• sábado 24 de septiembre del 2022

Urkullu advierte de que 25 años tras el asesinato de Blanco falta un "reconocimiento de la crueldad injusta"

img

Asegura que el homenaje debe ser útil para admitir "su padecimiento" y rememorar "la injusticia cometida con supuesto objetivos políticos"

BILBAO, 8 Jul.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha advertido de que, 25 años tras el asesinato del concejal del PP de Ermua Miguel Ángel Blanco, "prosigue faltando, por la parte de parte de la sociedad, un reconocimiento de la crueldad inmerecidamente sufrida". Además, ha defendido que el homenaje que se dedicará este domingo al edil habitual debe ser útil para admitir "su padecimiento" y rememorar "la injusticia cometida con supuesto objetivos políticos".

En una entrevista a Radio Euskadi, obtenida por Europa Press, Urkullu se ha referido al 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y tuvo "un pensamiento" y la "solidaridad" no solo para la familia del concejal habitual, sino más bien asimismo para el funcionario de cárceles José Antonio Ortega Lara y el empresario Cosme Delclaux, los dos secuestrados por ETA. "Fue un mes de julio realmente difícil", dijo.

Preguntado por si acaso es viable, pasado el tiempo, llevar a cabo "alguna lectura efectiva" de lo sucedido, puso en valor "el impulso y deber de la sociedad vasca, o al menos de la enorme mayoría, en su solidaridad con las víctimas", tal como "el pensamiento de que la crueldad con motivaciones políticas no posee cabida en la sociedad".

"Todo eso fué amplificándose durante estos últimos años, en honor y en memoria de las víctimas del terrorismo y en memoria de todas y cada una de las víctimas que hayan sufrido una crueldad injusta", ha añadido.

Para el Lehendakari, el rapto y asesinato de Miguel Ángel Blanco reflejó "el deber de la sociedad vasca, desde aquel instante de una forma muy ostensible". "Es el deber de la sociedad el que nos ha traído a que el día de hoy tengamos la posibilidad charlar así", ha señalado.

Pese a que "fueron precisos mucho más años a fin de que ETA anunciase el abandono definitivo de la práctica de la crueldad a través de las armas o para su disolución determinante", Iñigo Urkullu ha señalado que, hasta entonces, la sociedad "puso de manifiesto el valor positivo de la convivencia en la sociedad". "Me quedo con eso, alén de probables utilizaciones espurias que se tengan la posibilidad de haber hecho", ha apuntado.

No obstante, ha advertido de que "prosigue faltando, por la parte de parte de la sociedad, un reconocimiento de la crueldad inmerecidamente sufrida". "Todos debemos proseguir realizando considerablemente más, pero falta, desde un ingrediente ético y de un ingrediente de solidaridad con el padecimiento sufrido, un reconocimiento de la crueldad injusta a la que esta sociedad estuvo doblegada", dijo.

El Lehendakari piensa que hay que "continuar haciendo un trabajo y ahondando desde la convicción ética en lo que es la convivencia normalizada, donde se respete y se permita al que piensa de forma diferente y haya sitio asimismo para la pluralidad que caracteriza a toda la sociedad vasca".

"Nos corresponde trabajar con la juventud y nos se ajusta a toda la sociedad proseguir ahondando en esos principios éticos, en esas condiciones éticas de cara a esa normalización en la convivencia", ha precisado.

Para Urkullu, "se están dado varios pasos", tanto en la educación para las novedosas generaciones, como "para el grupo de la sociedad" desde el Instituto Vasco de la Memoria, Convivencia y Derechos Humanos 'Gogora'.

El homenaje de este domingo a Miguel Ángel Blanco, aseguró, "debe ser útil, primero para reconocimiento de lo que fue hace 25 años el padecimiento que vivió Miguel Ángel Blanco, la familia y los allegados políticos", tal como "para rememorar la injusticia cometida con supuesto objetivos políticos.

"Es un instante esencial, asimismo, para ratificar que la sociedad todavia tiene muy presente lo que sucedió y que eso es una apelación incesante al trabajo a favor de los derechos humanos para todas y cada una la gente, sin distinción, y para la normalización en la convivencia de la sociedad", ha concluido.