Crónica País Vasco.

Crónica País Vasco.

Pensionistas vascos exigen una pensión mínima de 1.080 euros en Vitoria-Gasteiz.

Pensionistas vascos exigen una pensión mínima de 1.080 euros en Vitoria-Gasteiz.

El Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria ha llevado a cabo una marcha en Vitoria-Gasteiz, exigiendo que se complementen las pensiones mínimas hasta los 1.080 euros y solicitando unas "pensiones dignas" mientras denuncian los recortes de las mismas. Cientos de personas han acompañado a la manifestación a través de las calles de la ciudad como cierre a las marchas que se han llevado a cabo desde Bilbao, Bergara y Salvatierra a lo largo de la semana.

Las tres marchas se han unido en la zona de Gamarra para desplazarse hasta la Plaza Nueva, que es el punto de encuentro en Vitoria-Gasteiz para las concentraciones de los pensionistas. Posteriormente, se trasladaron a la Catedral Nueva y finalmente al Parlamento Vasco, donde se entregaron las reivindicaciones a los diferentes grupos políticos.

El colectivo de pensionistas ha llevado a cabo estas convocatorias tras cinco años reivindicando una pensión mínima de 1.080 euros en 14 pagas, en base a los criterios de suficiencia establecidos en la Carta Social Europea (CSE). Dicho colectivo considera que se necesita este ingreso básico para que las personas pensionistas puedan acceder dignamente en su vejez y a la vez, reducir la brecha de género que se da en estas situaciones.

Asimismo, el colectivo también apeló tanto al Gobierno español como a los gobiernos de Euskadi y Navarra para garantizar a los ciudadanos unas condiciones de vida decentes, que, en el caso de los pensionistas que no disponen de ingresos, se traducen en ingresos suficientes.

El Movimiento de Pensionistas denunció que en el contexto actual de la creciente vida, cada vez un mayor número de personas mayores y pensionistas ven truncadas sus posibilidades de acceder a una vivienda adecuada, una alimentación sana y garantías de salud, así como atención efectiva a la dependencia.

El colectivo ha reclamado, además, el 100% para las pensiones de viudedad y la derogación de las reformas laborales de 2011 y 2013, entre otras reivindicaciones. Los pensionistas han destacado que la mayoría de las personas que reciben una pensión inferior a los 1.080 euros son mujeres. Como crítica, el colectivo señala que "la pensión mínima en todas sus variables tiene nombre de mujer", lo que se comprueba en la brecha de género que viene originada por la desigualdad salarial y la exclusión de las mujeres hacia trabajos no remunerados.

El Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria ha afirmado que el empleo de calidad, salarios mejores y la eliminación de la brecha son, junto a un derecho, la garantía del futuro de las pensiones al proporcionar ingresos adicionales. El colectivo ha valorado positivamente tanto la respuesta a las marchas de la semana como el gran recibimiento en todas las localidades por las que ha pasado la marcha reivindicativa.