Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

La inflación impulsa al alza los precios de la leche, según informa la AVC sin encontrar prácticas anticompetitivas.

La inflación impulsa al alza los precios de la leche, según informa la AVC sin encontrar prácticas anticompetitivas.

La Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) ha identificado un aumento significativo en los precios de los alimentos básicos en Euskadi entre enero de 2021 y agosto de 2023, siendo la leche el producto que ha experimentado el incremento más notable, con un aumento del 49,5%. Sin embargo, no se han encontrado comportamientos anticompetitivos. El principal año de aumento en el costo de los productos fue el 2022, principalmente debido a la guerra en Ucrania.

La AVC ha publicado un estudio que examina la evolución de los precios de los alimentos básicos en Euskadi durante el período mencionado, en el cual se experimentó una inflación que redujo el poder adquisitivo de los consumidores, obligándoles en el mejor de los casos a cambiar sus patrones de consumo hacia productos más asequibles o de menor calidad, y en el peor de los casos dificultando su acceso a una alimentación saludable y equilibrada.

Según el informe de este organismo autónomo, se analizó la variación de precios de alimentos seleccionados entre 2021 y 2023 en Euskadi, así como las diferentes etapas de la cadena de valor en las que se produjeron (producción, transformación, distribución mayorista y distribución minorista), y cómo otros factores, además de los "shocks" macroeconómicos como la guerra en Ucrania, podrían haber influido en ellos.

Los alimentos seleccionados para el análisis fueron pescados frescos, pan, charcutería, carne de bovino, carne de ave, huevos y leche, que en conjunto representan más del 50% del valor monetario de la cesta de consumo en Euskadi.

El estudio observa que el índice de precios al consumo (distribución minorista) de los alimentos seleccionados aumentó en Euskadi entre un 18% y un 50%, cifras similares pero ligeramente inferiores a las observadas en el conjunto del país.

Específicamente, el producto que experimentó el mayor aumento en el período analizado fue la leche (49,5%). Le siguieron de cerca los huevos (42%) y, a cierta distancia, la carne de vacuno (23,2%), el pan (19%) y la carne de ave (18,9%). El pescado fresco y congelado fue el que experimentó el menor aumento (18,2%).

Teniendo en cuenta la cadena de valor en su conjunto, el patrón más común fue un gran aumento en la fase de producción, que gradualmente fue disminuyendo hasta llegar a la distribución minorista.

Existieron excepciones, como en la fase de distribución mayorista del pescado, donde se observaron aumentos menores en comparación con la distribución minorista; en la fase de transformación de los huevos, el aumento fue mucho mayor que en la fase anterior; y en la distribución minorista de la leche se observó un incremento mayor que en la fase de transformación.

Sin embargo, ninguna de estas anomalías pudo relacionarse con conductas anticompetitivas. En cuanto al período analizado, aunque el precio de los alimentos seleccionados ha aumentado de manera generalizada entre 2021 y 2023, algunos alimentos como el pan o la carne de bovino ya habían experimentado un aumento desde 2021.

En general, el estudio destaca que el año 2022 fue el de mayor aumento en los precios, y concluye que el aumento en los precios de las materias primas y la energía causados por el inicio de la guerra en Ucrania fue la principal causa de incrementos en los precios de producción, transformación y distribución que, en muchos casos, fueron sin precedentes.

En cuanto a 2023, según el informe, la mayoría de los casos mostraron una desaceleración en la tendencia inflacionaria, con una estabilización e incluso disminución de los precios de algunos productos. Sin embargo, otros alimentos como la charcutería o la leche continuaron subiendo, aunque de forma más moderada.

Los precios a nivel estatal siguieron una evolución similar, lo que respalda la idea de que el principal factor que condiciona el aumento de precios es de naturaleza macroeconómica, con eventos como el inicio del conflicto en Ucrania.