• jueves 2 de febrero del 2023

Podólogos del País Vasco aconsejan no poner los pies en la calefacción para ingresar en calor para eludir sabañones

img

BILBAO, 18 Ene.

El Colegio Oficial de Podólogos del País Vasco ha publicado una sucesión de consejos fáciles y prácticos para proteger los pies a lo largo de la época invernal y frente al mal tiempo popularizado, que tienen dentro la recomendación de eludir mostrar a los pies a fuentes de calor directas, como braseros, calefacción o secadores, pues los cambios de temperatura benefician la aparición de lesiones como los sabañones.

Desde el Colegio han señalado que en el invierno los pies se resienten y que el frío genera una vasoconstricción de los pilíferos, o sea, los pequeños vasos por los que fluye la sangre, se cierran.

"En los pies podemos encontrar muchas de estas terminaciones, y siendo la parte mucho más distanciada del corazón, el aporte de sangre no se efectúa con exactamente la misma fluidez que a otras unas partes del cuerpo. Es parcialmente habitual tener los pies fríos por instantes a lo largo del invierno. Si hay inconvenientes vasculares, la contrariedad va a ser mayor", han advertido.

En este contexto, desde el Colegio Oficial de Podólogos del País Vasco aconsejan que el zapato no comprima en demasía los pies, en tanto que "esta situación hace difícil la circulación y un pie en cuyas venas la sangre no fluye apropiadamente, es susceptible de padecer un mayor enfriamiento". Si se comprime bastante, advierte, "las venas no se rellenan de sangre y se pierde calor".

También recomiendan eludir mostrar a los pies a fuentes de calor directas (brasero, calefacción o secador) pues los cambios de temperatura benefician la aparición de lesiones como los sabañones, un género de inflamación que provoca que la piel se enrojezca y se hinche.

Tras indicar que "los pies húmedos benefician la sensación de frío", los podólogos aconsejan emplear zapato que impermeabilice y sostenga los pies secos.

Asimismo, resaltan que el movimiento y la actividad física, "si bien sea de un nivel moderado, estimula una microcirculación e impide la pérdida de calor corporal y por lo tanto asimismo en los pies".

Otras sugerencias son consumir líquidos suficientes, en tanto que, "pese a la poca apetencia que crea el frío un estado de deshidratación asimismo estimula la pérdida de calor en el organismo", señalan los podólogos.

Asimismo, recomiendan usar calcetines térmicos, de lana o algodón, en lugar de nylon; estimular con las manos los pies para acrecentar la temperatura en los pies y, por consiguiente, la sensación de calor; no fumar en demasía por el hecho de que este hábito hace difícil la circulación sanguínea; y solo utilizar las botas de agua en días de lluvia, puesto que este zapato de goma "deja que los pies no se mojen por la lluvia, pero provoca que el pie sude y lo humedece".

Por último, aconsejan descalzarse al llegar a casa para "dejar que la piel respire, mientras que se camine por una área limpia y no se tengan modificaciones estructurales que precisen estabilizarse con tratamientos protésicos o afines", y caminar descalzo a lo largo de unos minutos.

Más información

Podólogos del País Vasco aconsejan no poner los pies en la calefacción para ingresar en calor para eludir sabañones