• martes 27 de septiembre del 2022

Urkullu cree "un deber institucional y popular" restituir "la realidad y dignidad de quienes padecieron una guerra injusta"

img

Bermeo honra a los milicianos y gudaris bermeotarras "que lucharon por el autogobierno, la democracia y la independencia"

BERMEO (BIZKAIA), 18 Jun.

El Lehendakari, Iñigo Urkullu ha asegurado este sábado en Bermeo que restituir "la realidad y dignidad de quienes padecieron una guerra injusta" es "un deber institucional y popular" y ha pedido "reavivar" la memoria para entender "todo cuanto se puede perder en el momento en que se pierde la democracia".

El pueblo de Bermeo ha honrado este sábado, en un acto institucional festejado en Goiko Plaza, a los milicianos y gudaris de la ciudad "que lucharon por el autogobierno, la democracia y la independencia".

En el acto participaron, entre otros muchos, el Lehendakari Iñigo Urkullu, el alcalde de Bermeo, Aritz Abaroa, el vicelehendakari Josu Erkoreka, la presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia Ana Otadui, el presidente de la Asociación Matxitxako Xabier Olabeaga, la directiva del Instituto Gogora Aintzane Ezenarro y el itsas-gudari Juan Azkarate Araukua.

En el acto, ordenado con la colaboración del Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos Gogora, tuvo un particular importancia Juan Azkarate que el día de hoy ha cumplido cien años y descubrió la placa que honra a los gudaris y milicianos bermeotarras en la testera del Municipio.

Durante su participación en el homenaje, Urkullu se mostró orgulloso de "rendirles homenaje" y, tuvo expresiones de reconocimiento para Azkarate.

"¡La guerra es la desaparición de la desaparición, el exilio, los campos de concentración, el encarcelamiento! Pero cuánto padecimiento oculta cada palabra, cada día pasado en tal situación", dijo el Lehendakari.

A su juicio, quien no conoce la guerra "difícilmente" puede imaginar "la mirada de los ojos, la crueldad de la guerra, la pobreza de la guerra".

Por ello, ha complacido a Juan Azkarate y "todos y cada uno de los gudaris y milicianos" de Bermeo que, "en oposición al fascismo, defendieran un gobierno democrático". "Por todo cuanto hiciste, por la paz, los derechos humanos y las libertades", dijo al ahora centenario gudari.

Iñigo Urkullu aseguró que estos luchadores "forman parte de nuestra memoria colectiva" y su "esfuerzo y deber, fundamento de orgullo". "Reconocemos el deber de una generación, que es fundamento de orgullo para todas y cada una y todos nosotros", ha apuntado.

Para el Lehendakari, rememorar a "quienes lucharon", en actos como el festejado este sábado en Bermeo, es "un deber institucional y popular, un deber político y ético". "Restituir la realidad y la dignidad de quienes vivieron y padecieron una guerra injusta", ha puntualizado.

Además, ha señalado que "el día de hoy, instituciones y sociedad" van "de la mano, en este acto de recuerdo, reconocimiento y homenaje a gudaris y milicianos bermeotarras". "Reconocemos a quienes fueron itxas-gudariak, gudaris de la mar. Recuperamos la heroica trayectoria de la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi. Recordamos esos bous artillados, esos bacaladeros, pesqueros armados de manera improvisada desde los que nuestros arrantzales supieron, con heroísmo, realizar en frente de una armada profesional y poderosamente pertrechada", ha rememorado.

Tras aludir a la guerra de Matxitxako, que en otro país "habría sido reflejada en novelas y películas", ha advertido de que "en Euskadi disponemos pendiente trasmitir este heroísmo a las novedosas generaciones".

Iñigo Urkullu ha complacido el "encomiable trabajo" de quienes han tolerado que la Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi, "puesta en marcha por el Gobierno del Lehendakari Agirre, no haya caído en el olvido". Además, ha apuntado que la memoria, "reavivada el día de hoy", debe ser útil "para entender todo cuanto tenemos la posibilidad de perder en el momento en que perdemos la democracia".

"Perdimos la guerra, la democracia; pero sentimos orgullo reconociendo el ahínco de esas personas que, en las peores situaciones, defendieron la convivencia democrática", ha señalado.

A su juicio, "el día de hoy, la sociedad vasca sabe que todavía es preciso comprometerse con los valores democráticos y la defensa de los derechos humanos". "Llevarlo a cabo, es comprometerse con la convivencia de este país", ha sostenido.

"En el momento en que abrazamos los principios democráticos y nos comprometemos a defenderlos, fortalecemos la convivencia de hoy de la sociedad de la cual formamos parte, asistimos a la sociedad de la cual formamos parte a distanciarse de los totalitarismos", ha añadido.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Aritz Abaroa, aseguró que, "como institución", el Consistorio debía "un homenaje de este género". "Y conseguimos llevarlo a cabo", ha señalado.

Además, ha advertido de que, a pesar de que "aseguran que el tiempo cura todas y cada una de las lesiones", hay que admitir que "asimismo al mismo tiempo mismo" hay que "marcarle los tiempos". "El desarrollo de curación no puede transformarse en un desarrollo de olvido y de cerrazón. Las lesiones solo las curan la justicia y el reconocimiento y, entre otras muchas cosas, nos se ajusta a las instituciones trabajar para esto", ha apuntado.

Por ello, ha insistido en que "es requisito trabajar la memoria para entender nuestra historia, sí", pero asimismo "tener claro que la memoria es aún mucho más que se requiere para poder crear el futuro por el sendero conveniente".

El regidor de Bermeo ha recordado que "fueron varios los bermeotarrak que se presentaron prestos a ofrecer su historia en defensa del autogobierno y la independencia". "Es de resaltar que todos ellos, sobre las distintas ideologías políticas, estuvieron unidos por múltiples objetivos recurrentes: la defensa del pueblo, la defensa de las instituciones legalmente constituidas y la defensa de la independencia de los ciudadanos y las ciudadanas, o sea, la defensa de la democracia", ha continuado.

Asier Abaroa aseguró que el acto de este sábado se ha festejado para "continuar defendiendo los valores y la democracia que ensalzaron
el deber y la hazaña" de los ancestros. En este sentido, ha advertido de que "se podría meditar que la democracia es algo que
siempre y en todo momento existió, pero no es de este modo".

"La democracia es un sistema que, apoyado en los derechos humanos y los valores, se ha debido hacer con el ahínco, el sudor y la sangre de una sociedad, y debemos ser siendo conscientes de que si no hay un deber de todos y todas y cada una, la democracia es enclenque", ha proseguido.

Por último, ha llamado a "trabajar la memoria" y "proseguir por el sendero abierto por nuestros precursores sanando las lesiones con reconocimiento y justicia".

El acto de homenaje empezó con la izada de la ikurriña, mientras que los txistularis de Bermeo han tocado el Himno de 'Eusko Abenda'. A continuación, el Lehendakari, Iñigo Urkullu, el alcalde de Bermeo, Aritz Abaroa, y Juan Azkarate descubrieron la placa, y los integrantes de Alkartasuna Dantza Taldea de Bermeo han bailado un aurresku de honor.

Una vez descubierta la placa, el alcalde de Bermeo, Aritz Abaroa, el directivo de la Asociación Matxitxako, Xabier Olabeaga, y el vicelehendakari Josu Erkoreka, han entregado múltiples recuerdos a Juan Azkarate.

Más información

Urkullu cree "un deber institucional y popular" restituir "la realidad y dignidad de quienes padecieron una guerra injusta"