• sábado 24 de septiembre del 2022

Salud sugiere protegerse del sol y del calor frente a la previsión de una ola de calor para los próximos días

img

Propaga un Plan elaborado para impedir los efectos del calor 2022 con consejos para la población

BILBAO, 15 Jun.

El Departamento de Salud del Gobierno Vasco y Osakidetza aconsejan protegerse del sol y del calor frente a la previsión de una ola de calor para los próximos días en las sugerencias que ha incluido en el Plan elaborado para impedir los efectos del calor 2022.

Beber agua de forma incesante, eludir el sol en las horas centrales del día, eludir efectuar enormes sacrificios físicos en las horas de sobra calor, o tener en especial precaución con mayores y menores son varios de los consejos que expone el plan.

Ante la previsión de que a lo largo de los próximos días se genere una situación de temperaturas altas extremas, el Departamento de Salud y Osakidetza recuerdan la conveniencia de adoptar una sucesión de medidas y cautelas para protegerse del calor y del sol, puesto que tienen la posibilidad de ocasionar efectos negativos sobre la salud a toda la población, pero en especial a personas atacables como pequeños, personas mayores y con anomalías de la salud crónicas.

Por ello, han elaborado el Plan de actuaciones precautorias frente a los efectos del exceso de temperaturas en Euskadi 2022 que recopila las cautelas a adoptar en frente de las temperaturas extremas, como la de tomar agua de forma incesante y durante todo el día sin aguardar a tener sed para recobrar las pérdidas por el sudor.

También recomiendan eludir consumir bebidas con cafeína, alcohol o bastante azúcar por el hecho de que no alivian la sed y hacen perder mucho más líquidos anatómicos. Asimismo, hay que acrecentar el consumo de ensaladas, verduras y frutas, para hallar volver a poner las sales minerales que se pierden por el sudor.

Es aconsejable eludir las comidas grasas y bastante rebosantes ya que complican la adaptación al calor, tal como estar al sol en las horas centrales del día. Si se debe salir a la calle, se sugiere la utilización de un sombrero, lentes de sol y asegurador del sol.

En casa se deben cerrar las ventanas y bajar las persianas sobre las que dé el sol, y explotar los instantes de menos calor para ventilar y refrescar la vivienda. Además, hay que procurar tener un ventilador en la estancia donde se halle. Si se aprecia bastante calor, hay que refrescarse el cuerpo, más que nada cara y manos, con agua fría.

Asimismo, es esencial eludir efectuar enormes sacrificios físicos que desarrollan profundo sudor, en las horas de sobra calor. Si se debe trabajar a pleno sol, aconsejan cubrirse la cabeza con un sombrero y el cuerpo con ropa rápida muy transpirable, aparte de tomar abundante agua, de 2 a 4 vasos de agua fría por hora.

El Plan solicita que se protega a la gente "mucho más débiles" y se preste particular atención a bebés, personas mayores y personas enfermas. También advierte de que "jamás debe quedarse alguien en un vehículo estacionado y cerrado, si bien esté a la sombra".

Además, informa de que la gente ancianas, más que nada las que viven solas o son dependientes, tienen la posibilidad de tener adversidades en adoptar medidas protectoras, con lo que es recomendable visitarlas, por lo menos, una vez cada día.

Asimismo, resalta que, frente síntomas relacionados con las elevadas temperaturas (debilidad, fatiga, mareos, náuseas o vahído) que se extiendan mucho más de una hora, hay que entrar en contacto con personal sanitario.

El plan resalta que es requisito proteger la piel y impedir los efectos dañinos del sol que se amontonan de manera progresiva en la piel durante la vida. La exposición a las radiaciones ultravioleta (UVA y UVB) del sol es el aspecto ambiental más esencial en la aparición de la mayor parte de los modelos de cáncer de piel, aparte de ser responsable de quemaduras, del envejecimiento cutáneo y de distintas dolencias oculares.

Para eludir los daños a corto y largo período de la radiación del sol, sugiere eludir estar al sol en las horas centrales del día en tanto que la radiación del sol es mayor (de 12.00 a 16.00 horas); emplear una crema fotoprotectora correcta a nuestro género de piel y también intensidad del sol sosprechada, jamás con aspecto de protección menor 15-20, y que resguarde en frente de radiaciones UVA y UVB; y utilizar en cantidad espléndida la crema del sol resguardando todas y cada una de las unas partes del cuerpo, anticipadamente de unos 20-30 minutos a la exposición.

Se tienen que reiterar apps cada cierto tiempo, 2 o tres horas, y tras cada baño, tras sudoración o transpiración intensa y tras secarse con la toalla. Es aconsejable emplear sombrero, lentes de sol homologadas o ropa protectora.

Algunos fármacos tienen la posibilidad de ocasionar reacciones si mientras que los tomamos nos exponemos al sol. Además, no se debe lavarse las manos con hidrogel a lo largo de la exposición al sol pues el alcohol puede ocasionar quemaduras. Los pequeños son mucho más sensibles, con lo que las medidas de precaución tienen que extremarse, eludiendo la exposición del sol excesiva en los primeros años de vida y las quemaduras en la niñez.