Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Urkullu asegura un futuro prometedor e inquebrantable con el PNV

Urkullu asegura un futuro prometedor e inquebrantable con el PNV

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, ha asegurado que es un hombre de partido, que "atiende las decisiones" del PNV, "las respeta y las cumple", en referencia a su relevo como candidato a la Lehendakaritza por el diputado foral Imanol Pradales. "Yo no voy a terminar mal con el PNV, ni el PNV creo que va a terminar mal conmigo en absoluto", ha afirmado, para negar que se haya "reivindicado" como candidato y haya hecho "campaña electoral" en los últimos meses sabiendo que no iba a repetir como aspirante a la Lehendakaritza.

Urkullu, que ha admitido que aún no tiene fecha para las elecciones autonómicas, pero sí la intención de trabajar hasta "el último segundo" de su mandato, ha subrayado que no busca reconocimiento, sino dejar "de la mejor manera posible Euskadi y en las mejores manos posibles".

El Lehendakari ha respondido, de esta manera, a las preguntas en el 'Foro Expectativas Económicas', organizado por El Correo y el Banco Santander en el Palacio Euskalduna de Bilbao, al que han asistido consejeros del Gobierno vasco y dirigentes del PNV, encabezados por Andoni Ortuzar, sentados junto a Pradales.

Iñigo Urkullu ha asegurado que no le gusta "la política del 'yo'" porque es más de la "política del 'nosotros'", y del "objetivo comunitario, compartido".

A su juicio, hay que "hacer esfuerzos" para "pasar del egosistema al ecosistema". "Yo no me fijo en el 'yo'. Y dije públicamente hace meses que la Ejecutiva Nacional del PNV y el partido debían sentirse absolutamente libres para hacer la reflexión que estimaran pertinente y tomar las decisiones que creyeran más convenientes", ha indicado.

Tras aseverar que siempre ha estado a disposición de la formación jeltzale, ha afirmado que ha atendido "siempre sus decisiones y también en este momento". Por ello, ha dicho que no se trata de lo que él "hubiera querido, deseado o pretendido", porque "nunca" se ha situado "en ese estadio".

"Es una decisión que corresponde a una organización, que tiene sus órganos de decisión, de valoración, de reflexión, y los que formamos parte de esa organización sabemos que esto es así", ha insistido.

Preguntado por si conocía desde verano, como se ha asegurado, que no repetiría como candidato y si son ciertos los rumores sobre que a partir de septiembre se estaba reivindicando como aspirante, reforzando su presencia en actos e impulsado iniciativas políticas del calado de 'la convención constitucional', ha rechazado las acusaciones de que estuviera en "campaña electoral".

"En modo alguno yo me he reivindicado. Mi planteamiento político ha sido permanente, haya tenido que asistir a escenarios de procesos electorales internos o públicos. Yo creo en la evolución también de la política", ha señalado.

En ese marco, ha contextualizado su planteamiento de 'convención constitucional' (de 2018), que recuperó el pasado mes agosto y reclamó, de nuevo, en septiembre, en una cuestión que va más allá de elecciones porque es una reflexión sobre el modelo territorial del Estado.

En este sentido, ha recordado los objetivos que mantiene para cumplir en su mandato y ha negado que sean "campaña electoral". "No, es el ejercicio de Lehendakari", ha remarcado.

Iñigo Urkullu ha rechazado que haya fallos en la bicefalia del PNV, y que las relaciones entre el PNV y los diferentes lehendakaris hayan terminado mal. Tras "rebatirlo", ha asegurado que solo "se terminó mal" con Carlos Garaikotxea.

En lo que a él se refiere, ha reiterado que el próximo candidato del PNV que surja del proceso interno del PNV contará con "todo su apoyo y ayuda", en referencia a Imanol Pradales. "Yo no voy a terminar mal con el PNV, ni el PNV creo que va a terminar mal conmigo, en absoluto. Somos de una cultura de organización del partido", ha manifestado.

En este sentido, ha recordado que él ha sido presidente del BBB y del EBB, y tiene sobre sus "hombros y espaldas conocimiento suficiente de cómo son los procesos". "Yo soy un hombre del PNV que atiende sus decisiones, las respeta y las cumple", ha reiterado.

Preguntado por si su relevo atribuido al cambio generacional se hará extensivo a la Ejecutiva jeltzale, ha replicado que no le corresponde a él decirlo. "Creo que hay que valorar las circunstancias de incertidumbres, incógnitas que se dan en el ámbito de la vida política, institucional, económica y social. Y, luego, las organizaciones son dueñas de lo que deciden internamente", ha insistido.

Además, no se siente "señalado" por su partido como causante de la perdida de votos del PNV en las pasadas elecciones municipales y forales, y las posteriores generales: "No, en absoluto. No lo he sentido así", ha indicado.

En esta línea, ha puntualizado que, si la razón es el cambio generacional, "no tiene que ver con resultados electorales".

Asimismo, ha recordado que el último sociómetro daba la victoria a la formación jeltzale en las próximas autonómicas, lo que demuestra "la fortaleza" de su partido, tras sus tres legislaturas como presidente del Gobierno, dos de ellas en coalición con el PSE-EE.

A su juicio, esto "avala que nada tienen que ver las circunstancias que hayan afectado" a los dos últimos procesos electorales con el de los comicios de 2024 al Parlamento vasco.

Preguntado por si se ha sentido "solo" en la gestión de Euskadi, después de que el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, admitiera que en los últimos tiempos su partido ha estado "mirando a Madrid", lo ha rechazado.

"La soledad se podría haber mostrado también en los resultados de unas elecciones autonómicas, y sin embargo, los resultados han ido mejorando cada vez más en cada una de las tres contiendas electorales", ha subrayado. Por ello, ha reiterado que no ha tenido "esa sensación de soledad", sino solo "compromiso de estar centrado en lo que tenía que estar".

Cuestionado por su opinión sobre la cita en Waterloo del PNV con el expresident Carles