el parlamentario del PSE-EE Ekain Rico ha manifestado que los socialistas siempre y en todo momento han defendido que cualquier medida fiscal debe tener "carácter de progresividad y favorecer a los colectivos atacables".

"Nosotros siempre y en todo momento trabajaremos a fin de que la fiscalidad sea una herramienta al servicio de la multitud. Una medida como deflactar no soluciona por sí misma el fondo de la cuestión ni impide que la multitud prosiga perdiendo poder de compra", ha sostenido.

Tras resaltar que esto ahora se le había movido al PNV en las diálogos anteriores a la celebración del Consejo Vasco de Finanzas, ha incidido en que la deflactación "no puede ser la única que se tome en el ámbito fiscal para mitigar la pérdida de poder de compra". "Tenemos que mantener otras resoluciones y agrandar", ha argumentado.

A su juicio, la deflactación "no puede ser la única medida para eludir la perdida de poder de compra", algo que "no impide por sí misma". "Es el instante de proseguir adoptando medidas que impidan la perdida de poder de compra. Quizá un pacto de rentas sea la medida para esto", ha aseverado.

La parlamentaria de EH Bildu Nerea Kortajarena ha considerado, por su lado, que la deflactación es "una medida recesiva así como se ha planteado", en tanto que representa un "café para todos en un contexto en que la inflación no interfiere a todos por igual".

"Ayer oímos en el Parlamento decir que no es instante para una reforma fiscal y en este momento el PSE, colega de gobierno, afirma que se deberían proponer otras cuestiones", indicó, al paso que se ha cuestionado "qué pasa" entre socialistas y jeltzales en tanto que se crea "confusión".

Por otro lado, ha criticado que los impuestos al cargo de los trabajadores suponen un peso del 36% de lo colectado y el del impuesto de Sociedades es por el contrario del 6,9%. "Hay que dejarse de las disculpas de que no es el instante para una reforma fiscal pues sí es el instante para emprender un reparto de la riqueza", ha destacado.

En este sentido, ha reiterado que "la deflactación es una medida recesiva, algo que asimismo afirmaba el PNV antes que Urkullu anunciase la medida".

"En Euskadi contamos un sistema tributario pactado con el PP y unas medidas que son de la cuerda del PP y que favorecen a quienes mucho más tienen", indicó, para añadir que "urge una reforma fiscal en hondura y dejarse de disculpas".

Por una parte de Elkarrekin Podemos-IU, el parlamentario David Soto ha denunciado que el sistema tributario vasco es "formidablemente injusto" pues "un 1% de los vascos amontona el 20% de la riqueza" en el momento en que "hace diez años amontonaba el 14%".

Asimismo, ha lamentado que el impuesto de Sociedades ha perdido un 20% de recaudación en diez años al tiempo que los impuestos de Patrimonio y Sucesiones tienen "tipos efectivos absurdos".

"La deflactación para las rentas bajas y medias no posee prácticamente influencia. Para quien no hace declaración de la renta, ninguna", ha reprobado, para añadir que, no obstante, "las rentas altas se tienen la posibilidad de ahorrar entre 500 y 1.000 euros".

De este modo, apostó por un cambio en la fiscalidad y ha considerado que tener remanentes y no utilizar ellos es "alarmante".

Por su parte, la parlamentaria de PP Cs Laura Garrido ha recordado que su conjunto ahora aseveró que la primera deflactación anunciada era "precisamente deficiente" y ha considerado que las medidas siguientes son deficientes.

"Además de la deflactación abogamos por una rebaja impositiva, por calmar la carga fiscal que padecen las familias vascas. Tenemos el Concierto Económico y es inexplicable que en Euskadi se paguen en ciertos tramos mucho más impuestos que en territorio común o que no seamos bastante atractivos por el hecho de que no se han adoptado reformas fiscales ambiciones que atraigan compañías y produzcan empleo", ha defendido.

Por último, ha criticado que el Gobierno Vasco cuente con unos remanentes de 2.000 millones y ha considerado que una vez que las diputaciones hayan colectado mucho más "es instante de devolver el dinero a los ciudadanos".

Por último, la parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, ha incidido asimismo en el aumento de la recaudación de las haciendas forales de tal manera que "el Gobierno es cada vez mas rico y los ciudadanos cada vez mas pobres". "A cambio nos presentan limosna", ha lamentado, para añadir que las medidas adoptadas "llegan tarde, en el momento en que existen muchas familias con la soga al cuello".

Por ello, Martínez ha considerado que hay que tomar "medidas concluyente", en tanto que "la deflactación está bien pero hay que tomar mucho más medidas".


Más información

PNV piensa que no era instante de una reforma fiscal y PSE advierte que solo deflactar "no impide perder poder de compra"