• domingo 25 de septiembre del 2022

Urkullu afirma que todavía es preciso "reivindicar los valores éticos y democráticos" y "crear" la convivencia

img

Asiste en Gamiz-Fika al 85 aniversario de la caída del 'Cinturón de Hierro' y distribución de los restos de un combatiente del ejército vasco

BILBAO, 12 Jun.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha reconocido, instantaneamente de conmemoración del 85 aniversario de la caída del Cinturón de Hierro festejado en Gami-Fika, el deber de "una generación que luchó "por nosotros y por Euskadi" y ha manifestado la necesidad de proseguir "reclamando los principios y valores éticos y democráticos, proteger los derechos humanos en frente de su sistemática vulneración" y "crear la convivencia".

Iñigo Urkullu, acompañado de la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha asistido este domingo en Gamiz-Fika (Bizkaia) a la conmemoración del 85 Aniversario de la caída del Cinturón de Hierro y a la distribución de los restos de un combatiente, que fueron exhumados en 2019.

En el acto festejado en el cementerio de Gamiz-Fika, se descubrió un monolito conmemorativo del 85 aniversario de la caída del Cinturón de Hierro y en recuerdo de la gente que lucharon en esa línea protectora.

En su intervención, el Lehendakari ha reconocido el deber de una generación "que es fundamento de orgullo para todas y cada una y todos". "Fueron, fuimos, militarmente derrotados... Sí; pero triunfaron, ganamos, la guerra más esencial: Dignidad, Justicia, Razón, Valores. Nuestra dignidad descansa asimismo en este cinturón, en estas trincheras, en fosas como la de Elortatxu", ha señalado.

Así, el Lehendakari aseguró que, el día de hoy en Gamiz-Fika, se cumple "un deber institucional y popular, un deber político y ético: restituir la realidad, una verdad que, a lo largo de 40 años, fue falseada y manipulada". "Restituir la realidad y restituir la dignidad", ha remarcado, para resaltar que "lo hacemos de la mano, instituciones y sociedad, con este acto de recuerdo, reconocimiento y homenaje".

"El día de hoy honramos su memoria y la victoria de sus principios. Reconocemos el deber de una generación que es fundamento de orgullo para todos y que forma una parte del patrimonio colectivo ética de este país. Recogemos su testigo y renovamos nuestro deber", dijo.

En ese sentido, Iñigo Urkullu ha manifestado la necesidad de "proseguir reclamando los principios y valores éticos y democráticos". "Proteger los derechos humanos en frente de su sistemática vulneración. Construir la convivencia y proclamar, 85 años después y en su recuerdo, que el deber con el presente y el futuro de tu País todavía es una causa justa, digna y ejemplar", ha concluido.

Tras la intervención del Lehendakari, tuvo rincón el acto de distribución de los restos de un combatiente del ejército vasco al Ayuntamiento de Gamiz-Fika.

Lo han recogido regidora de Gamiz-Fika, Ana María Rubio, y la edil Miren Josune Urkizu, de manos del Lehendakari y Beatriz Artolazabal, para ser inhumados en entre los nichos del cementerio municipal.

Se trata de los restos de un combatiente no reconocido, exhumado en la región de Elortatxu, en Gamiz-Fika, el 24 de noviembre de 2019. En esta época, han explicado, no hay elementos que logren orientar la identificación de esta persona.

Junto a él, exactamente el mismo día, y días antes, (el 8 de junio) en una región próxima, se recobraron los restos de otros 2 combatientes. En estos 2 casos, el cotejo con las muestras de ADN, guardadas en el Banco de ADN, revela un nivel de consanguineidad sin saber, pero según la información libre, estas personas no fallecieron en la región de Gamiz-Fika, con lo que los dos casos requieren una mayor investigación histórica y genética.

La información histórica libre hasta hoy, proporciona un contexto general de lo acaecido en esos días, hace 85 años. Así, todo semeja señalar, que estas tres personas murieron en los combates acontecidos en torno al 11 de junio de 1937, conforme han explicado desde la Consejería de Justicia, Igualdad y Políticas Sociales.

Durante esos días anteriores a la caída de Bilbao, han recordado, se generaron "duros combates". El batallón Zabalbide (Izquierda Republicana) defendía la región adjuntado con el batallón de ametralladoras Kirikiño (EAJ-PNV) y los dos padecieron varias bajas.

En la situacion de la restauración de estas tres víctimas de la guerra, fue un vecino quien notificó de que en terrenos correspondientes a su caserío sabía que existían enterramientos de combatientes, pues de esta forma se lo había contado su abuelo y conocía asimismo el emplazamiento.

A la espera de que se concluyan los análisis genéticos y forenses de los 42 restos exhumados del Cementerio de Begoña de Bilbao, en el marco del convenio de colaboración entre el Gobierno Vasco y la Sociedad de Ciencias Aranzadi, firmado en 2003, se han realizado un total de 46 exhumaciones con resultado positivo; 24 en Bizkaia, 15 en Gipuzkoa y 7 en Álava.

De este modo, se han recuperado los restos de un total de 110 víctimas, 108 hombres y 2 mujeres, 27 de los que pudieron ser identificadas, una de ellas mujer, Mónica Barrón del Val.

Además de las exhumaciones efectuadas en Euskadi, se han recuperado y entregado a sus familias los restos de otras nueve personas, naturales y/o vecinas de alguna ciudad vasca. Se trata de 4 exhumaciones efectuadas en Navarra y cinco en otras ubicaciones.