• domingo 25 de septiembre del 2022

Ramiro González exhibe su "preocupación" por la "conflictividad" de los sindicatos de Mercedes Vitoria

img

El diputado general advierte de que esta clase de hábitos es "el peor mensaje" frente a los proyectos de inversiones de la dirección

VITORIA, 14 Jun.

El diputado general de Álava, Ramiro González, expresó su "preocupación" frente a la actitud que están sosteniendo los sindicatos de la planta de Mercedes-Benz en Vitoria-Gasteiz, a los que ha advertido de que la "conflictividad" es "el peor mensaje que se puede mandar" en un instante en el que la dirección de la internacional proyecta una inversión de 1.230 millones de euros, enlazada a un convenio que deje una mayor elasticidad laboral de la plantilla.

González, que ha comparecido frente a los medios tras la asamblea semanal del Consejo de Gobierno Foral, se ha referido, así, a las críticas de los sindicatos a la dirección de Mercedes, a la que culpan de "chantajear" a la plantilla al condicionar las novedosas inversiones a que los trabajadores admitan una "precarización" de sus condiciones laborales.

El diputado general de Álava expresó su "preocupación" por esta actitud de las organizaciones sindicales. Ramírez ha reconocido el derecho de los sindicatos a proteger las condiciones laborales de los trabajadores, si bien aseguró que esto debe hacerse "en un ambiente de negociación, no de conflictividad".

El máximo responsable del Gobierno foral ha asegurado que en un instante en el que están en juego inversiones por un valor de mucho más de 1.200 millones de euros en la factoría alavesa, "la conflictividad es el peor mensaje que se puede mandar".

González, que cree que existe espacio "para el diálogo y el acuerdo", aseguró que, en un contexto de transformación económica como el presente, "todos tenemos que dar nuestro grano de arena".

Además, ha señalado que Álava es un territorio que ocupa situaciones de "privilegio y liderazgo" en puntos como los sueldos o las pensiones medidas, y ha advertido de que esta situación "privilegiada" no sigue por sí misma o por "inercia".

En este sentido, ha señalado que las instituciones, como las compañías y el grupo de la sociedad, "contamos deberes que realizar". "Debemos trabajar duro para sostener la competitividad, pues sin ella, no se tienen la posibilidad de sostener los sueldos mucho más altos y las mejores condiciones laborales", ha advertido.

González, que ha apelado a un "esfuerzo compartido" de toda la sociedad, ha sobre aviso de que la conflictividad en Mercedes "a quien menos asistencia es a los trabajadores".

Además, aseguró que es muy normal que una compañía que quiere llevar a cabo una inversión de sobra de 1.200 millones de euros "desee tener un marco de relaciones laborales claro de cara al futuro". "Producir conflictividad cerca de esta cuestión es un fallo que la sociedad alavesa no comprende", ha manifestado.