Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Urkullu honrará compromisos a pesar de campaña alarmista de Sortu y sindicatos

Urkullu honrará compromisos a pesar de campaña alarmista de Sortu y sindicatos

El Lehendakari, Iñigo Urkullu, se ha comprometido a cumplir con los compromisos adquiridos en los meses que quedan de legislatura. A pesar de la estrategia de imagen negativa y catastrofista que promueven Sortu y los sindicatos autodenominados como la 'mayoría sindical vasca', Urkullu pretende mantenerse en el debate sereno y alejarse de la demagogia, el populismo y la política del espectáculo.

Durante su intervención en el 'Foro Expectativas Económicas', Urkullu ha expresado su compromiso de ejercer la política desde la responsabilidad, honestidad, ejemplaridad, seriedad y respeto. Sin embargo, lamenta que cada vez adquieren más protagonismo la demagogia, el populismo y la política del espectáculo.

El Lehendakari ha censurado la concatenación de crisis y huelgas que se produce en Euskadi. A pesar de su tristeza por sufrir el 50% de las huelgas en todo el Estado, le preocupa aún más el orgullo que sienten ciertos agentes sindicales al respecto. Considera incomprensible la idea de que la huelga se haya convertido en una práctica habitual.

Urkullu destaca como una buena noticia el logro de la prevalencia de los convenios autonómicos y los avances en el marco vasco de relaciones laborales, gracias al acuerdo del PNV y del PSOE. Sin embargo, critica que las fuerzas sindicales que se autodenominan como 'mayoría sindical vasca' se nieguen a participar en la Mesa de Diálogo Social Vasca.

Según Urkullu, esta actitud responde a una estrategia deliberada que coincide con el Plan Político de Sortu 2023-2024, el cual menciona la huelga convocada por el Movimiento Feminista. Considera incomprensible que este plan se base en términos como "malestar social permanente", "asalto al poder" o "vía unilateral", ya que difunde una imagen catastrofista y negativa de la realidad vasca que no se corresponde con la verdad.

El Lehendakari defiende una política basada en datos objetivos y no en percepciones interesadas. Apuesta por el intercambio de opiniones a través de un debate sereno y cumpliendo los acuerdos pactados. Considera que la necesidad de respuestas inmediatas, los titulares llamativos y las representaciones teatrales condicionan la realidad y chocan con su premisa de abordar un debate basado en el respeto y la tranquilidad.

A pesar de todo, Urkullu mantiene un espíritu constructivo y positivo de cara al futuro. Se muestra optimista y afirma que el Gobierno Vasco seguirá trabajando para cumplir con todos los retos a los que se enfrenta Euskadi. Destaca las acciones que su Ejecutivo llevará a cabo en los próximos meses, como las OPE y el proceso de consolidación para los trabajadores públicos interinos, la reducción de las listas de espera en Atención Primaria y Cirugías, la nueva Ley de Educación, la emisión de bonos sostenibles, la reforma de Lanbide, la ampliación del parque de vivienda pública, el Plan contra la violencia contra las mujeres, la modernización de equipos en la Ertzaintza y la renovación de vehículos, entre otros.

Además, Urkullu considera que la acción política debe tener una visión a largo plazo y pensar en el futuro de Euskadi como país. Destaca la aspiración de Euskadi de liderar la Macrorregión Atlántica y resalta la centralidad del Atlántico en su apuesta.

En conclusión, Urkullu se compromete a cumplir con los compromisos adquiridos y a mantenerse en un debate sereno, alejado de la demagogia, el populismo y la política del espectáculo.