• miércoles 07 de diciembre del 2022

Tres de los diez acusados por corrupción de menores en Álava reconocen los hechos en lugar de una reducción de penas

img

Las condenas impuestas a estas tres personas son de uno, siete y 13 años de prisión

VITORIA, 26 Sep.

Tres de los diez acusados en la situacion de abuso y corrupción de menores tutelados del centro Sansoheta (Álava) llegaron a un convenio con las acusaciones en el que reconocen su responsabilidad en lugar de una reducción de las penas en un inicio pedidas para ellos, que por último van a ser de uno, siete y 13 años de prisión.

El acuerdo fué comunicado al comienzo de la visión oral del juicio iniciado este lunes en la Audiencia Provincial de Álava, que se desarrollará durante cinco jornadas con el objetivo de saber las responsabilidades penales por unos hechos que se generaron en 2016 y que dañaron a menores de edad tutelados por la Diputación Foral de Álava.

De los diez acusados en este juicio, tres han recibido los hechos que se les imputan y enseñaron su arrepentimiento. De estas tres personas, la pena mucho más baja --un año de prisión-- le fué impuesta a A., un hombre nativo de 1983 que contactó a través de el móvil con un individuo que aún no ha alcanzado la edad adulta del centro foral Sansoheta, situado en las afueras de Vitoria-Gasteiz, en Arrazua-Ubarrundia.

Según se recopila en el relato de los hechos recibido por el acusado, el joven con el que contactó tenía 14 años en el instante de los hechos. El acusado y este menor sostuvieron una charla el 8 de marzo de 2016, con el objetivo de sostener un acercamiento sexual entre los dos y en el que asimismo pretendían que participara una muchacha.

A raíz de esa charla el menor envió al acusado una fotografía donde aparecían él y una muchacha, donde --según el acuerdo leído este lunes en la salón de vistas-- "se podía ver la minoría de edad" de los dos. En la charla entre el acusado y el menor, este se mostró presto a sostener relaciones íntimas en lugar de 400 euros.

A. se ha reconocido como responsable de un delito de corrupción de un menor de 16 años y ha comprado una indemnización de 2.000 euros al joven. Además de la pena de prisión --y exactamente la misma se ha predeterminado para el resto de los acusados que han reconocido los hechos-- se le ha impuesto la prohibición de efectuar ocupaciones que impliquen un contacto directo con menores y de arrimarse a la víctima, una prohibición que en su caso se ha predeterminado por un periodo de tiempo de tres años. Asimismo, va a deber mantenerse tres años en situación de independencia observada.

Por su parte, D., nativo de 1983, ha recibido penas que suman 13 años de prisión por distintos delitos. En esta situación, el acuerdo al que llegó con las acusaciones comprueba que empleó las comunidades para entrar en contacto con un menor que en el instante de los hechos tenía 13 años.

En las diálogos que sostuvo con este menor se mostró presto a prestar una remuneración en lugar de sostener relaciones íntimas, algo que al final logró con el referido joven y con otro que en el instante de los hechos tenía 15 años.

Además, en diálogos mantenidas mediante una comunidad, charló "abiertamente" de sostener relaciones íntimas "en lugar de dinero y mariguana". El acuerdo resalta que "en un par de ocasiones por lo menos" sostuvo relaciones íntimas con el menor con el que había contactado, que a cambio aceptó dinero y mariguana.

En el artículo del acuerdo que se ha leído en el juicio, se establece que D. tenía "perseverancia" de la minoría de edad del joven, y que lo mismo ocurrió con otro menor que se anunciaba en una página para sostener sexo "en lugar de dinero".

El acusado, que se ha proclamado insolvente, ha reconocido los hechos, ha pedido excusas y --de la misma las otras 2 personas que llegaron a pactos con las acusaciones-- se ha puesto en compromiso a "no recaer sobre semejantes formas de proceder".

D. ha recibido la condena impuesta por unos hechos calificados como 2 delitos continuados de corrupción de menores, un delito continuado de abusos sexuales con ingreso carnal a un menor de 16 años, y un delito de abusos sexuales a un menor de 16 años con ingreso carnal. En total esta persona fué sentenciada a 13 años de prisión.

A su vez, el acusado B. llegó a un convenio en el que se comprueba que conoció en una disco de Vitoria-Gasteiz a un menor que en el instante de los hechos tenía 14 años y con el que inició una relación sentimental.

Esa relación comenzó a complicarse en el momento en que B. tuvo conocimiento de que el menor ofrecía sus servicios sexuales en una página de contactos. A partir de ese instante, sostuvo relaciones íntimas con el joven "previo pago de proporciones de dinero".

El acusado, que se ha proclamado insolvente pero que ha abonado a la víctima 600 euros en término de compromiso civil, fué culpado por un delito continuado de corrupción de un menor de 16 años y de un delito continuado de abuso sexual con ingreso carnal sobre un menor de 16 años. En total, se le han impuesto penas que suman siete años de prisión.

D. ha leído un escrito en el que se expone "arrepentido y abochornado" y en el que asegura padecer una minusvalía "por traumas sicológicos". Además, en ese artículo apunta que "en ocasiones hacemos mal las cosas por carecer de cariño".

Más información

Tres de los diez acusados por corrupción de menores en Álava reconocen los hechos en lugar de una reducción de penas